El 7 de junio del 2018 el maestro Filo, a nombre del Caracol que canta al Universo, hizo llegar una carta a l@s 5 candidat@s a la presidencia municipal de Huitziltepec.

 

 

 

Días después, el 11 de junio, en las 3 comunidades del municipio de Huitziltepec (Dolores Hidalgo, Santa Ana Coapan y Santa Clara), en todos los lugares públicos, se pegó una carta dirigida a los niños, jóvenes y adultos que de Huitziltepec son.

 

 

De l@s 5 candidat@s a la presidencia municipal de Huitziltepec, sólo 3 acudieron a la invitación que, respetuosamente, les hizo el maestro Filo.

La intención era escuchar la palabra de l@s candidat@s  acerca de un tema muy serio: la situación de inseguridad y violencia en Huitziltepec.

La cita fue a las 1700 horas en punto, del 17 de junio del 2018.

Un par de minutos antes de la hora indicada, la señora Elia Morales se encontraba frente a la reja de entrada del Caracol que canta al Universo.

Ya retrasados, después de las 5 de la tarde, llegaron Ángel Borja y Raymundo García, en ese orden.

Víctor Díaz y Ana Luisa González no acudieron. Sus respectivos amos, patrones, patrocinadores y asesores les ordenaron no hacerlo.

Víctor Díaz, al menos, se tomó la molestia de enviar, a última hora, una carta con pueriles y contradictorias excusas y justificaciones para no asistir.

Ana Luisa González ni siquiera se dignó a responder a la invitación.

El desprecio que los equipos de Víctor Díaz y Ana Luisa Gonzales  sienten por el abajo, por el corazón olvidado de Huitziltepec, se puso de manifiesto.

De cualquier manera, este importante evento político, con asistentes de las 3 comunidades que conforman el  municipio de Huitziltepec,  se llevó a cabo en tiempo y forma.

 

 

Al menos con Elia Morales, Ángel Borja y Raymundo García, candidat@s a la presidencia municipal de Huitziltepec, se puede dialogar.

No así con Víctor Díaz y Ana Luisa González, quienes son simples peones de un perverso juego de interese económicos y políticos.

En lugar de seriamente hacer política, el equipo de Víctor Díaz  prefiere comprar con regalos y dinero en efectivo la dignidad del pueblo de Huitziltepec.

Detrás de Ana Luisa González no está un gran hombre. Está, sí, el machismo, la misoginia y la homofobia.

De cualquier manera, en Huitziltepec ya hay otro jugador: uno que no está con ningún partido político y que no lucha por el Poder sino por democracia, libertad y justicia.

 

 

Y así fue como, entre canciones, poemas, símbolos y palabras… en un rincón de la Mixteca poblana, donde se levanta un Cerro de Espinas Negras… con un cielo nublado y una ligera lluvia de fondo…  algunos niños, jóvenes y adultos de Huitziltepec, hombres y mujeres…  se reunieron para darle una oportunidad a la palabra.. es decir, para intentar otra forma de hacer política.