Maestro Filo y alumno Leonel Centeno en la presentación del Manifiesto Guadalupano.

“Es posible un guadalupanismo sin la Iglesia católica. Un guadalupanismo fundamentado en la cultura náhuatl y no en la cultura judío-cristiana. Un guadalupanismo enraízado en la historia de los pueblos indígenas de México y no en la biblia. Un guadalupanismo que concibe a la Guadalupana como la Madre, Nuestra Madre, Nuestra Venerada Madre, Nuestra Tierra y no como a la Virgen María. Un guadalupanismo basado en la razón y el conocimiento y no en los dogmas y en la idolatría. Un guadalupanismo que nada tiene que ver ni con la Iglesia católica ni con el cristianismo.

En resumen, este Otro Guadalupanismo propone una nueva concepción del Universo, del mundo y de nuestro país que es México, y el día de hoy, aquí en la Escuela Autónoma Emiliano Zapata, 12 de diciembre del 2007, estamos aquí para presentar, para presentarles el manifiesto, nuestro Manifiesto Guadalupano.

Aquí se cuentan, aquí se dicen, de manera sencilla y humilde y honesta lo que somos, lo que seremos, lo que estamos haciendo, lo que vamos a hacer y lo que vamos a ser.

No somos la luz, sino apenas un destello, no somos el camino, sino apenas unos pasos, tan sólo somos uno más en la lucha por los derechos y la cultura indígena.

Bienvenidos y bienvenidas a este intento.”

                                                                       Presentación del Manifiesto Guadalupano.
                                                            Aula de la EAEZ, Caracol que Canta al Universo,
                                                                                              Huitztliltepek, Mixteca poblana.

 

12 de diciembre del 2012

 Video de la presentación del Manifiesto Guadalupano (parte 1 de 12):

Manifiesto Guadalupano:

Guadalupanos y guadalupanas de México: ¡Despierten!

 

 

 

Desde el cielo una hermosa mañana,

desde el cielo una  hermosa mañana,

la Guadalupana, la Guadalupana,

la Guadalupana bajó al Tepeyac…

 

…desde entonces para el mexicano,

desde entonces para el mexicano,

ser guadalupano, ser guadalupano,

ser guadalupano es algo esencial.

 

-canción popular-

 

 

En Huitziltepec, en la mixteca poblana, en otros pueblos del estado de Puebla y en otros estados del país ya existe otra manera de ser guadalupan@s. Este nuevo sentir se expresa en cada pueblo con características propias.  Pero, en general, este otro Guadalupanismo nada tiene que ver ni con el Cristianismo ni con la Iglesia católica. En este otro ser guadalupanos no hay virgen María ni Jesucristo, no hay Biblia ni Papa.

Este otro Guadalupanismo es una nueva concepción del Universo, del Mundo y de México. Y desde aquí, desde nuestro Cerro de Espinas Negras, les decimos qué es para nosotr@s ser  guadalupan@s.

 

I

De cómo vemos a la Guadalupana:

Tonantzin-Coatlicue-Guadalupe

 

Nosotros no creemos, sabemos que todo el culto guadalupano tiene su origen en dos obras de arte, ambas realizadas por artistas indígenas de Tlatelolco a mediados del siglo XVI, a saber:

1) La pintura que se encuentra en poder de la Iglesia, en la Basílica de Guadalupe, allá en el cerro del Tepeyac, en la Ciudad de México;

2) La obra Literaria de la que surge la historia de las apariciones, escrita en náhuatl y conocida comúnmente con el nombre de Nican Mopohua.

Acerca de la pintura:

El artista indígena que pintó la Guadalupana tomó como modelo la imagen de la virgen de Guadalupe de España, y que es la que Hernán Cortés trajo a México. Pero, como quiera que sea, la Guadalupana de México es bien diferente a la Guadalupe de España.

La Guadalupe de España es una escultura tallada en madera mientras que la pintura de la Guadalupana mexicana es un códice; lo cual significa que el pintor utilizó elementos, colores y símbolos  que representan conceptos de la antigua religión náhuatl. De manera tal que cuando los invasores cristianos (los españoles) vieron la pintura mexicana, pensaron que sólo era una extravagante advocación de su virgen de España. Sin embargo, cuando los indígenas del Anáhuac contemplaron la pintura, inmediatamente reconocieron sus propias creencias, por lo que la aceptaron y la hicieron suya.

Los indígenas mexicanos del siglo XVI en ningún momento creyeron en la virgen María (quien de hecho les era totalmente ajena), ellos reconocieron inmediatamente los símbolos que en la pintura guadalupana se encuentran plasmados: el sol, la estrellas, la luna, los cerros floridos, el niño águila sosteniendo en sus manos el verde manto y la roja túnica (que simbolizan la unión de los contrarios: el agua y el fuego) y, claro, los colores sagrados de los 4 rumbos del Universo con los que fue pintada.

