SAM_3879

Del viernes 18 al domingo 20 de julio, fueron las celebraciones del primer aniversario de la radio comunitaria de Zacatepec, un pueblo nahua en las cercanías del volcán Popocatépetl, en el estado de Puebla.

 

Un año divirtiendo y uniendo a los habitantes de santa María Zacatepec, comunidad que se ha distinguido por su defensa de la dignidad y de la madre Tierra, y por su oposición a los proyectos de muerte del mal gobierno.

 

El día viernes 18 el maestro Filo, a nombre de la EAEZ, le entregó a Zacatepec y a su radio,   2 humildes  y sencillos presentes: una pintura y un poema.

He aquí la palabra de la EAEZ:

 

SAM_3877

 

¿Kezki Nahuamazehualme tiitztoke?

Seki koyomej kiijtoua

timaseualmej tipoliuisej

timaseualmej titlamisej

to tlajtol ayokkana mokakis

totlajtol ayokkana motekiuis

koyomej ika yolpakij

koyome ni tlamantli kitemojtokej.

 

Al pueblo de Zacatepec y a su radio comunitaria,   Reciban de parte de la Escuela Autónoma Emiliano Zapata nuestro saludo, respeto y admiración.

 

Agradecemos la invitación que nos hicieron para acompañarlos en esta celebración de su primer año al aire.

 

Hoy, como un presente  a Radio Zacatapec, de parte de la EAEZ , les hemos traído 2 cosas: un poema y una pintura, ambos originarios del mundo náhuatl.   Antes de entregarles esta humilde pintura déjenme explicarles un par de cosas.

 

Esa especie de campana verde, es la manera en que se escribe la palabra tepetl en náhuatl, que es como se dice “cerro”; la palabra zacatl,  en uso todavía, zacate, aparece como parte del tepetl para formar la palabra Zacatépec.

 

De los costados de la palabra Zacatepec, surgen 4 vírgulas de la palabra, significa que el cerro y el pueblo Zacatepec hablan, cantan. Estas estan pintadas en rojo y en negro, “in tlilli, tlapalli”, la  antigua sabiduría.

 

Hasta arriba, en el  centro, está la estrella roja de 5 picos, símbolo de la actual alegre rebeldía.

 

Alrededor del Zacatepec están pintadas 13 flores de 4 pétalos en el lienzo. Al multiplicar 13×4=52, se obtiene la manera de contar el tiempo de nuestros antiguos antepasados nahuas.

 

En la parte inferior, en el glifo de la palabra Zacatepec, aparece escrita una  fecha, pero en el calendario náhuatl.  Es el año Ome-Tochtli, el año en curso.

 

Ka izka, ma xikmozelili Aquí está, recíbela.

 

Y acerca del poema, pues no es un poema antiguo, es de apenas el siglo pasado, de la década de 1970, de  un poeta contemporaneo,  ya  les leí una parte en náhuatl, se los voy a decir todo en castellano, pero antes queremos explicarles 2 palabras en náhuatl que aparecen al principio.

 

 

Coyotl, es una palabra que hoy usamos, pero la castellanizamos por coyote. Y todos saben qué animal es el coyote, ¿o no?   Pero en este poema, la palabra Coyotl, coyote, adquiere un sentido metafórico, hace referencia a los que nos explotan, los ricos, los de arriba,  los que nos despojan, los empresarios, los malos gobiernos, los que nos reprimen, encarcelan y matan.

 

 

La otra palabra es macehualli. La traducción más común es  campesino u hombre de pueblo.

 

Pero, en nuestra humilde opinión, dicha palabra tiene un sentido más complejo.Implica un hondo concepto filosófico-religioso náhuatl, referente al origen de la humanidad.

 

Un macehualli es el ser humano en cuanto merecido por el sacrificio de los antiguos dioses.   Y es que en la antigua cosmovisión náhuatl,  en el Universo hay cuatro fuerzas que interactúan para darle forma y sentido a todo cuanto existe.

 

A estas 4 fuerzas los antiguos las representaron con los glifos de tierra, aire, fuego y agua. Las 4 están perfectamente escritas en el famoso calendario azteca, ustedes las pueden mirar en una moneda de a 10 pesos. Cuatro puntos unificados por un centro.

 

Según los antiguos nahuas, en el inicio del espacio y el tiempo, aparecieron estas 4 fuerzas, las cuales estuvieron en lucha constante. Durante cierto tiempo, miles y miles de años, cada una de ellas se fue imponiendo sobre las otras, dando paso a las eras, las edades o Soles anteriores .   Hasta que finalmente las 4 fuerzas se pusieron de acuerdo para dejar voluntariamente que cada una de ellas fuera  imperando en periodos de 13 años y uno de los 4 rumbos del Universo; lo cual da por resultado ciclos de 52 años que se repiten, cual espiral, sin cesar.

 

Por eso es que en calendario náhuatl, estamos en año Ome-Tochtli.

 

En el calendario de los conquistadores, estamos en el año 2014.

 

Y les decía que esta Era cósmica, la quinta, es en la que las 4 fuerzas interactúan en armonía. Esta era tiene su nombre en náhuatl. Se llama Nahui Ollin, es la nuestra, la de los macehuales.

