¿Qué tan grande es el Mundo?

15 de junio del 2013

Encuentro por la Educación

EAEZ

“No fue un debate, ni hubo ganadores ni perdedores…fue tan solo el más hermoso ejercicio democrático en la historia del municipio de Huitziltepec.”

 IMG_0364

La EAEZ, a través de su periódico escolar, el Yacoñooy, hizo la invitación pública en  su edición correspondiente al mes de junio. El 10 de junio se les hizo llegar a los 4 candidatos invitaciones personales en los que se detallaba el formato del encuentro.

El 15 de junio, a las 8 en punto de la noche, llegaron tres de los cuatro candidatos: Antonio Herrera, de Movimiento Ciudadano; Joel  Sánchez, del Partido del Trabajo; y Julián Vázquez, de la coalición 5 de mayo, integrada por el PRI y el Partido Verde Ecologista. El candidato de la coalición Puebla Unida (integrada por el PAN, PRD y Nueva Alianza)  no llegó al encuentro.

El encuentro se llevó a cabo en el Museo Guadalupano de la Cultura Náhuatl;  afuera fueron colocados bocinas y un proyector. El interior del lugar se llenó inmediata y completamente. Afuera mucha gente se empezó a reunir, pare observar y escuchar lo que adentro ocurría.

Las primeras palabras estuvieron a cargo del Luis Fernando Morales Crisanto, alumno de la Telesecundaria Ahuízotl, y también de la EAEZ:

Queremos poner en claro que nosotros, la EAEZ,  hicimos una invitación a los ciudadanos que aspiran a gobernar Huitziltepec; a asistir aquí, en esta casa. Luego entonces, no es éste un acto público.

Con toda honestidad, sentimos que NO tenemos la autoridad moral para convocar a un debate público en el centro. Cualquier ciudadano que quiera hacerlo, que lo haga.

Nosotros invitamos a 4 ciudadanos, sencillamente para escuchar su opinión acerca de la educación, y para que nos escuchen. Sentimos si con esto decepcionamos a alguien.

Luego vinieron las presentaciones. Cada candidato tuvo tres minutos para hacerlo. La alumna Herminia Sánchez García, estudiante de la Prepa abierta, lo hizo por la EAEZ: 

In omazik okichtli

Yolotetl, yolotlakahuak

Ixtlamatli

iixtli, iyollotl, mozkalia

 

El hombre educado,

Convencido y seguro de si mismo

Irradia sabiduría,

Posee una identidad propia. 

  • Porque Huitziltepec es una palabra de origen náhuatl
  • Porque los actuales habitantes de este pueblo somos descendientes de  antiguos pueblos indígenas
  • Porque hace 5 siglos empezó la Guerra de Conquista, la más larga en la historia de la humanidad
  • Porque la guerra del capitalismo, con su respectiva cuota de explotación, represión, despojo y desprecio, se muestra abiertamente en el presente
  • Porque actualmente en México hay miles y miles de muertos, desaparecidos y desplazados, por todo el territorio nacional.
  • Y porque cualquier persona medianamente educada debería reconocer que nuestro país se encuentra en medio del desastre y ante una emergencia nacional:

 

Guardemos un minuto de silencio.

 &

 Buenas noches, nosotros, nosotras, somos la Escuela Autónoma Emiliano Zapata. Como nuestro nombre lo dice, somos autónomos, lo que significa que nada tenemos que ver con la Secretaría de Educación Pública.

 

Hace 9 años, el maestro Filo con la ayuda de algunos niños, jóvenes y adultos levantaron un aula, allá por el cerrito de Xochitepetzin, la cual se inauguró el 22 de diciembre del 2004; hace un par de años,  por razones de seguridad,  nos trasladamos a esta casa del difunto Aniceto Crisanto,  que es donde actualmente se imparten clases públicas, científicas y gratuitas.

 

Durante todos estos años, hasta la EAEZ han llegado niños, jóvenes y adultos de Dolores Hidalgo, Santa Ana Coapan y Santa Clara para tomar alguna clase (de lenguas, arte, ciencias sociales, ciencias exactas), o simplemente para conocernos y dialogar lo cual, pensamos, es también otra forma de aprender. También han llegado personas de otros pueblos y ciudades, de otros lugares del país y de otros países del mundo; al igual que integrantes de diferentes movimientos sociales y medios de comunicación.

 

Esta escuela, por pequeña, humilde y pobre que sea, es parte de una propuesta alternativa a la Globalización y al Neoliberalismo.