Es decir que, en realidad, la pintura guadalupana, es como el Calendario azteca o la colosal escultura de Coatlicue: una obra maestra realizada  por morenas manos originarias de estas tierras. La guadalupana mexicana es el símbolo de la resistencia espiritual de los pueblos nahuas ante la guerra religiosa llevada a cabo por los españoles.

Acerca del Nican Mopohua:

Sorprendentemente, la mayoría de quienes se dicen guadalupanos desconocen la existencia del Nican Mopohua; lo cual es una verdadera lástima, pues este texto es clave para comprender el auténtico sentido de las “apariciones” guadalupanas. El gran inconveniente,  para la mayoría, es que está escrito en náhuatl de siglo XVI y que, para entender la magnitud del mensaje, es absolutamente necesario leerlo en el idioma original en el que fue escrito.

Hasta la fecha se han hecho varias traducciones al castellano pero, desafortunadamente, es ahí donde se presenta el problema. El Nican Mopohua está escrito en  el contexto de la cultura náhuatl; los personajes, las fechas y los lugares están fuera del ámbito de la civilización cristiano-occidental. Es decir, que una mera traducción de palabras es insuficiente; de hecho, al hacerlo así se pierde la esencia mima de su mensaje. Para que se entiende un poco más claro, van unos ejemplos:

  • Al inicio de la narración, el Nican Mopohua, ubica el contexto histórico del inicio  del culto guadalupano. Claramente dice que el suceso ocurrió “10 años después de que fuera conquistada la ciudad de México”, lo que implica que la aparición ocurrió al tiempo de la cruel y sangrienta guerra de invasión, cuando de manera brutal fue impuesto el Cristianismo. Además, el año de 1531 corresponde al 13-Acatl del calendario náhuatl y para comprender el significado de esta fecha es necesario adentrarse en el pensamiento náhuatl, el cual esta cifrado en sus 3 calendarios: solar, venusino y ritual.
  • El Nican Mopohua ofrece una diáfana descripción del lugar donde ocurre el portentoso encuentro. Juan Diego mismo afirma estar en “Xochitlalpan, Tonacatlalpan”, que no es otro lugar que el mundo de lo sagrado de la antigua religión náhuatl, al cual es posible acceder por medio de la flores preciosas, o sea las plantas sagradas.
  • Acerca de la identidad de los personajes principales, el Nican Mopohua menciona que Juan Diego es un macehual, una gente del pueblo, un indígena común y corriente, uno de abajo, uno de los vencidos. En cuanto a la Guadalupana, ella misma asegura ser la Madre de “Ipalnemohuani, Tloque Nahuaque” nombres con los que en náhuatl se designa a Ometeotl, la divinidad suprema, quien es “invisible como la noche e impalpable como el viento”.
  • El Nican Mopohua también revela cuál es el sentido de la aparición. La Guadalupana, con sus propias palabras, en náhuatl, dice que desea que se le levante un Teocaltzin en el Tepeyac. Un templo en el cerrito en el que, desde tiempos inmemoriales, se veneraba a Tonantzin, Nuestra Venerada Madre, la Tierra; con lo que asegura la continuación y permanencia de la espiritualidad del mundo náhuatl.
  • El Nican Mopohua también pone al descubierto una religión diferente al Cristianismo. Mientras en el mundo cristiano el dios judío, Jehová,  escucha los ruegos de su “pueblo elegido” y entra a la historia humana, representada por el nacimiento de su hijo, Jesucristo; en el Nican Mopohua un indígena entra al mundo de los sagrado, al Xochitlalpan, y se encuentra frente a frente con la divinidad, pero en su aspecto femenino: Tonantzin. Ella lo llama “el más pequeños de mis hijos” y le ofrece “remediar todas las miserias, penas y dolores de todos los que la busquen y confíen en ella.”Lo cual conlleva a una inquietante pregunta: ¿Es la Guadalupana mexicana la madre de un judío, Jesucristo, o de un indígena nahua, Juan Diego? La respuesta es que los pueblos indígenas de México tenemos una historia milenaria propia, por lo que nada tenemos que ver con el pueblo judío, la Biblia, Adán y Eva, etc.
  • El Nican Mopohua es una joya de la literatura náhuatl. Es un libro sagrado el cual está a la altura  de los textos sagrados del mundo hindú, del budismo, del Islam,  asi como de los profetas del Antiguo Testamento, del Magníficat y del Sermón de la montaña en el Nuevo Testamento.
  • Juan Diego  y la Guadalupana son simplemente personajes literarios del Nican Mopohua. Lo que implica que el primero nunca existió y la segunda nunca se apareció. Ambos tienen un carácter simbólico, Juan Diego simboliza a los indígenas nahual derrotados y vencidos, y Guadalupe representa el mundo de lo sagrado de la cultura náhuatl, la divinidad en su aspecto femenino.

En resumen, la pintura y el texto son la ventana para asomarse al  mundo náhuatl. La puerta son las flores preciosas que  permite acceder a quien las ingiere  al Xochitlalpan, el mundo sagrado de la cultura náhuatl.