 

Contaban los más antiguos, los más primeros, que después de que los dioses crearan el Quinto sol, faltaba  en la tierra la invención de las criaturas que los adorarían por siempre.

 

Pero: ¿De qué iban a estar hechos los hombres?

 

Los antiguos dioses necesitaban los huesos de las generaciones pasadas, que al ser destruidas o transformadas, fueron a dar al Mictlán, la Región de los Muertos,  en donde reinan de manera absoluta, Mictlantecuhtli y Mictlancíhuatl,  el señor y la señora de la muerte.

 

Entonces Citlalinicue, Citlaltónac, Apantecuhtli, Tepanquizqui y Tezcatlipoca designaron  a Quetzalcóatl como el encargado de rescatar los despojos del reino de la muerte.

 

Quetzalcóatl pidió  los huesos a Mictlantecuhtli, pero éste le puso una condición. Podría sacar los huesos del Mictlán si era capaz de tocar su caracol y dar cuatro vueltas a su círculo precioso.

 

La dificultad con el caracol que le dieron, es que no tenía agujero.   Llamó entonces  a los gusanos para que barrenaran el caracol y a las abejas silvestres y abejorros para que lo hicieran sonar.

 

Mictlantecuhtli al oír el nítido sonido de la caracola aceptó que se llevara los huesos. Pero a sus espaldas dijo a sus servidores que le dijeran que no podía salir con ellos. Cuando el Señor de la muerte se retiró a descansar, Quetzalcóatl aprovechó el momento para apoderarse de su tesoro.

 

Los huesos de hombres estaban en un montón, los de mujeres en otro, los tomó y en silencio trató  de salir.   Pero debido a los graznidos de las codornices, Quetzalcóatl  fue  descubierto y perseguido por el Señor de la Muerte.

 

En el trayecto se cayó a un pozo y murió. Cuando su nahual, o su gemelo precioso, lo despertó del sueño eterno le dijó: hay que recoger los huesos que se han revuelto y hecho polvo.

 

Quetzalcoatl logró llegar con su carga a Tamoanchán, en donde moraba Quilaztli/ Cihuacóatl , quien recibió los despojos, los molió y depositó en un barreño precioso.

 

Quetzalcóatl sangró su miembro viril para hacer la pasta de donde brotó el ser humano gracias a su penitencia.  Tuvo que merecer con su  sacrificio a los hombres y mujeres, por esto son ellos y ellas, nosotros, nosotras, somos  “las y los merecidos”: in macehualtin .

 

Zacatepec y Huitziltipec, somos ambos originarios de la cultura náhuatl, somos los macehuales que somos, los originarios de la antigua cultura náhuatl.

 

Sin más, he aquí el poema.

 

SAM_3881

 

¿Cuantos indígenas nahuas somos?

 

Algunos coyotes

dicen que los macehuales desapareceremos,

que los macehuales nos extinguiremos,

que nuestro idioma no se escuchará más,

nuestro idioma no se usará más.

Los coyotes con esto internamente se alegran,

los coyotes esto es lo que buscan.

¿Por qué es así, por qué causa

 

 

buscan que desaparezcamos?

No es necesario pensar mucho,

Cuatrocientos años nos han enseñado

cuál es el deseo del coyote.

 

 

Al coyote se le antoja nuestra tierra,

se le antojan nuestros bosques,

se le antojan nuestros ríos, se le antoja nuestra fatiga,

se le antoja nuestro sudor.

 

 

El coyote quiere que vivamos

en los arrabales de las grandes ciudades,

que por ahí vivamos desnudos,

que por ahí muramos de hambre,

que por ahí nos hagan objeto de sus engaños,

nos hagan objeto de sus juegos.

 

 

 

El coyote desea convertirnos en sus asalariados

Es por esto que desea que abandonemos

nuestras tierras comunales,

nuestros trabajos comunales,

nuestras ocupaciones de macehuales,

nuestro idioma macehual.

 

 

Es por eso que desea que olvidemos

nuestro vestir macehual

nuestro modo de vida macehual

nuestro pensamiento macehual.

 

 

El coyote primero nos transforma en coyotes

y después nos roba

todo lo que es nuestro

todo lo que producimos,

todo lo que produce la tierra de cultivo.

 

 

Se roba nuestro cansancio, se roba nuestro trabajo.

 

¿Qué es lo que hará el macehual?   ¿Se abandonarán sin luchar?

 

Es necesario que una o dos palabras

pongamos en nuestro corazón,

que internamente nos digamos,

que la luz llegue a nuestros ojos,

que vivamos en plena conciencia.

Varias tareas tenemos que afrontar;

pero por ahora solo unas cortas palabras diremos

unas palabras a sus oídos diremos.

 

¿Dónde y cuántos macehuales existimos en esta tierra de México?

Nosotros los macehuales, la gente de la cultura náhuatl,

no estamos en un solo lugar, estamos dispersos,

estamos regados en dieciséis Estados,

estamos en ochocientos ocho municipios.

 

 

Por esto es necesario entender

que no sólo en nuestro rancho,

que no sólo en nuestro municipio estamos.

Nosotros los macehuales estamos por todas partes

de estas tierras de México.

 

Es por esto que bien podemos decir,

aunque quisieran que desaparezcamos,

los macehuales no nos extinguimos,

los macehuales crecemos, vamos en aumento.

Gracias