 

Nos encontramos aquí reunidos para hablar sobre educación. No es que no nos interesen  otros temas ni que pensemos que no sean importantes, por el contrario; pero pensamos que quien tiene  que hablar sobre el tema del campo deben ser los campesinos; sobre derechos laborales y fuentes de empleo, los trabajadores; y así cada quien.

 

Bienvenidas, bienvenidos, hoy a este intento. 

El joven moderador fue dando la palabra a cada uno de los candidatos, y ellos fueron pasando a presentarse. Cuando se le cedió el micrófono al señor Napoleón Santos Larios, se hizo un intenso silencio, pues por algunos segundos permaneció el micrófono a solas; fue entonces que un alumno, estudiante del Conservatorio de Mixtla y de la EAEZ, pasó al frente:

napo

Yo no soy Napoleón Santos; pero al no presentarse, algo tenemos que decir acerca de él.

Además de la invitación pública y abierta en nuestro periódico el Yacoñooy, al señor Napoleón Santos, como a todos los demás candidatos, se le hizo llegar una invitación personal el pasado lunes 10 de junio.

No sabemos mucho de sus cualidades y atributos, pero sí abemos que es un delincuente, para confirmarlo mencionamos 3 casos:

1.- El actual candidato del PAN fue uno de  los líderes del movimiento perredista que causó tremendo conflicto post-electoral en 1998-1999.  En noviembre del 98 e realizaron las elecciones para presidente  municipal, en las que resultó ganador Ardelio Herrera, por el PRI. Los perredistas desconocieron el triunfo del priísta porque no era originario de la cabecera municipal sino de la junta auxiliar de Santa Ana Coapan. El movimiento perredista  “en defensa del pueblo”,  tuvo como causa no permitir que “un fuereño entrara a gobernar a Santa Clara”.

Los perredistas tomaron la presidencia municipal en febrero del 99, para impedir que el presidente electo tomara posesión de su cargo. En marzo cerraron  la carretera de acceso  a la junta auxiliar de Dolores Hidalgo, incomunicando a un pueblo entero. En una visita del entonces gobernador Melquiades Morales Flores al vecino municipio de Tepeyahualco, los perredistas se manifestaron aventándole jitomates; el asunto terminó con un violento enfrentamiento contra los habitantes de Santa Ana Coapan.  En julio agredieron, enchilaron y privaron ilegalmente de su libertad al presidente del comité municipal del PRI, lo que ocasionó que entraran a la comunidad de Santa Clara 200 granaderos para rescatar al priísta, lo cual derivó en un enfrentamiento contra la población, con un saldo de varios heridos de ambos bandos. Durante todo el periodo 1999-2002 el presidente municipal, Ardelio Herrera, despachó en la junta auxiliar de Santa Ana Coapan.

Entre los principales líderes de este  lamentable conflicto estaba Napoleón Santos Larios, quien fue demandado en Tecali por los delitos cometidos. Durante las diligencias, llevó  a declarar a falsos testigos, sus propios empleados, para que aseguraran que él no había participado en el conflicto.

2.-El ahora candidato de la alianza Puebla Unida (integrada por el PAN, el PRD y Nueva Alianza), Napoleón Santos Larios, estuvo preso en la cárcel municipal la madrugada del 19 de junio del 2012, por haber agredido a los policías municipales.

La noche anterior se encontraba ingiriendo bebida alcohólicas en la vía pública en compañía de amigos; tenían, en una de sus  camionetas ahí estacionadas, música a todo volumen. Los policías municipales se acercaron al grupo de bebedores para pedirles que se retiraran. Las horas pasaban y los escandalosos seguían ahí. Por segunda ocasión, ya de madrugada, los policías municipales acudieron a pedirles nuevamente que se retiraran.

Fue entonces que el hoy candidato panista les aventó latas de cerveza y mentadas de madre a los policías municipales quienes, al verse agredidos, procedieron a detener al agresor y trasladarlo a la cárcel municipal. Una vez encerrado, uno de sus correligionarios le pasó por la ventana de la cárcel un tubo, con el que Napoleón Santos procedió a forzar la cerradura, logrando abrir la puerta y escapar. Ya afuera, y en calidad de prófugo, los policías municipales alcanzaron a detenerlo, tenían la intención de volverlo a encerrar. Pero para ese momento ya se habían  reunido varios panistas, unos 40,  en las inmediaciones de la comandancia. Los policías, apenas unos 5, se vieron rodeados de la turba panista, quienes amenazaban con un violento enfrentamiento sí intentaban  encerrar nuevamente a su líder. Los policías se vieron rebasados por la situación  y, para evitar el enfrentamiento, lo dejaron ir, entre burlas y risas triunfantes de los panistas.

