napis

Al Encuentro por la Educación, celebrado la noche del pasado 15 de junio, fueron invitados por la EAEZ, de manera pública (a traves de nuestro periódico escolar) y personal (se le envió cartas a sus casas), los 4 candidatos a la presidencia municipal. Al encuentro acudieron tres. A saber, Antonio Herrera, Joel Sánchez y Julián Vázquez. Napoleón Santos no llegó, él sabrá por qué. 

Al inicio, cada uno de ellos tuvo 3 minutos para presentarse. Los tres primeros lo hicieron. Cuando llegó el turno de Napoleón Santos de presentarse,  el micrófono permaneció por algunos momentos solo, y los asistentes en silencio. Fue entonces que un alumno pasó al frente y aclaró que él no era Napoleón, pero que al no haberse dignado a asistir, procedíamos entonces a presentarlo. Y dijo este alumno que no sabemos mucho sobre sus atributos y  cualidades, pero que sí sabemos que Napoleón es un delincuente.

 

Así lo dijimos aquella vez y lo reiteramos ahora.

 

Cualquier niño, joven o adulto puede consultar un diccionario y buscar la definición de la palabra delincuente. Encontrará varias versiones, según  el diccionario. Pero de manera general, encontrará:

 

Delincuente.  Adj.  y com. Individuo que quebranta la ley

Diccionario Academia de la Lengua Española

 

Delincuente.

(Del ant. part. act. de delinquir; lat. delinquens, -entis).

1. adj. Que delinque. U. m. c. s.

Real Academia Española

 

 

Delincuente adj./s. com. Se aplica a la persona que comete acciones que van contra la ley.

Diccionario Manual de la Lengua Española Vox. © 2007 Larousse Editorial, S.L.

 

Delincuente es la forma más general, ya que designa cualquier persona que ha cometido un delito. Los sinónimos presentan diferente grado de gravedad con respecto al delito cometido: gamberro es aquella persona que molesta o incomoda a los demás; malhechor o maleante es aquel que realiza actos que se consideran delictivos; criminal es el que comete delitos graves; el gánster pertenece a una banda organizada y reo el que merece castigo por ello.

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos de la Lengua Española Vox. © 2007 Larousse Editorial, S.L.

 

Esa noche, 15 de junio, dimos 3 razones y argumentos para denominar  de tal forma al candidato panista:

 

1.- Su participación en el conflicto postelectoral de 1999.

 

Hurgando por estos días en los periódicos de aquel entonces, encontramos en la Jornada de Oriente la nota titulada:  Perredistas y priistas se enfrentan en Santa Clara Huitziltepec; nueve heridos, el saldo. En el subtitulo se menciona: Al menos nueve heridos y dos mujeres detenidas fue el saldo que dejó un enfrentamiento entre perredistas y priistas de Santa Clara Huitziltepec. Ya en la nota, sale a relucir el nombre de Napoleón Santos:

[…] una comitiva de 12 personas oriundas de la cabecera municipal de Santa Clara Huitziltepec se trasladó hasta Tepeyahualco para hablar con el gobernador, quien ya estaba acompañado por Ardelio Herrera y algunos seguidores. El alcalde les propuso que se trasladaran a la junta auxiliar de Santa Ana Coapan para discutir los puntos de un convenio resolutivo.

[…]El perredista Napoleón Santos Larios se hizo de palabras con el funcionario comunal y llegaron a los golpes.

Pueden leer la nota completa en: http://www.lajornadadeoriente.com.mx/1999/12/23/oriente-c.htm)

 

Unos 30 perredistas fueron demandados por los delitos cometidos durante ese conflicto; entre ellos estaba Napoleón Santos, quien  para librarse llevó a declarar testigos falsos: sus propios trabajadores.

 

2.- Su salida de la cárcel municipal en calidad de prófugo.

 

 

3.- Sus agresiones a ciudadanos  de Santa Clara Huitziltepec y su amenaza de desaparecer al maestro Filo.

 

Por esto y más, en la EAEZ,  una minoría de niños, jóvenes y adultos decimos:

 

¡No queremos como presidente a un prófugo delincuente!