El pasado 28 de abril del 2014 llegó  hasta las instalaciones de la EAEZ el  actual regidor de educación del gobierno municipal de Huitziltepec a hacer una  respetuosa invitación para participar en las celebraciones municipales del 5 de mayo.

02151101

 

El regidor entregó una carta (en papel membretado y con sello del H. Ayuntamiento municipal, firmada por el presidente municipal y regidor de educación) con la que reconoce oficialmente la existencia  del Maestro Filo y de la EAEZ.  A lo que la EAEZ respondió:

 

 

participation

 

 

He aquí la palabra de la EAEZ en dicho evento:

 

20140505_102943[1]

Niwinti, nichoka, niknotlamati,

nikmati, nik-itoa, nik-elnamiki:

 

¡maka aik nimiki,maka aik nipoliwi!

 

Inkan ahmicowa, inkan ontepetiwa, in ma onkan niauh:

 

¡maka aik nimiki, maka aik nipoliwi!

 

Estudiantes y padres de familia:

 

En 1862, aquí, en este pueblo,  Santa Clara Huitziltepec, se hablaba el mexicano, es decir, el idioma náhuatl.

 

¿Qué pasó? ¿Cómo y cuándo fue que dejamos de hablarlo?

¿Acaso nunca se lo han preguntado?

 

Bueno, en nuestra humilde opinión, el objetivo de la educación pública, en la era postrevolucionaria,  fue convertir  a los indígenas en “mexicanos”; en otras palabras, se trató de despojarnos de nuestra identidad.

 

Contaba el tío Emilio Dávila, que  él vio cómo los maestros de la escuela primaria  Aquiles Serdán, castigaban a los niños que se atrevían a hablar en náhuatl; los hacían que se agacharan, que pusieran sus manos sobre sus rodillas, entonces el maestro les soltaba de varazos detrás de estas, con la amenaza y advertencia de que ya no debían hablar así,  y que si lo hacían se repetiría el castigo: un auténtico genocidio cultural.

 

Tal vez algún despistado se pregunte por qué, en esta conmemoración del 5 de Mayo, yo hablo de derechos y cultura indígenas.    La respuesta es simple.

 

Porque fueron indígenas nahuas y totonacos, de muchas comunidades de la Sierra Norte de Puebla, quienes guarnecieron las trincheras exteriores de los fuertes de Loreto y Guadalupe; fueron  los  indios los primeros en intervenir para rechazar el ataque de los invasores franceses, un día como hoy, hace 152 años.

 

Nos dicen que fueron indígenas de Zacapoaxtla, pero tomen en cuenta que en 1862 ese distrito abarcaba poblaciones que hoy son municipios.

 

¿Se han preguntado  qué final hubiera tenido la “gloriosa” batalla del 5 de Mayo, sin la intervención de los indígenas de la Sierra Norte?

 

Como escuela autónoma  decimos que los franceses hubieran tomado  la arrogante ciudad de Puebla, ese mismo día, el 5 de mayo de 1862, y hoy no habría nada que celebrar.

 

20140505_091156[1]

 

Maestros y maestras:

Las instituciones educativas son moldeadas según las necesidades y expectativas de la élite en el poder.

 

La educación  de la SEP, lejos del aura de “progreso” que se le atribuye, de los discursos y todas las buenas intenciones, representa una muy eficaz herramienta para inducir e imponer aquellos hábitos, creencias, modos de ser que permitan reproducir y asegurar determinado tipo de dominación.

 

Las reformas que ha habido en materia educativa nunca han soslayado esta perspectiva, la educación oficial, sigue siendo la punta de lanza para asegurar la dominación y control de maestros y alumnos.

 

La escuela puede ser un instrumento que reproduzca la opresión o bien un instrumento de liberación, pero esto dependerá de en manos de quién está.

 

Nosotros, la EAEZ, estamos a favor de que los pueblos construyan sus propias escuelas o espacios de aprendizaje de acuerdo a las propias necesidades de los oprimidos.

 

Como escuela autónoma vemos que en  las escuelas públicas y privadas les imponen la historia dogmáticamente a sus alumnos; no les enseñan a pensar,  sino a repetir.

 

De acuerdo a las necesidades del régimen, la SEP reinventa la historia a su antojo, para darle forma a  héroes y villanos; y la escriben como verdad absoluta en sus libros de texto gratuitos y obligatorios con los que se adoctrina a todos los estudiantes mexicanos.

 

Una pregunta de maestro a maestro:

¿Por qué, si ustedes enseñan  que los poblanos le ganamos al ejército francés, la bandera de Francia ondeaba once meses después en la Ciudad de México y nuestro país quedó dominado por las tropas de Napoleón III?

 

Sobre el asunto diremos 5 cosas:

  1. En aquel entonces dos grupos se peleaban por gobernar México, ninguno de los dos estaba a favor de los derechos y la cultura indígenas. Estaban, sí, a favor de ser dominados y controlados por extranjeros, se peleaban por el amo al que deseaban servir: los liberales anhelaban la influencia de Estados Unidos; los conservadores la de Francia.

