13 de junio del 2015

 Aula de la EAEZ

Caracol que canta al Universo

Huitziltepec, Mixteca poblana.

 

 

 

Quisiera decirles que voy a ser breve y que no los voy a aburrir, pero la verdad es que me voy a extender y… bueno; de cualquier manera está lloviendo allá afuera, ora sí que aguanten:

 

 

page2

 

Buenas tardes.

 

Varios compas nos han platicado, y también lo hemos visto en algunos medios de comunicación, que en el patio de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, en Ayotzinapan, Tixtla, en el estado de Guerrero, tienen un altar a los 43  desaparecidos y 3 asesinados. Se encuentran 43 pupitres vacíos, en espera de que lleguen sus legítimos ocupantes. Hay una ofrenda con muchas flores. Al fondo se encuentra un pizarrón verde de madera, en medio está colocada una pintura guadalupana como de un metro de grande.

 

 

 

 

ayotzinapita

 

 

En la parte superior  de esa pintura guadalupana rezan unas letras: JUSTICIA. En la parte inferior la frase se completa: para AYOTZINAPA. En medio se encuentra  la imagen de Tonantzin Guadalupe, Nuestra Venerada Madre Tierra, la madre más primera, la que generosa nos alimenta y al morir todos, todas, regresaremos. De su boca surge una vírgula de la palabra que dice: Su dolor es mi dolor, para a continuación aparecer el número 43 entre signos de interrogación.

 

page1

 

Bajo el negro listón que de sus muñecas cuelga se encuentra una pequeña flor de cuatro pétalos. Al  quincunce, cuatro puntos unidos por un centro, se le llama en legua náhuatl Nahui Ollin, en él se guarda el pensamiento nahuatl: su concepción espacio-tiempo, sus mitos, su historia.

 

Bajo este Nahui Ollin se juntan dos colas de serpientes de Cascabel, cuyos cuerpos forman un círculo y sus cabezas se encuentran de frente. Las dos cabezas de cascabel de perfil forman un rostro: es Coatlicue, la de la Falda de serpientes.

 

No se debe malinterpretar este importantísimo símbolo náhuatl. Lo decimos porque para el judeo-cristianismo la serpiente es símbolo del mal, del demonio, del diablo. No así para la cultura náhuatl, en la que la serpiente, el animal que siempre se arrastra, es símbolo de la tierra como generadora de vida.

 

pane4

 

Las 2  serpientes de cascabel cuyos cabezas  se encuentran, el rostro de Coatlicue, es nada más ni nada menos que el símbolo que representa al Congreso Nacional Indígena, del cual somos integrantes. Además, en el centro del símbolo del CNI,  en la pintura guadalupana de Ayotzinapa, aparece en escritura náhuatl la palabra : Ayotl-tzin-apan.
ayoyo

 

 

A cada lado de la imagen guadalupana de Ayotzinapa, se observa una enredadera que da flores azules, es una coatl xoxouhki, planta sagrada para los antiguos nahuas. Y por último, abajo y a la izquierda de su rostro de la Guadalupana, está el glifo de la palabra Huitz-tlil-tepec-c.

 

La EAEZ hizo entrega del original de esa pintura guadalupana a los padres, madres y familiares de los 43 desaparecidos y 3 asesinados de Ayotzinapa que asistieron al Festival Mundial de las Rebeldías y las Resistencias contra el Capitalismo, durante la plenaria del 2 de enero pasado, en San Cristóbal de la Casas, Chiapas. Cuando se las entregamos dijimos que en esa pintura iba “lo que somos, lo que seremos”, o sea la cultura náhuatl.

 

Compañeros, compañeras. Les contamos todo esto para explicarles cómo, desde la cultura náhuatl, hemos levantado el estandarte   de Tonantzin-Guadalupe como símbolo de rebeldía y resistencia.

 

Por eso es que hoy aquí nos acompaña  esta  otra pintura guadalupana  que está a mi espalda, sobre el verde pizarrón de esta aula.  “La Comandanta” le pusieron en el movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad. La de “hasta la madre” le decimos por acá.