 

II

De cómo vemos el Universo:

 universo-guadalupe

Para nosotr@s, la maravilla de la pintura guadalupana no es la pintura en sí, sino más bien lo que simboliza para la cultura náhuatl. En esta obra pictórica se encuentra representada la armonía cósmica: una hermosa metáfora del Universo.

Pero para entender el Universo es necesario prescindir de dioses y en su lugar ponerse a estudiar y aprender, aunque sea un poco, la  física y las matemáticas.  Para comprender al Universo infinitamente grande y al Universo infinitamente pequeño, es necesario conocer las 4 fuerzas que le dan estructura, forma, sentido y sustento: gravedad, electromagnética, fuerte y débil.

Cuando nosotr@s observamos la pintura guadalupana y vemos las estrellas, el sol, la luna… preguntamos y nos preguntamos: ¿Cómo es la vida en el espacio exterior?

Y aunque algunos digan que esa pregunta es para los astronautas, nosotr@s pensamos que ésta es una pregunta para todo el mundo, pues todos los seres vivos estamos en el espacio exterior.  En todo momento estamos viajando en nuestro planeta, la Tierra,  el cual ha estado en el espacio exterior desde el primer día de su existencia, girando a gran velocidad alrededor del sol. El sol es parte de un cúmulo de miles de millones de estrellas que giran en torno al centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea.  La Vía Láctea y las demás miles de millones de galaxias están alejándose unas de otras a velocidades extremas.

Toda la materia en el Universo está formada por átomos. Los átomos de los que estamos formados tuvieron su origen en el corazón de las estrellas. Nosotr@s, los demás animales, las plantas, los minerales, el agua, el aire… todo es parte de una y la misma aventura que empezó hace unos 15 000 000 000 de años, la cual nos une y nos relaciona, cual continuación de un capitulo: desde el origen del universo hasta el origen de la vida y el ser humano  sobre este planeta.

Es la misma evolución desde la Gran Explosión hasta el pensamiento, la cual se dirige a una complejidad cada vez mayor: desde las primeras partículas, átomos, moléculas y estrellas pasando por las células, organismos y seres vivos, hasta aquella gran variedad de animales entre los cuales nos encontramos los seres humanos. Todos y cada uno se siguen y se relacionan uno con el otro, dentro de una sola cadena. Todo tuvo su origen en un mismo principio.

Los seres humanos venimos de los primates y de las bacterias, pero también de las estrellas y galaxias. Los elementos de los cuales está formado nuestro cuerpo (hidrógeno, carbono, oxígeno…) son los mimos de los que la materia del Universo está construida.

El planeta Tierra es nuestro hogar en el espacio, como un jardín relativamente pequeño capaz de sostener la vida. Por lo tanto, vivimos en un planeta viviente, lo sabemos, la prueba contundente es la vida que sobre la Tierra existe, incluidos nosotr@s mism@s.  Esta Tierra es nuestra Madre (metafórica y literalmente hablando) y es nuestro deber amarla, respetarla, venerarla, pero sobre todo, cuidarla y defenderla.

 

III

De cómo vemos el Mundo:

filo-entrando-tepeyac

Vemos que en el mundo se libra una guerra. Pero no es una batalla campal, como en la lucha libre, en la que pelean todos contra todos. No, ésta es una guerra bien planeada cuyo único fin es controlar y dominar el Mundo.  Por eso decimos que esta es una guerra mundial.

La historia mundial no terminó, como algunos ingenuos lo habían vaticinado, con la caída del Muro de Berlín y el surgimiento del mundo controlado y dominado por una sola superpotencia: Estados Unidos. La historia y la guerra mundial continúan hasta el presente; los actores y los escenarios cambian, pero la guerra es la misma en todo el mundo. A veces esta guerra es oculta y velada, como en el caso de Chiapas, pero otras es despiadada y se muestra abiertamente, como en el caso de Palestina.

Esta guerra mundial empezó hace 5 siglos, cuando un pequeño grupo de  países de la Europa occidental decidió apoderarse del planeta Tierra. Fueron principalmente Portugal, España, Francia e Inglaterra quienes se repartieron para sí mismos América, África, Asia y Oceanía y una vez ahí impusieron su sistema económico-político: el Capitalismo.

Con la fuerza de las armas se adueñaron de lo que no era de ellos, y a los pueblos que se resistieron al despojo les dieron muerte y destrucción. El ejemplo más bárbaro es el de Inglaterra, quien al llegar al continente americano fundó algunas cuanta colonias, pero una vez asentados, y no conformes con aquella porción de tierras, se dedicaron a asesinar y exterminar a las naciones indígenas que ahí habitaban, y de esa brutal masacre nació Estados Unidos.  Por su parte, Portugal, España y Francia no se quedaron atrás.  Los siglos han pasado, y actualmente  Estados Unidos, con unos cuantos aliados, pretende  imponer su orden mundial.