El actual presidente municipal, Ángel Osorio Nicolás, en una reunión de cabildo, giró instrucciones para que el Síndico municipal llevara el caso hasta Tecali; pero una vez más, la ineptitud del actual Ayuntamiento se hizo presente. Napoleón Santos  agredió a la autoridad y ocasionó daños a propiedad del municipio… y nada pasó.

Un par de mees después, en agosto, en la fiesta patronal de Santa Clara Huitziltepec, Napoleón Santos, ebrio, pidió el micrófono al grupo musical que se estaba presentando. Ya con micrófono en mano, ante cientos de personas, retó al actual presidente municipal, Ángel Osorio, y a los policías municipales a que, si tenían “huevos” ,  lo encerraran.

3.-En varias ocasiones Napoleón Santos, al encontrarse casualmente al maestro Filo por la calles de Santa Clara Huitziltepec, lo ha agredido verbalmente, le ha gritado cosas como “Puto desgraciado”. Su odio se debe, principalmente, a que el maestro Filo es el director fundador de un periódico escolar en el cual se ha denunciado su actuar público. Como aquella ocasión en que en complicidad con Fernando García Santos, organizaron una manifestación panista, con recursos del gobierno municipal, al Arzobispado de Puebla  para exigir, a nombre de todo el pueblo de  Santa Clara Huitziltepec y bajo amenaza de cerrar la parroquia (cuando la mayoría de la población ni siquiera sabía de su movilización), la expulsión del entonces párroco Gilberto Nájera. Al día siguiente el periódico In Xochitl, In Kuikatl, publicó una edición especial, con fotografías de los panistas en Puebla.

Más recientemente, el 24 de febrero del 2013, Napoleón Santos se presentó, en estado de ebriedad y sin ser invitado, a una fiesta privada, en la casa del señor Juan Morales García. Ahí se puso a reclamar y discutir con el sobrino del anfitrión y le aseguró que va a desaparecer al maestro Filo; también escupió y cacheteo a otro de los invitados. Después de que la señora de la casa, Marta Flores Sánchez, le exigiera que se retirara, Napoleón Santos se dirigió hasta  esta casa y se puso a patear salvajemente el zaguán y a gritar: ¡Sal, pinche Filosofo puto, maricón, te voy a partir tu madre!

Violencia, xenofobia y homofobia, es lo que caracteriza a don Napo. A no ser que sea mago o brujo, no entendemos cómo es que va a desaparecer al maestro en cuestión.

Después  vino el turno de los candidatos de exponer, durante 15 minutos, su posicionamiento en torno al tema de la educación. Antes de que pasaran a hablar los candidatos, la alumna Herminia Sánchez dijo por la EAEZ:

 

¿Para qué sirve la educación? 

Esta es la pregunta que cualquier ser humano debería hacerse seriamente. La cual, por supuesto, está vinculada a otras:

 

¿Qué deseamos con nuestra tarea de educadores y maestros? 

¿Qué queremos con la supuesta educación que creemos impartir? 

¿Qué es eso que llamamos “educar”?

 

Pues, como EAEZ, consideramos que al educar no únicamente pensamos o deseamos que unos cuantos educandos –nuestros alumnos, nuestros amigos, nuestros paisanos- aprendan “algo”, sino que, en el fondo, quisiéramos ayudar a forjar un Huitziltepec diferente. Pero

¿Qué municipio deseamos? 

¿Cuál es ese “oscuro objeto de deseo” que llamamos proyecto de municipio?

Y la educación, como proceso en el que estamos inmersos desde la cuna hasta la tumba:

¿Sirve de algo para ir construyendo la sociedad que deseamos o ayuda, por el contrario, a profundizar la antidemocracia, el autoritarismo, la violencia estructural, la cultura machista, la injusticia, la desigualdad, la discriminación, el desamor, la pobreza, la hipocresía, la negación del otro?

 

La educación no debe ser ajena a la lucha del pueblo por mejorar sus condiciones de vida. Debe educarse a los alumnos en la comprensión de la sociedad en que vivimos, de la injusticia del sistema neoliberal y de lo legítimo de las luchas de indígenas, campesinos, obreros, estudiantes, maestros.

