Buenos días, empiezo con un pequeño poema de la cultura náhuatl: Su vestido, como el sol resplandecía, así brillaba. Y las piedras y rocas donde estaba, flechaban su resplandor, como jades preciosos, cual joyas relucían. Como con resplandores de arcoíris reverberaba la Tierra. Y los mezquites y nopales, y las demás variadas yerbitas que allí...