Por Mazehual Quintos

¿Y nosotros, nosotras, nosotroas, quienes la Diversidad Sexual Anticapitalista somos, qué?

 

El  18 de octubre del 2017 una chicatrans, la Zayra, habló por la Diversidad Sexual Anticapitalista (DSA), en el marco de la visita de “Marychuy”, la vocera del Concejo Indígena de Gobierno, al pueblo de Cuanala, en el estado de Puebla.

 

 

La DSA hizo la invitación a María de Jesús Patricio Martínez  y a la comisión de diversidad del Concejo Indígena de Gobierno a asistir para “mirar y escuchar” el Segundo Encuentro de la Diversidad Sexual Anticapitalista a  celebrarse el 13 y 14 de enero del 2018.

 

 

 

El encuentro se llevó a cabo, tal como se mencionó en la invitación, en el Caracol que canta al Universo, en el municipio de Huitziltepec, en la Mixteca poblana.

 

Empezó después del mediodía con un sencillo ritual nahua  de apertura, dedicado a la sagrada Dualidad, “Omezihuatl, Ometecuhtli”, lo sagrado en su aspecto dual, femenino y masculino.

 

Al terminar el ritual, todas y todos se dirigieron al aula de la Escuela Autónoma Emiliano Zapata para dar inicio al trabajo político.

 

Luego de la bienvenida siguieron las respectivas presentaciones  de las y los asistentes.

 

Pasaron  entonces a comer y a instalarse.

 

Justo al anochecer, en una aula alumbrada de media docena de veladoras y un par de lámparas de celular,  continuaron los trabajos con los planteamientos, las reflexiones, los conceptos, las definiciones de por qué diversidad sexual y anticapitalista.

 

Mujeres y hombres (heterosexuales, homosexuales, bisexuales, transexuales…) se hablaron y se escucharon al hablar de cómo es que el capitalismo reprime y controla el género y  la sexualidad.

 

Ya cerca de la medianoche se fueron a dormir; algunos en las cosntrucciones , otros en sus tiendas de campaña.

 

 

A la mañana  siguiente, desde las 7, varios asistentes se organizaron  para preparar el desayuno; a las 9 ya estaba listo. Después de las 10 continuaron los trabajos.

 

En una de sus intervenciones el anfitrión  del lugar, el maestro Filo, un indígena homosexual, planteó algunas preguntas:

 

 

 

No es casual lo que ustedes ven en el verde pizarrón de esta aula de la Escuela Autónoma Emiliano Zapata. Es un símbolo que pusimos  ahí, con toda intención,  para decirles algo.

 

 

La bandera nacional ensangrentada con un gran moño negro sobre su escudo: así está México, el Estado nacional es un féretro atiborrado de miles, miles de muertos. Arriba de la bandera, escrita con gises de colores, aparece una pregunta:

 

¿Y tú qué?

 

 

 

Es lo que tenemos en este segundo encuentro que responder. Pero la pregunta tendrá que volverse colectiva y pasar al plural para preguntarnos:

 

¿Y nosotras, nosotros, nosotroas, quienes la Diversidad Sexual Anticapitalista somos, qué?

 

 

Para quienes son observadores, se habrán fijado que sobre esta pared del aula, por afuera, bajo la ventana, se encuentra desplegada una lona de varios metros de largo sobre la que se inscribe una pregunta con grandes letras:

¿Una mujer indígena como candidata a la presidencia de México?

A mitad de la ventana,  un viejo y ponchado balón de futbol  yace inerte, esperando.

Miren ustedes que una niña indígena que Defensa Zapatista se llama, está formando un equipo de futbol para jugar, o sea para luchar juntos contra el capitalismo. Ya reunió a varios jugadores: el caballo tuerto, el gato-perro, el Elías Contreras,  2 Galeanos…. Esa niña es la que hoy nos está preguntando:

¿Y ustedes qué?

De eso trata todo esto, de si le entramos al equipo de futbol al que la niña Defensa Zapatista nos convoca y qué posición jugamos; es decir, de qué lugar vamos a ocupar en este mundo por cambiar y por reconstruir.

 

 

Durante el resto del día llegaron más asistentes. Después de comer se volvieron a reunir en el aula de la Escuela Autónoma Emiliano Zapata ya para terminar los trabajos.

 

Alrededor de las 5 de la tarde finalizó el 2do encuentro de la DSA. No hubo palabras de clausura, hubo, sí, el compromiso de trabajar en lo acordado. Después de darse un caluroso  aplauso empezaron a salir del aula. Algunas, algunos, apurados por su  traslado de regreso, se retiraron inmediatamente. Otras, otros,  se dirigieron a la Pirámide guadalupana para participar en el ritual de cierre.

Ya empezaba a oscurecer cuando se retiraron los últimos asistentes.

 

Un par día después, una de las asistentes escribió en su cuenta de Facebook:

 

 

Este fin de semana asistimos al Encuentro de Diversidad Sexual Anticapitalista en el “Caracol que canta al Universo”, en Huitziltepec, Sierra Mixteca de Puebla.

La propuesta del Concejo Indígena de Gobierno (CIG) y su vocera, María de Jesús Patricio, despertó el interés de compañeros homosexuales del Congreso Nacional Indígena de acompañar la iniciativa, pero también de hablar de las violencias y resistencias que tiene la diversidad sexual en las comunidades y en otros lugares del país. Ellxs nos convocaron para plantear preguntas sobre nuestro andar en las luchas y los modos de vida que cada quien lleva. Encontrarnos y compartir entre jotos, lesbianas, trans y travestis de diversos contextos fue muy enriquecedor y emotivo. Fue importante conversar desde lugares distintos a los que nos hemos acostumbrado en la diversidad sexual urbana (la academia, las instituciones, las OSC) y pensar un hacer político con otras formas y desde otros modos. El tiempo fue poco y quedaron ganas de seguir escuchando y compartiendo.

Afortunadamente, esto continúa.