A civilización cristiano-occidental se ha peleado a muerte, aun entre sus mismos miembros, por el control mundial. Por eso su Primera Guerra Mundial; por eso su Segunda Guerra Mundial; por eso su Guerra Fría y por eso la actual Cuarta Guerra Mundial. En esta guerra un pequeño grupo de naciones, la OTAN,  busca el poder y control total sobre las demás naciones del planeta, disfraza su ambición como una guerra del bien contra el mal. Para lo cual busca un enemigo que haga las veces del mal y el malo. Ese enemigo se puede llamar Nazismo, Comunismo o Terrorismo.

Así, a mediados del siglo pasado, Estados Unidos y sus aliados dijeron que el Nazismo representaba el mal, y para que quedara claro arrojaron bombas atómicas sobre 2 ciudades  de Japón, aliado de los alemanes (aunque en realidad ambos, gringos y alemanes, buscaban exactamente lo mismo).  Después, en su siguiente guerra dijeron que el malo era el Comunismo, y para demostrarlo se tomaron la libertad de invadir países, masacrando a miles de civiles y derrocando gobiernos por muchas regiones del mundo, Latinoamérica incluida.

Hoy, en la actual guerra mundial, Estados Unidos dice que los terroristas  islámicos son los malos y por eso arroja bombas sobre las ciudades en las que viven hombres, niños y mujeres cuyo único delito es habitar sobre un territorio repleto de recursos estratégicos. Sin recato alguno, la propaganda oficial insiste en que la guerra actual es contra el Terrorismo. Pero éste es una mera invención de Estados Unidos para ocultar las guerras de conquista e invasión que libra en el mundo.

Los multimedia anglosajones y sus repetidoras (Televisa y TV Azteca en el caso de México) quieren presentar la visión de que en el mundo todo está bien y que los terroristas, no teniendo nada mejor que hacer (como si estuvieran algo aburridos) optan repentinamente por ponerse un chaleco repleto de explosivos y salir a matar a cuanta gente sea posible, por el simple placer de matar.

En esta guerra asimétrica los terroristas son soldados, guerreros, que emprenden acciones militares como respuesta ante la agresión primera del invasor. Perversamente, Occidente ha logrado que las palabras terroristas y musulmanas se vuelvan sinónimos. Los terroristas iraquíes y palestinos  son soldados en pleno  cumplimiento del defender su soberanía nacional aunque, como militares, lo hagan por medios violentos.

Durante el último siglo Estados Unidos se ha dedicado a saquear las riquezas naturales del planeta Tierra, y para adueñarse de los recursos que consideran estratégicos, no ha dudado en declarar la guerra. Si no tienen una razón, no dudan en inventar un pretexto. Eso y no otra cosa fueron los atentados del 11 de septiembre del 2001: un auto atentado. El pretexto perfecto para librar su guerra global contra el Terrorismo para adueñarse del Globo, o sea del Mundo.  El juego en el tablero de la política mundial siguió su curso y se llegó al fin de la Globalización y el inicio de la Desglobalización. El imperio estadunidense y su dólar chatarra se derrumban, después de llevar al Mundo al presente desastre  social y ecológico.

En la actual guerra en Siria no sólo está en juego un simple cambio de régimen, representa un conflicto  mundial que involucra a alas potencias emergentes: Rusia, con sus enormes reservas gaseras y petroleras, su acercamiento militar  Brasil, y  su buena dotación de armamento nuclear; China y su emergencia como primera potencia económica mundial, cercada por bases militares de Estados nidos; India, con bomba atómicas y avanzada tecnología de software.

El Medio orienta se presenta  como el escenario de una próxima conflagración  mundial. Desde Palestina, Líbano y Siria hasta Irán, Irak y Afganistán. Entre el caos generado, Irán, la república islámica,  y su “cercanía” de producir una bomba atómica representa el punto más álgido y decisivo de esta contienda por la supremacía mundial en la que, según el propio decir de Estados Unidos, todas las opciones están sobre la mesa (desde la agresión  militar hasta la negociación directa). Están en juego también Turquía y el apoyo total  que tiene de la OTAN, además de las 400 bombas de Israel.

África, la siempre explotada, saqueada y humillada, se desgarra ella misma entre el hambre, guerras internas patrocinadas desde Occidente, epidemias, mientras las trasnacionales explotan sus enormes riquezas.

La vieja Europa se desmorona como Unión Europea, se mueve indecisa entre Estados Unidos y los energéticos rusos. El fantasma de la Guerra fría recorre Europa, y llega hasta la República  checa y Polonia con el intento de los gringos  de construir el escudo antimisiles, que Rusia toma como una agresión militar.   La orgullosa España  que hace siglos se nos presentó como paradigma civilizatorio, se ha rebajado, de potencia imperial  a peón de segunda, a cambio de volver a participar en el saqueo de las riquezas de sus antiguas colonias en América.  En el continente americano varios países levantan la mirada desafiante ante los hechos y acontecimientos que se presentan: Venezuela y Brasil, Argentina y Bolivia, y por supuesto la siempre presente Cuba.

