A finales del mes de agosto llegó, hasta las instalaciones de la EAEZ, una comisión  del Comité de fiestas patrias 2014 a hacer una invitación para  a participar en dichos festejos.  Además, la comisión organizadora solicitó la colaboración de la EAEZ en la elaboración del  carro alegórico.

 

Pocos días más tarde llegó el regidor de educación del ayuntamiento municipal, con un documento por escrito,  para invitar a la EAEZ a participar la noche del 15 de septiembre en el Grito y al día siguiente, 16, en el desfile.

 

IMG_20140910_115023

 

IMG_20140910_114528

 

Durante 2 semanas, 3 promotores de educación estuvieron apurados empapelando y pintando. A las 1830 horas  del 15 de septiembre entregaron el carro alegórico.

 

A  la mañana siguiente, a las 0800, se reunieron promotores de educación y alumnas de la EAEZ, unas 10 personas. Cada uno, una, dio su opinión. Al final decidieron no desfilar pues “lo que somos como escuela”, dijeron, “ya va presente en el carro alegórico”. Se referían al mural que pintaron  para el carro.

 

A muchos les llamó la atención ver  pintada una Guadalupana en el carro alegórico. Algún despistado preguntó:  ¿Y qué tiene que ver la Guadalupana con la independencia?

 

carro

 

La respuesta es  que es indudable que junto al águila parada sobre un nopal y la bandera tricolor hay un símbolo que, independientemente de lo religioso, identifica a México. Ese es la virgen de Guadalupe.

 

De hecho, en las celebraciones patrias la imagen  más difundida es la del  cura Miguel Hidalgo usándola como emblema, como bandera del ejército Insurgente. Al respecto don Fulgencio Vargas, ilustre historiador guanajuatense hace una interesante referencia:

 

“La Virgen de Guadalupe simbolizaba la religión de los naturales oprimidos. Ella no fue agraciada con títulos militares por el poder virreinal… ella era toda india y toda para el indio. Al ver su imagen en la bandera flotante alzábanse las chusmas, acrecíanse, sospechando tal vez que aquella compasiva y buena protectora estaba también vejada y perseguida como ellos…”

 

El virrey Francisco Xavier Venegas, quién, por cierto, apenas tenía 3 días de haber tomado el cargo al estallar la revuelta “previa el ataque insurgente a la capital, por lo que de inmediato organizó las tropas realistas al mando del Teniente Coronel Torcuato Trujillo, y poco después se dio a la tarea de reclutar a hombres en edad de luchar, formados en un grupo conocido como “Los Patriotas de Fernando VII”, y tomaron como santa patrona a la Virgen de los Remedios, a quien se le impuso el uniforme de Generala del Ejército Realista”.

 

Sobre la veneración de la Virgen de los Remedios no se ha difundido mucho cuál era su presencia durante el virreinato, la cual, de alguna manera, dividía socialmente a la población, pues era la Guadalupana para el culto de   los indígenas y la de los Remedios para españoles y criollos.

 

“Fue tan acentuado el carácter defensor, que los españoles dieron a la Virgen de los Remedios grado de Generala, y durante la guerra de Independencia con gran ignorancia religiosa, la enfrentaron a la Virgen de Guadalupe. Se dice que los insurgentes la fusilaban mientras los realistas hacían lo mismo con la Virgen de Guadalupe”.

 

Así, la guerra de independencia fue también una guerra entre 2 dos vírgenes, la mexicana y la española.

 

Pero para la EAEZ, la Guadalupana tiene un sentido mucho más amplio, ha sido estudiada e interpretada desde la cultura náhuatl, se tiene  en claro  cuándo, por qué  y por quién fue pintada.  En náhuatl la llaman Tonantzin: es la madre  Tierra, la madre generosa que a todos alimenta y a la que al morir todos regresaran.

 

IMG_20140915_182554

 

En el mural que sirvió de fondo del carro alegórico aparece la Guadalupana entre gente del pueblo: niños, jóvenes y adultos; como si encabezaran una marcha. Ellos y ellas, la Guadalupana incluida, sostienen una pancarta que reza:

 

 … in kachi huei tekitl tlen tikchihuazke ixpan totlaltikpaknantzi, mihtoa Patria.

 

 

lupe

 

Estas palabras son de unos de los 2 manifiestos zapatistas en náhuatl, los cuales fueron expedidos el 17 de abril de 1918, y quieren decir algo como: por la gran lucha que tenemos que dar  por nuestra venerada madre, la Tierra, a la que llaman Patria.

 

 

mex

 

 

En la parte posterior se pintaron el territorio nacional pero con la bandera de Estados Unidos de fondo,  rodeado de armas y manchado de sangre. Sobre este mapa se encontraba la palabra MEXICO escrito, y de estas letras se formaron los nombres de las empresas trasnacionales que, con la Reforma energética, pasarán a adueñarse del petróleo y gas mexicanos.

 

En principio, la EAEZ considera que no hay nada que celebrar : ¿La Independencia?

 

Opinan que  si la independencia es la situación de un país o nación que no está sometido a la autoridad de otro, pues México es todo, menos independiente: un tercio del territorio nacional ya está concesionado a mineras extranjeras; más del 90% de los bancos están en poder extranjero; los energéticos, petróleo, gas y generación de electricidad, todo en poder extranjero. Todo lo controla ya la banca israelí-anglosajona.

 

O sea que desde la Conquista española hasta hoy, los pueblos indígenas no se han independizado: el despojo, la explotación, la represión y el desprecio continúan hasta la fecha. La guerra que empezó en septiembre de 1810, que es lo que se celebra oficialmente, terminó con el ascenso de los criollos, los españoles nacidos en México,  al poder.

 

La Escuela Autónoma Emiliano Zapata es integrante del Congreso Nacional Indígena y está  al tanto y atenta a las luchas que los pueblos indígenas de México llevan a cabo en el presente: los yaquis, huicholes, purépechas, zapotecos, nahuas, ñatos, ñu savias,  mayas, tzotziles, tzeltales, choles, tojolabales…,

 

La EAEZ afirma que el sistema educativo oficial, el de la Secretaría de Educación Pública, lejos de ayudar al desarrollo cultural y lingüístico de los pueblos indígenas, ha generado un modelo integracionista, discriminador y racista.

 

En conclusión, La EAEZ no participó en el desfile pero, eso sí, estuvo bien presente.