Los maestros tienen el deber de estar del lado de los más oprimidos. Si no hacen eso, son como analfabetas, pues siguen educando en la forma que quieren los grandes explotadores.

 

¿Cómo hacer “algo” por la educación? 

Tal vez un paso sería la democratización de la educación pública, es decir, la participación real de maestros, alumnos y padre de familia, estos  últimos no nada más para poner dinero sino para realmente involucrarse para acabar con la corrupción y el autoritarismo dentro de las escuelas.

Pero los gobiernos, en todos sus niveles, y la Secretaría de Educación Pública le tienen miedo a la democratización porque saldrían afectados ellos mimos. Y es que para democratizar la educación, haría falta primero democratizar al país, es decir, cambiar las estructuras políticas y económicas de México.

 

La educación debe resaltar los valores del Ser, no del tener; se debe enseñar al alumno a amar su trabajo, el servir a los demás, no el dinero; porque el trabajo es el único recurso que las personas tenemos para convertirnos en auténticos seres humanos, en hermanos de nuestros semejantes, no en su explotador ni en su subordinado esclavizado.

 

Actualmente la educación pública es el proceso mediante el cual las clases dominantes preparan en la mentalidad y la conducta de los niños y jóvenes las condiciones fundamentales  de su propia existencia. Las escuelas públicas, y más aun las privadas, no son espacios en los que se espera la liberación de los alumnos, todo lo contrario, son  mecanismos de control y enajenación.

La educación no es, por lo tanto, un fenómeno accidental dentro de una sociedad dividida en clases sociales, en ricos y pobres; para renovarla de verdad se necesita nada menos que transformar desde la base  el sistema económico-político que la sustenta.

 

Contrariamente a los nuevos programas de la enseñanza, debe darse  más importancia a la enseñanza de la historia regional vista con sentido crítico:

 

¿Qué identidad pueden tener los alumnos  si reciben una educación llena de mentiras y de prejuicios sobre nuestra historia? 

Sólo el conocimiento de lo ocurrido en el pasado les permitirá a los alumnos comprender el presente y planear el futro, tomando en cuenta los aciertos y errores de pasado.

 

En la EAEZ no sólo  recuperamos los valores históricos de nuestros antepasados indígenas, de hecho, estamos interpretando el mundo desde la cultura náhuatl, que es la que estaba aquí, antes de la Conquista española.

 

 Por eso, nuestra propuesta para la educación en Huitziltepec se basa en los Acuerdos de San Andrés, firmados el 16 de febrero de 1996 entre el gobierno federal y representante de los pueblos indígenas de México, que en el punto No. 3, en su inciso número 5 establecen que:

 

El Estado mexicano debe  asegurar a los indígenas una educación que respete y aproveche sus saberes, tradiciones y formas de organización. Con procesos de educación integral  en las comunidades que les amplíen su acceso  la cultura, la ciencia y la tecnología; educación profesional que mejore sus perspectivas de desarrollo; capacitación y asistencia técnica que mejore los procesos productivos y calidad de sus bienes; y capacitación para la organización que eleve la capacidad de gestión de las comunidades. El estado mexicano deberá respetar el quehacer educativo de los pueblos indígenas dentro de su propio espacio cultural. La educación que imparta el Estado debe ser  intercultural. Se impulsará la integración de redes educativas regionales que ofrezcan a las comunidades la posibilidad de acceder a los distintos niveles de educación.

 

Por último, como EAEZ, y debido a que Don Emilio Dávila, antes de morir, a la edad de 101 años, reveló que él fue testigo presencial de cómo a los niñas y niñas  en la escuela primaria de Santa Clara se les castigaba de manera violenta por hablar en mexicano, lo cual significa que el Estado mexicano implantó una política genocida hacía la cultura indígena del pueblo de Huitziltepec, exigimos que en la primaria Aquiles Serdán se establezca como obligatoria la enseñanza de la lengua náhuatl.

Los 3 candidatos asistentes hablaron de sus propuestas y proyectos educativos. Prometieron mucho, lo de siempre: becas, apoyos y trámites ante diferentes dependencias del gobierno estatal y federal. Llegó el turno de Napoleón Santos para hablar sobre educación. Un alumno pasó a tomar la palabra:

aldo

En su propaganda política, en las lonas colocadas en varias casas de Santa Clara Huitziltepec, se puede leer claramente: “Napoleón Santos  Presidente, Santa Clara Huitziltepec”.