Pero la situación mundial cambió, continuó. Y quienes jubilosos festejaban que el mundo quedara, finalmente,  en manos del capitalismo anglosajón, hoy callan espantados ante la crisis civilizatoria en que nos encontramos. El mercado neoliberal desregulado, que constituía una perfecta dictadura financiera centralbanquista de la plutocracia oligopólica neofeudal, ha entrado en crisis. Pero no solo, la humanidad está ante un cambio de paradigma que obliga a reflexionar sobre el inalienable valor trascendental de la vida sobre el planeta por encima de las peores contingencias adversas (guerras, mercados, especulación desenfrenada, financierismo, economicismo, mercantilismo, consumismo, hipermaterialismo, tecnología sin bioética, depredación y devastación ambiental, desinformación oligopólica, etc.) lo cual ha puesto en evidencia la crisis de la  civilización occidental y sus valores espirituales.

Pero el fin del capitalismo no significa necesariamente el advenimiento de un mundo necesariamente mejor, es decir, más justo y más humano. Lo que advendrá de la bifurcación al meta capitalismo bien puede ser peor, mucho peor, un sistema de carácter totalitario de tipo orwelliano.

IV

De cómo vemos México

altar-museo-guadalupano

Los guapos y primitivos político neoliberales que lo desgobiernan  no tienen la más remota idea de la presente  situación mundial; y sólo atinan a correr desesperados a entregar lo que queda de la nación mexicana, Pemex por ejemplo,  al capital trasnacional de un sistema que se está cayendo en pedazos, de un mundo que se está derrumbando.

Vemos que en nuestro país se vive un conflicto de enormes dimensiones. No es un simple conflicto entre grupos de Poder, sino algo mucho más complejo: un conflicto entre 2 civilizaciones. Este conflicto civilizatorio comenzó en el año 1-Acatl (del calendario náhuatl), cuando hasta este lugar del planeta irrumpieron los hombres de Castilla y con ellos la civilización cristiano-occidental.  El romántico encuentro entre dos mundos es un cuento perverso; lo que en realidad ocurrió fue un brutal choque de civilizaciones, cuyas reverberaciones las sentimos, padecemos, vivimos y morimos en el presente.

En un día 1-Coatl, de un año 3-Cali (13 de agosto de 1521 del calendario cristiano) la ciudad de México Tenochtitlán cayó en manos de los invasores cristianos. La historia de los habitantes originarios de estas tierras no terminó ni empezó ahí. A partir de ese dramático momento la historia de México ha sido la historia de la lucha permanente entre quienes pretenden encauzar al país en el proyecto de la civilización cristiano-occidental en contra  de los pueblos originarios que resisten  en las formas de vida  de la civilización mesoamericana.  Desde entonces, estas 2 civilizaciones se han enfrentado continuamente, a veces en forma violenta, al ponerse en práctica los principios profundos de sus respectivas maneras de concebir la existencia.

Con la caída de la arrogante capital azteca a manos de los cristianos, estas tierras pasaron a ser una colonia del reino español por 300años. Actualmente México sigue siendo una colonia, sólo que la metrópoli imperial no es Madrid; hoy el destino del país se panea y decide en Washington.

Vista así, la historia de México es el resultado de una historia colonial (la cristiano-occidental) que ejerce su dominio y control, y afirma su superioridad en todos los órdenes de la vida –en lo social cultural, político, económico y religioso- y, en consecuencia, niega y excluye la cultura del colonizado (la indígena).

Durante toda la época colonial hasta finales del siglo XX, los pueblos indígenas (del norte y sur, del oriente y poniente) han protagonizado numerosos motines y rebeliones. La historia registra pequeñas y grandes sublevaciones indígenas. La última inició el 1ro de enero del 1994 y sigue hasta la fecha; es la que por primera vez ha logrado integrar en una sola rebelión a las etnias mayas y a la mayoría de pueblos indígenas de todo México.

A lo largo de 5 siglos han pasado guerras de independencia, revoluciones, constituciones y elecciones presidenciales… y la situación de los pueblos indígenas sigue igual, o peor. Apenas en 2001 el Estado mexicano tuvo la histórica oportunidad de resolver este añejo conflicto. Esta inédita oportunidad consistía en aprobar y elevar a rango constitucional el proyecto de ley de la COCOPA (comisión de concordia y pacificación), lo cual significaba garantizar la vida y los derechos fundamentales de los pueblos indígenas. Al mismo tiempo significaba la construcción de una sociedad basada en la justicia, la igualdad y el respeto a la diversidad de lenguas y culturas de la gran nación mexicana.

Los Acuerdos de san Andrés, el proyecto de ley de la COCOPA, no son de Ernesto Zedillo ni de  Vicente Fox, como tampoco del EZLN. Son  una iniciativa elaborada por legítimos diputados y senadores de los 4 principales partidos políticos del país integrantes de la COCOPA con las plenas facultades y derechos que les otorga la ley y el Congreso de la Unión. Estos acuerdos fueron firmados el 16 de febrero de 1996 en san Andrés Sacam Chen de los Pobres, en el estado de Chiapas. El rechazo a esta iniciativa significó falta de voluntad política y la intención de exterminar y borrar  de la historia a los pueblos indígenas. Con su lamentable y penosa actuación, los 3 poderes de la nación (ejecutivo, legislativo y judicial) traicionaron a los pueblos indígenas de México.