 

  1. En 1823 EU había declarado que el continente americano era exclusivamente para ellos; que las potencias europeas se repartieran Asia y África.  En 1861 en Estados Unidos inició una guerra civil, o sea entre ellos mismos, que  enfrentó a los terratenientes esclavistas del sur con los comerciantes e industriales del norte. Francia vio en esto  una  oportunidad para hacerse de una colonia en este continente.

 

  1. La Iglesia católica mexicana se puso del lado de los conservadores, es decir, a favor de la intervención francesa pues, entre otras cosas, Benito Juárez  y sus leyes de Reforma, estaban siendo apoyados por Estados Unidos. Así que mientras los indígenas de la Sierra Norte derramaban su sangre por defender la patria; en  el centro de la ciudad de Puebla ya la jerarquía católica poblana tenía preparado tremendo banquete, con flores, música y rezos; para darle la bienvenida al ejército francés.

 

  1. En la batalla del 5 de mayo no se enfrentaron los mexicanos al “ejército” francés. Los 6 mil soldados franceses formaban apenas una pequeña fuerza expedicionaria,  una avanzada en exploración para ver las posibilidades de un gran avance. Fueron recibidos por el ejército de los Zacapoaxtlas, que efectivamente vencieron a la avanzada francesa y los obligaron a replegarse a Córdoba, Veracruz, en donde tranquilamente esperaron  refuerzos; los cuales llegaron con un número de 30 mil.   Casi un año después tomaron la ciudad de Puebla. Poco después, en 1864,  llegó un príncipe europeo a gobernar México, quien, paradójicamente, reconoció algunos derechos a los pueblos indígenas.

 

  1. Las tropas francesas comenzaron a retirarse de México a partir de 1866, pero no porque finalmente fueran vencidas por el ejército mexicano.  Para nada; se fueron por dos razones. La primera,  porque en Europa el gran Bismarck  estaba decidido a unir todos los reinos alemanes en una sola nación, para lo cual tenía que librar una guerra contra Francia. La segunda,  porque la Guerra de Secesión en Estados Unidos llegó a su fin en 1865 y, obviamente, los gringos no se iban a quedar cruzados de brazos.

 

20140505_103525[1]

 

En fin, que México terminó convirtiéndose, vergonzosamente, en un protectorado de Estados Unidos.

 

Actualmente en el estado de Puebla,  se deja sentir un ambiente de ilegalidad, zozobra y persecución, donde el gobernador Rafael Moreno Valle (conocido destructor del patrimonio histórico y arqueológico), acorde con el gobierno de traición nacional de Enrique Peña Nieto, impone diversos megaproyectos de transnacionalización neoliberal contra la voluntad de pueblos y ciudadanos.

 

Hoy, con la complicidad del mal gobierno (federal, estatal y municipal)  son empresas extranjeras las que quieren adueñarse de la riqueza del estado de Puebla.

 

Son muchos los municipios de Puebla que resultarán afectados con estos proyectos de muerte, se conoce de 65 municipios con un total de 422 concesiones. Algunos de los municipios que se verán afectados con minería a cielo abierto, hidroeléctricas, termoeléctricas, gasoductos, proyecto carretero, parques eólicos son: Huejotzingo, Olintla, Tetela, Zacapoaxtla, Cuetzala, Tlatlauquitepec, Huauchinango, Zautla, Tulcingo, Zacatlán, Texmelucan, Tecuanipan, Cuautlancingo, Nealtican, Quimixtlán, Tepeaca, Tecamachalco, Ixtacamxtitlán, etc.

 

Ante tal despojo, varios pueblos indígenas del estado de  Puebla han manifestado que, una vez más,  van a defender su  territorio  con su sangre, es decir, “hasta morir si es preciso”.

 

Pero esta vez, quien se lanzará como perro de caza contra los pueblos indígenas de Puebla no será un ejército extranjero. Esta vez son  los policías y militares mexicanos los encargados de encarcelar, asesinar  y desaparecer a quienes se opongan a estos proyectos de muerte.

 

El despojo, la explotación, la represión y el desprecio no se limitan al estado de Puebla sino a todo el territorio nacional. Tan solo en los últimos años, esta guerra neoliberal  ha cobrado decenas de miles de muertos, desaparecidos y desplazados.

 

Y nosotros, como escuela autónoma, en lugar de celebrar y festejar, estamos planeando, desde la Mixteca poblana,  cómo vamos enfrentar tan crítica y lamentable situación.  No es un deseo, es una promesa.

 

20140505_102835[1]

 

Autoridades constitucionales del municipio de Huitziltepec y del estado de Puebla:

 

Como EAEZ, exigimos la libertad  de  los presos políticos en este estado de Puebla.

 

Noyollo pahpaki ihuan itech  nin mahustika, intoka  netehuiloanimetlatzintlaneka, ihuan nan mech titlanilia ze páhpakiliztika- tláhpalo ihuan ika nochi noyollo nikin yolehua nonkez altepeme, akihke kate kichihuazke netehuiliztle i pampa melahki tlanahuatli…

 

Es todo, gracias.