 

Es sorprendente que el candidato panista no tenga  ni siquiera idea del territorio que pretende gobernar pues,  entre los 217 municipios que conforman el estado de Puebla, no existe el municipio de Santa Clara Huitziltepec. Existe, sí, el municipio de Huitziltepec, integrado por 3 comunidades: Santa Clara, Dolores Hidalgo y Santa Ana Coapan.  Precisamente ese error pone de manifiesto la mediocre  visión política del panista y su xenofobia, fuente de conflictos y enfrentamientos en los últimos años en este municipio.

 

El odio que existe entre las 2 juntas auxiliares y la cabecera municipal, ha sido fomentado en gran parte por los líderes hoy panistas, antes perredistas, quienes creen fervientemente (así lo declaran a sus seguidores) que sólo tienen derecho a gobernar el municipio quienes son originarios de Santa Clara.

 

Cuando Napoleón Santos fue elegido por sus correligionarios, en el centro de la cabecera municipal, el 23 de marzo del 2013, sus primeras palabras ya como candidato del PAN fueron: “les vamos a demostrar a los santaneros quienes son los chingones”.

 

Y en esto radica uno de los grandes problemas de la educación en el municipio, que va más allá de las aulas e impregna a la sociedad; el de ignorar que Huitziltepec es una entidad política, en la que las 3 comunidades que la integran están en términos de igualdad. Y no como lo pregona el panista en su spot-canción, con eso de referirse a Santa Clara y  “sus” comunidades, como si Santa Ana y Dolores  le pertenecieran y valieran menos.

 

El pasado 10 de junio, un joven alumno de la EAEZ, quien también lo es de la Telesecundaria Ahuizotl,  entregó una invitación  personal dirigida a Napoleón Santos Larios en la casa de doña Ofelia; ella, al recibirla, le expreso. “que no entienden que mi hijo no les va a dar dinero hasta que llegue al Poder”.

 

Parece que para el panista, el complejo asunto de la educación se limita a dar dinero en efectivo.  Y en las apariencias, o sea en pintar las escuelas para que se vean bonitas. Tal vez para él,  la  solución a los grandes problemas  de la educación éste en organizarles a los alumnos un baile con un buen grupo musical de cuando en cuando. Y, dada su santa Alianza con el párroco local, tal vez proponga dar clases de moral católica en las escuelas.

 

encuentro

Ya luego se dio la palabra  a los asistentes. En este Encuentro por la Educación  había ciudadanos y ciudadanas de las tres comunidades que conforman  Huitziltepec, quienes pasaron a hablar ante los candidatos y expusieron sus ideas y opiniones; hablaron de  caso concretos de corrupción  y violencia en las escuelas públicas del municipio, de la discriminación hacia las mujeres,  del grave problema ocasionado por el consumo de alcohol,  de la importancia de la humanidades y las ciencias sociales, de la enajenación a través de la  televisión,  de la violación al principio laico, de la educación como un proceso que va a más allá de las aulas y llega a todos los órdenes de la sociedad. Los candidatos escuchaban y anotaban lo que escuchaban; a decir de uno de los ciudadanos participantes, este evento  marcó un parteaguas en la historia del municipio

 

Finalmente los candidatos tuvieron 5 minutos para opinar sobre lo escuchado, y despedirse.

 

Por último, el maestro Filo, como anfitrión, dio las gracias:

gilo

Buenas noches.

Examen sorpresa. Saquen su lápiz y papel.  Una sola y única pregunta, escriban:

¿Qué tan grande es el mundo?

Un día cualquiera en esta casa del difunto Aniceto Crisanto.

Me despierto. Me preparó un café bien cargado. Abro la puerta del zaguán. Al poco rato llega la primera visita del día. Una niña de primero de primaria que a veces es mi alumna, siempre mi sobrina; me cuenta que fue con sus papás a Tecamachalco, y se pregunta y me pregunta qué hay más lejos. Yo le digo que  Veracruz. Ella quiere saber que hay más allá de Veracruz.

 

-El mar– le respondo. Insistente, ella sigue preguntando que qué hay más allá del mar.

Yo le digo que agua, mucha, mucha agua, el océano…

 Ella se sorprende. Le brillan los ojos, sonríe. Le digo que en barco pasaría semanas viajando, y llegaría a la vieja y decadente Europa, pero que en avión tardaría poco más de diez horas.