Todos los diversos proyectos nacionales conforme a los cuales se ha pretendido organizar a la sociedad mexicana en los distintos periodos de la historia post-hispánica (desde Hernán Cortes,  Zumárraga,  Agustín de Iturbide, Guadalupe Victoria,  Benito Juárez, Porfirio Díaz… hasta Miguel de la Madrid, Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto) han sido pensados exclusivamente en el marco de la civilización cristiano-occidental, en los que la realidad del México indígena no tiene cabida y es contemplada como símbolo de atraso y obstáculo que ha de vencerse.

El proyecto cristiano-occidental ha excluido y negado a la civilización indígena; no ha permitido la fusión de ambas civilizaciones ni ha dado paso a un nuevo proyecto de nación, diferente al occidental y al indígena, pero enriquecido por ambos. Pero, a pesar de lo varios siglos de vivir bajo innumerables atropellos, el México indígena ha sobrevivido y ha sabido mantener s identidad.

Actualmente, por donde se le vea,  México se encuentra en una situación de desastre y emergencia nacional:

En lo político: ha quedado demostrado las elecciones presidenciales no se ganan, se compran.  En México hay una dictadura disfrazada de democracia, y al frente se encuentra no un  presidente de una república, sino un impostor que se impone con la fuerza de las armas, un títere manejado por el poder económico. Los grandes empresarios, extranjeros y mexicanos, llevan a los políticos al Poder y ahí los mantienen mientras les sean de alguna utilidad, o sea en lo que llevan a acabo las reformas estructurales que sólo servirán para acabar de desmantelar la nación mexicana; de lo cual todos (presidentes municipales, gobernadores, diputados, senadores, magistrados, etc.) son cómplices.

En lo económico: el hombre más rico del mundo es un extranjero con pasaporte mexicano, sus ganancias se miden en millones de dólares al día mientras decenas de millones de mexicano están en la más absoluta miseria y hasta mueren de hambre.

Los motores de la economía nacional, los bancos, están en poder extranjero: HSBC es de Inglaterra, Scotiabank de Canadá, BBVA de España y Banamex de los gringos. El plan económico a seguir se decide en la oficinas del banco Mundial, la Organización Mundial de Comercio y el Fondo Monetario Internacional; y estos organismos internacionales (todos controlados por Estado Unidos) han decidido que México sea un país maquilador  y exportador de mano de obra. Bancos, industria, recursos naturales, todo está ya en poder extranjero.

En lo militar: el ejército mexicano se ha rebajado a la condición de un ejército de ocupación. Sus funciones han cambiado de manera radical, y anticonstitucional. En lugar de la noble tarea de defender la soberanía nacional, se ha convertido en el instrumento para agredir a la población y reprimir todo movimiento social que intente cambiar la desastrosa situación actual; anda suelto de manera impune para violar, robar y asesinar. Con el ASPAN (Área de Seguridad y Prosperidad para América del Norte) el control de las fuerzas armadas mexicanas queda en manos del Pentágono. Abiertamente agentes estadounidenses entran al territorio mexicano para entrenar y dar órdenes a agentes y corporaciones mexicanas de seguridad.

En lo religioso: Estados Unidos sabe que es dueño de México; pero no se conforma con las riquezas naturales ni el control político, económico, financiero y militar, también quiere adueñarse de las almas de los mexicanos. Si hace 5 siglos llegó a imponerse el cristianismo romano (la Iglesia católica) hoy los gringos buscan implantar  en México el cristianismo anglosajón (las numerosas sectas protestantes)). A EU no le agrada que su colonia siga dependiendo espiritualmente de otra institución de poder mundial: el Vaticano. EU va por todo, y para lograrlo salen desde su propio territorio (Pensilvania, Salt Lake City…) evangelizadores  que llegan a deambular por las ciudades y pueblos de México, levantan sus templos y ganan seguidores, su misión  es volver testigos de Jehová, mormones, etc. a los mexicanos, como parte de una bien planeada estrategia de control y dominación ideológica.

En lo cultural: en el siglo XVI el modelo cultural a seguir fue España; en el siglo XIX el modelo pasó a ser Francia y hoy, patéticamente, el modelo a seguir es el de Estados Unidos. Por eso está cambiando la forma de vivir y convivir, pensar, hablar, vestir y comer. El medio más eficaz que han encontrado para implantar la cultura gringa es la televisión (la mexicana es una burda copia de la de EU); es a través de ésta en donde realmente se educan los niños, jóvenes y adultos mexicanos; es el medio perfecto a través del cual se enajena a la población mexicana. En México, donde se hablan más de 50 lenguas indígenas, el idioma oficial es el español y la segunda lengua que se enseña oficialmente en las escuelas es el inglés. La educación está por completo occidentalizada..se educa para tener, no para ser. Los pocos que tienen la oportunidad de estudiar miden su éxito no en cuánto sirven a la comunidad sino en cuánto venden sus conocimientos. El valor más grande que se inculca es el individualismo, se enseña que para  alcanzar la superación personal se vale joder al prójimo La realización personal está en la diversión y en la pretensión, vale quien viste bien y trae un ben carro (aunque ni la ropa ni los carros hablen ni piensen).