 Le cuento que luego sigue el Medio Oriente: Palestina, Irak, Irán; luego sigue Asia: India, China, Thailandia, Corea…. lejanos lugares donde se hablan otras lenguas, tienen otras costumbres, otra religiones, otras formas de vestirse, otras cosas de comer y otras formas de ver y entender el mundo…

 

Ella suspira, emocionada me pregunta: ¿Oye  tío Filo, entonces, qué tan grande es el mundo?

Yo me quedo pensando, callado. Ella dice que ya se tiene que ir porque la mandaron por las tortillas pa desayunar, y ya se tardó, que en la tarde  van a ir a Tepeaca, pero promete regresar al día siguiente para seguir platicando y se despide.

 

Durante el resto del día y la tarde imparto algunas clases: de náhuatl, ingles, matemáticas, historia. Algunos alumnos de las otras escuelas llegan a hacer alguna tarea; algunas visitas, adultos, hombres y mujeres, llegan a platicar sobre lo que pasa en el pueblo, en sus pueblos.

 

Ya en la noche, cierro la puerta del zaguán, subo al aula, me siento ante mi vieja laptop (la cual ya no tiene las teclas S, L y U) a terminar un número más del periódico Yacoñooy, el Flechador del Sol. Ya estoy entrado en la chamba cuando, de repente, escucho un conocido chiflido.

 

“Es Él”-Dejo una palabra a medio escribir y bajo apresurado a abrir el zaguán.

 

-¿Qué onda, estás solo?- más que una pregunta, parece una invitación.

 

-Este…sí, pero es que estoy muy ocupado… pero pasa- le contesto, al tiempo que subo nuevamente al aula, para continuar periodiqueando. Me siento y hago como si siguiera trabajando; Él se para detrás de mí, observa lo que hago.

 

De buenas a primeras, un poco molesto, con su varonil voz, él lanza una pregunta que más bien parece un reclamo.  –Oye güey, y… ¿Qué te propones con todo esto que haces?

 

Sin dejar de hacer lo que hacía, o sea nada, respondí sin titubear: Cambiar el Mundo.

 

Él permanece callado un rato, luego, un poco más interesado dice: Oye, pero el mundo es muy grande.  Como si tratara de que me diera cuenta del despropósito que proponía y que, en realidad, no sabía lo que estaba diciendo cuando dije lo que dije.

 

 Sin voltear a verlo, le suelto: ¿Qué tan grande?

 

Luego luego, casi con ternura, raro en él, sonriendo responde: Muuuuuuy grande.

 

Yo insisto- Sí, pero ¿Qué tanto?

 

Él se queda pensando un momento y contesta: Mucho más grande que Huitziltepec.

 

En eso, se pone de pie, me toma del brazo para que me levante, me lleva hasta la pared de enfrente donde está un mapamundi, ese que utilizo para dar clases de historia y geografía. Me pone una mano en el hombro, me abraza; con la otra mano señala en el mapa.

 

Mira maistro aquí en este pedacito está Huitziltepec, y toooooodo esto es el mundo- y al decir esto, casi acaricia con su ruda y morena mano el papel, abarcando todos los continentes.

 

-Mmmmmh– Expreso yo, observando el mapamundi, pero más su fuerte mano.

 

Él insiste- ¿Ya te diste cuenta de que es muy grande?

 

Sí, pero no yo solito lo voy a cambiar, sino que vamos a cambiarlo con muchos compañeros y compañeras de la Sexta, del Congreso Nacional Indígena y del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad. Y muchos otros y otras rebeldes de otras partes del mundo.

 

Él se queda pensando, rascándose la barbilla. Sale, pos ahí la vemos otro día, o otra noche, ahorita estás muy ocupado.

 

Me extiende su mano, yo tomo la suya, me da un fuerte apretón, como si estuviéramos sellando un pacto, y se retira.  Al verlo abandonar el aula, yo suspiro; y ahora sí, me pongo a darle al periódico.

 

 Afuera, en el cielo, la luna se desgasta con la lúbrica caricia de la noche.

Pasan algunas horas, ya es de madrugada, ya casi lo acabo el periódico. De pronto, oigo que alguien entra.

Seguro, cual su costumbre, Él dejó  la puerta abierta -pienso.

 

No me preocupo, seguramente  es alguien de confianza, tal vez algún amigo desvelado; pero por si las dudas, me aseguro de que el teléfono esté a la mano para, en caso de que se trate de un agresor, llamar a la policía. Sí, ya saben que hasta esta casa me han llegado a agredir.