En lo social: el capitalismo todo lo ha convertido en mercancía: el agua, la salud, la educación, la justicia, la pensiones… Y para que los pobres y explotados no se rebelen, desde arriba les ofrecen una generosa limosna, los famosos programas de gobierno como “Oportunidades”; programas diseñados  en el extranjero como planes de contrainsurgencia

En lo ecológico: no hay respeto a la naturaleza, el ideal es la devastación ambiental. El capitalismo predica el consumismo, por lo que la ecología capitalista no propone NO consumir  productos  sino reciclarlos (envases y empaques) para que éste continúe funcionando y, a la vez, destruyendo al planeta y a la vida, con el único fin de producir ganancias para unos cuantos.

 

V

 

De lo que está pasando

en Huitziltepec

 mural-calmecac

En el estado de Puebla, en el municipio de Huitziltepec, existe un pequeño territorio en rebeldía. En este lugar no manda el gobierno (ni el federal, ni el estatal ni el municipal); éste es un pequeño espacio de encuentro y reencuentro con la cultura náhuatl, se llama:

Caracol que Canta al Universo

caracol que canta al universo-bienvenida

Aquí se levantan varias sencillas y humildes construcciones. Todo se ha construido de manera colectiva. Con mucha manos y  mucho sudor de hombres, niños y mujeres de Huitziltepec, México y otras partes del Mundo. Esta gente noble y honesta ha aportado su colaboración. Entre las construcciones se destacan dos, un aula y una pirámide.

 

 

Acerca del Aula

SupMarcos frente a la EAEZ

 

Esta construcción, desde sus cimientos, ha sido una lección. En ella aprendimos a preparar la mezcla (de cemento, cal, arena y agua), a pegar blocks, a colocar las láminas (tal vez por eso todo está medio chueco).

Esta aula se llama Escuela Autónoma Emiliano Zapata. Ya dentro del aula hemos aprendido un poco de física, matemáticas, historia, geopolítica, literatura, filosofía, inglés, alemán, náhuatl. Pero además de las clases y talleres, decimos que somos una Escuela porque representamos una corriente de pensamiento. Nuestra aportación teórica, de carácter multidisciplinario, es el Otro Guadalupanismo: estamos interpretando el mundo desde la cultura náhuatl.

Hasta estas cuatro paredes llegan personas a dialogar, y cada una se vuelve alumno y maestro. Viene quien tiene la honesta y sincera intención de aprender, compartir, escuchar y mirar. Decimos que juntos nos educamos, y que nuestra educación es pública, científica y gratita. Pública porque pueden llegar de cualquier edad, preferencia sexual o forma de vestir; científica porque no aprendemos dogmas sino  que aprendemos a pensar de manera objetiva y racional; gratuita porque nadie paga ni un peso por estar aquí.

La EAEZ no pertenece a alguna persona en particular, es de tod@s l@s que aquí nos reunimos, encontramos, aprendemos, compartimos. Por estar aquí no se dan “papeles”, claro, a no ser que alguien quiera ir al baño (uno ecológico, por cierto). Aquí nada tiene que ver la SEP o el SNTE; no hay autoridad  escolar, tod@s estamos de igual a igual.

 

 

Acerca de la Pirámide

pirámide-guadalupana-manifiesto

Esta pirámide  es un Teocali, una casa sagrada.  Es fin, continuación y comienzo de la antigua tradición náhuatl.

Eta pirámide al igual que el aula de la EAEZ es resultado de trabajo colectivo; en realidad son 3 pirámides, enterradas una sobre otra. La primera se empezó en 2001 y medía meno de un metro; la segunda etapa se hizo en 2003 y medía unos 2 metros; la actual, la tercera etapa se empezó en 2005 y terminó hasta 2007, mide 6 metros de altura.

En sus paredes se encuentran plasmadas pinturas que simbolizan lo más noble y elevado del espíritu que animó a los antiguos mexicanos: su astronomía.  En ellas se encuentran cifrados los 3 calendarios mexicanos: el solar (de 365 días), el del planeta Venus (de 584 días) y el ritual (260 días). Esta pequeña pirámide está orientada al solsticio de invierno, la posición en la que el sol se oculta el 22 de diciembre.

Aquí no se veneran dioses antiguos o modernos, ni celestiales ni terrenales. Esta pirámide está consagrada al Universo; es  homenaje al espacio y al tiempo, los cales se encuentran representado en la pintura guadalupana que se encuentra en el pequeño adoratorio que se levanta en la cima. Esta pintura guadalupana  no representa a la virgen Mará, ni siquiera intenta ser una copia de la Guadalupana del Tepeyac; ésta es nuestra Tonantzin, la representación de la Mare Tierra de Huitziltepec.