 

Pero bueno, yo sigo en la compu, escucho cómo alguien sube los escalones y en eso…. Se deja oír un fuerte relinchido.

 

-¡¡¡Filote!!!!!- grito al tiempo que me levanto apresurado, y corro a darle un fuerte abrazo- ¿Cuánto tiempo sin verte? ¿Pos dónde andabas canijo caballo andariego? Seguro que de parranda-

 

Sí, ya sé que mis detractores van luego luego a decir: Ya ven, como el Filo si está loco. ¡Ora que un caballo de a mentiritas, que sabe leer y escribir, quesque un amigo imaginario al que sólo lo pueden ver los niños y los inteligentes¡

 

Pero a mí, como a cualquier niño, niña, o caballo, no me importa.

 

En fin, que el caballo toma un gis con su hocico y comienza a escribir en el verde pizarrón con el que diariamente doy clases:     “Me andaba conquistando una linda yegüita, en un pueblo muy lejano; pero resultó muy pretenciosa, quería que le diera lujos y buena vida… ¿Y tú, mi filosofo amigo,  como andas?, me pregunta el andariego caballo.

 

– Pues yo ando con un caballón; bueno, no con uno de tu especie sino con un bato fuerte y rudo y…y  tú sabes-  contesto yo un poco sonrojado.

 

Veo que tienes mucha chamba, ¿Te puedo ayudar? Escribe el caballo Filote.

 

Pos algo, de hecho, ya estoy a punto de terminar; pero lo que más me preocupa es que mañana, más bien al rato, tengo que dar respuesta a una difícil pregunta que me hizo una alumna de 1ro de primaria.– Le confieso.

 

¿Qué pregunta? Anota el escribano caballo.

 

¿Qué tan grande es el mundo? ¿Me puedes ayudar a contestarla?-pregunto yo interesado.

 

Claro que por supuesto que desde luego que sí. Tengo la versión larga y la versión corta ¿Cual quieres? –revela el singular equino.

 

Yo miro el reloj de la Güegüa, ese que me gané hace un par de años en el Carnaval de San Pedro, ya son más de las 5am y a mí se me caen los parpados, así que sin titubear le digo: La versión corta.

 

Con puras mayúsculas, mi caballero amigo apunta molesto: ¿Cómo que la versión corta? ¿Acaso he venido desde donde andaba, dejando mi yegüita presumida, para exponer la versión corta? ¡Naranjas podridas! ¡Ni maíz palomas! ¡Nel paste! ¡nigüas! ¡nones! ¡Negativo¡ ¡rechazado! ¡no y no y requeté No!

 

Bueno-digo resignado- entonces la versión larga.

 

Eso es, mi filoso amigo, pon atención– y el caballo empieza a escribir, ya con su bella letra manuscrita:

 

Si lo miras desde arriba, el mundo es pequeño y de color verde dólar. Cabe perfectamente en el índice de precios y cotizaciones de una bolsa de valores, en la tasa de ganancia de una empresa trasnacional, en la encuesta electoral de un país que ha sufrido el secuestro de su dignidad, en la calculadora cosmopolita que suma capitales y resta vidas, cerros y montañas, ríos, mares, manantiales, historias, civilizaciones enteras;  cabe en el pequeñísimo cerebro de Barack  Obama, en el corto alcance de miras del capitalismo salvaje mal vestido con el ropaje neoliberal. Mirado desde arriba, el mundo es muy pequeño porque prescinde de las personas y, en su lugar, hay un número de una cuenta bancaria, sin más movimiento que el de lo ingresos. 

Pero si lo miras desde abajo, el mundo se ensancha tanto que no basta una mirada para envolverlo, sino que son necesarias muchas miradas para completarlo. Mirado desde abajo, el mundo abunda en mundos, casi todos pintados con el dolor del despojo, la miseria, la desesperación, la muerte. El mundo abajo se crece hacia los lados, sobre todo hacia el lado izquierdo, y tiene muchos colores, casi tantos como personas e historias. Y se crece hacia atrás, hacia la historia que lo hizo mundo abajo; y crece hacia sí con las luchas que lo iluminan, aunque la luz de arriba se apague, y suena aunque el silencio de arriba lo aplaste. Y crece hacia delante adivinando en cada corazón que lo anda el mañana que parirán los que abajo son los que son. Mirado desde abajo, el mundo es tan grande que caben muchos mundos, y aún así sobra espacio para, por ejemplo, una cárcel.