Esta pirámide guadalupana, la única pirámide post-hispánica en México, tiene como inspiración una visión que trasciende las preocupaciones mundanas. Es como una nave espacial firmemente anclada en tierra pero apuntando al Cosmos, y es también la prueba irrefutable de que nuestro mundo, la cultura náhuatl, está emergiendo.

 

A manera de despedida:

altar-cerrito

Esto es lo que somos. Somos pocos, muy pocos, pero somos.

No tratamos de imponer a nadie nuestro otro ser guadalupanos. Nuestra sola intención es compartir nuestro oído y nuestra mirada  hacía la Guadalupana, al universo, al mundo y a nuestro país, que es México.

Pero los que gobiernan allá arriba (a nivel federal, estatal y municipal) nos acosan, nos amenazan,  tratan de intimidarnos. Ellos, allá arriba, no quieren que seamos, no quieren que existamos; y pronto, muy pronto, nos van a dar el golpe. Sabemos que nos van a acusar de cualquier cosa (de narcotráfico o hasta de violar la ley de a Gravedad, para el caso da lo mismo, de lo que se trata es de chingarnos. Van a intentar golpearnos, encarcelarnos, matarnos.

Pero no tenemos miedo.

Estamos orgullosos de decir, de decirnos, que somos indígenas de Huitziltepec, que somos  anticapitalistas, que estamos abajo y a la izquierda y que sobre  y ante todo: ¡Somos Guadalupan@s!

 

 

Por la EAEZ

Maestro Filo

24 de febrero del 2013

PD. Este texto, el Manifiesto Guadalupano, es una publicación más de la EAEZ. La versión original salió a la luz pública, en forma de folleto,  el 13 de agosto del 2007, el tiraje fue de 1000 ejemplares.  La presente publicación contiene algunas correcciones y se aumentaron dos párrafos con la finalidad de hacer el contenido más explícito.

Al tiempo de la primera edición, el Caracol que canta al Universo estaba en funciones.  En la EAEZ se impartían clases, cursos y talleres y se organizaban eventos culturales. En la pirámide guadalupana se llevaron a cabo varios rituales bajo el signo de la cultura náhuatl. Pero se llegó el 2010 y la situación se puso tensa; eran tiempos electorales a nivel municipal y salieron anónimos regados en las calles en los que, además de acusar al maestro Filo de homosexual y ateo, lo amenazaban  y le advertían de una inminente agresión física.  Se tomó entonces la decisión de abandonar el lugar y declararlo en Alerta Roja.

Más antes, en 2004, la Policía estatal, con elementos debidamente armados, llegó hasta  este pequeño territorio en rebeldía; de hecho, en una de esas incursiones  se robaron algunas cosas, además de provocar daños y perjuicios; en otra ocasión estuvieron a escasamente un minuto de irrumpir al lugar y encontrar al maestro Filo.

En 2007 hubo una incursión militar, así lo aseguraron personas de la comunidad que ese día se encontraban en los alrededores; por esos días  el maestro Filo y un alumno de la EAEZ se encontraban en Vicam, Sonora, en el Encuentro de Pueblos Indígenas de América.

Actualmente el maestro Filo se encuentra en una casa en el centro de la cabecera municipal de Huitziltepec, esta casa se llama Calmecac. Ahí hay un aula (más pequeña que la original) en la que se imparten clases públicas, gratuitas y científicas. También se encuentran ahí el Museo Guadalupano de la Cultura Náhuatl, la Cafetería Comandanta Lupita y el Centro de Estudios Guadalupanos Amoxkali.

En 2012 se desataron varias agresiones contra el periódico el Yacoñooy, el órgano informativo de la EAEZ.  Por ejemplo, un ex presidente municipal, quien  se encontraba  echando chelas en el interior del bachillerato Octavio Paz,  llegó al extremo de arrebatarle la cámara, frente a los policía municipal, a una joven menor de edad, colaboradora de dicho periódico escolar. Al maestro Filo lo agredieron físicamente en la calle y en el Calmecac a raíz de artículos periodísticos, publicados en el Yacoñooy, en los que se denuncia la corrupción, en todos los niveles, de la institución católica. De este periódico escolar se reparten en todo el municipio de Huitziltepec (cabecera municipal y las dos juntas auxiliares) 1000 ejemplares; es un periódico de denuncia, información y análisis, se publica gracias a la colaboración de l@s lectores.

Tan sólo hoy, 24 de febrero del 2013, como a eso de las 8 de la noche, llegó el candidato panista, para la próximas elecciones municipales, a patear el zaguán de nuestras instalaciones; completamente ebrio y gritando expresiones homofóbicas.

La EAEZ es adherente a la Sexta, participa en el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad y es integrante del Congreso Nacional Indígena.