O sea que resumiendo, visto desde arriba, el mundo se encoge y no cabe en él más que la sinrazón. Y, visto desde abajo, el mundo es tan espaciosos que hay lugar para la alegría, la música, el canto, el baile, el trabajo digno, la justicia, la opinión y el pensar de todos, no importa que tan diferentes sean si abajo son los que son.”

 

Justo en ese momento que se le acaba el gis, por lo que el caballo Filote deja de escribir, se queda quieto. Yo releo su respuesta, al terminar le pregunto: ¿Y cuál es la versión corta?

 

El caballo toma otro gis y escribe: “El mundo es tan grande como el corazón que primero lo duele y luego lo lucha, junto con todos los de abajo y a la izquierda”

 

El sabio caballo deja caer el gis, el cual se hace pedazos al tocar el piso. Lanza un fuerte relinchido y procede a salir del aula.

 

Yo regreso a mi vieja laptop, le doy en la opción “guardar como” y la apago. Un número más del periódico Yacoñooy está listo. Apago la luz del aula. Me sorprende darme cuenta de que pronto va a amanecer. Me asomo a la ventana que da al oriente…sí, ya se mira el horizonte.

 

Me voy a la cama, solo, como cada noche. Desearía que Él estuviera a mi lado. Pienso en lo joven y guapo que es; pienso en que Él apenas si acabó la primaria, en que Él quería seguir estudiando, pero alguien tenía que trabajar para mantener a sus hermanos. No le tiene miedo al trabajo, a veces es campesino, otras albañil, otras obrero… ha salido a trabajar a muchos estados de la república, y cada vez que regresa me cuenta muchas cosas, de la violencia que azota el país, por ejemplo. Él es muy listo, se da cuenta muy bien de las injusticias de las que somos victimas los de abajo, los pobres, los explotados, los desposeídos…Él no es mi alumno, es mí…. Bueno, yo he aprendido más de Él, que todo lo que Él haya podido aprender a mi lado…Me empiezo a quedar dormido y, justo en ese instante, desde lo más profundo en mi interior escuchó una pequeña voz que es apenas un susurro:

 

“El mundo es tan grande como el desvarío de querer cambiarlo, es decir, de hacerlo “otro”; como el oído que se necesita para abarcar todas las voces de abajo; como este “otro” afán colectivo de ir a contracorriente uniendo rebeldías abajo, donde allá arriba separan soledades.” 

“El mundo es tan grande como la espinada planta de la indignación que estamos levantando, sabiendo que de ella nacerá la flor del mañana, y que en ese mañana: 

 Nuestros paisanos tendrán derechos y no habrá necesidad de limosnas ni Oportunidades, es decir, de programas de gobierno; los derechos de los pueblos indígenas serán reconocidos y, por lo tanto, no habrá partidos políticos ni candidatos.

 

Pero sobre todo, en ese mañana: Las escuelas públicas de Huitziltepec serán laicas y gratuitas;  los maestros y maestras amarán su trabajo y no agredirán más a los niñas y niñas; los alumnos y alumnas estudiaran, no para pasar un ridículo examen, sino para entender el mundo en el que viven; en todos los grados y niveles se enseñará la lengua náhuatl;  y los hijos de los trabajadores, obreros y campesinos tendrán un lugar asegurado en las universidades, las cuales serán todas públicas, y  nuestros jóvenes y jóvenas terminaran una carrera con el afán de servir a su pueblo y no para, como hoy, enriquecerse, menospreciar y joder al prójimo.

 

Es todo. Sus respuestas deben presentarlas a más tardar el 7 de julio y por triplicado: una para su consciencia, otra para la EAEZ y otra para los candidatos a la presidencia municipal de Huitziltepec quienes, ingenuos, piensan que es posible cambiar el mundo desde arriba.

 

Gracias.

 

El maestro Filo estrechó la mano de cada uno de los 3 candidatos; entre ellos hicieron lo mismo.

 

Como EAEZ no tenemos nada qué decir a favor o en contra  de la participación de los 3 candidatos (Antonio Herrera, Joel Sánchez y Julián Vázquez)  que al Encuentro por la Educación asistieron,  quienes, y eso hay que reconocerlo,  mostraron gran civilidad  ciudadana.  Quien tiene  que juzgar, criticar, opinar, dialogar y debatir es la gente, los ciudadanos y ciudadanas. Y para eso hay un video, para que los vean y los escuchen.