 

Esta guadalupana que dice que Ya Basta y que exige Paz con Justicia y Dignidad,  tiene  también su propia historia. Ha recorrido 2 países: México y Estados Unidos. Ha estado presente en mítines, encuentros, marchas, protestas, conferencias, diálogos y  rituales en calles, avenidas, plazas, universidades, iglesias, organizaciones, pueblos y  ciudades en ambos países.

 

Estuvo, por ejemplo, en el parque Zucotti en Nueva York, en donde se había levantado la protesta contra el sistema financiero mundial, el cual ocasiona el 99% de pobres y el 1% de ricos. También estuvo frente a la Casa Blanca, para exigir el alto a esta guerra en la que México pone los muertos y Estados Unidos las armas.

 

Estuvo, por ejemplo, acompañando pueblos y luchas por muchas partes de México, desde Chiapas hasta Chihuahua. También estuvo presente en el Festival  Mundial de las Rebeldías y las Resistencias  contra el – Capitalismo y en el Seminario-semillero el Pensamiento crítico frente a la Hidra capitalista. Y digo estuvo presente porque más que participar, nos acompañaba con el puesto que anduvimos trayendo.

 

Sí,  en ambos eventos anduvimos con nuestro puesto de libros, folletos, separadores, posters, estampas, calcomanías, tapetes de palma, playeras; y sí, algo vendimos, ¿O Cómo creen que se ha levantado todo esto?   Pero más que un espacio de compra-venta, nuestro puesto se convirtió en un espacio de compartición. Mucha gente se acercó a preguntar, a mirar, a escuchar, a contar su historia.

De hecho, en una de esa ocasiones en que íbamos llegando a Cideci, un compa de la Sexta me preguntó:

¿Nomás viniste tu solo?

Yo respondí: “No, venimos los 2”, al tiempo que le mostraba la pintura y agregando: “de hecho yo nomás la vengo acompañando”.

 

Y así es está pintura guadalupana, la de “hasta la madre”, nomás anda de aquí para allá.

 

Les cuento  otro ejemplo. En una madrugada de febrero pasado salió de aquí, de este Caracol. Nos paramos frente a la Pirámide guadalupana, ahí extendimos una lona sobre la que imprimimos la guadalupana de Ayotzinapa, y empezamos a caminar. Un joven de aquí del pueblo, el Culetas, se la llevó en su espalda.

 

Durante 4 días, noches, madrugadas, atravesó calles, veredas, cerros, ríos, montañas, autopistas, pueblos, ciudades. Hasta que finalmente llegamos al Tepeyac, uno de los polos espirituales más importantes de este planeta Tierra, el lugar más sagrado del mundo náhuatl.

 

Llegamos al milenario santuario consagrado a Tonantzin, nuestra Venerada Madre, la Tierra. Llegamos atardeciendo a la cima de ese sagrado cerro, entre lluvia, viento y frío. Ahí se escuchó el grito de: ¡porque vivos se los llevaron , vivos los queremos! ; y permanecimos de pie 43 minutos en silencio.

Y hoy nos acompaña aquí esta pintura, pero no viene sola, viene acompañada de otras tantas, todas realizadas desde la cultura náhuatl, todas piezas del Museo Guadalupano de la Cultura Náhuatl que tenemos en otras instalaciones en el centro del pueblo.

 

Y como les decía, esta pintura guadalupana  y algunos de nosotros estuvimos presentes en el festival y en el semillero, asistimos como EAEZ, integrantes del CNI.

 

Cuando regresamos del Festival, asistimos a una compartición en la ciudad de Puebla. Ahí escuchamos las historias de rebeldía y resistencia de compas de Puebla. Ya luego les invitamos hasta aquí, hasta este lugar en el que hoy estamos, para que conocieran la nuestra.

 

Poco después convocamos a un encuentro entre ateos y creyentes, Como recordaran, en la plenaria del Festival hubo compas ateos que propusieron que la Sexta se declarara en contra de las religiones pues todas son formas de dominación y control; y que también hubo compas creyentes que dijeron que se debería encomendar la lucha a Dios, porque solos no íbamos a poder. Ahí mismo fue que se propuso un encuentro entre ambos bandos.

 

El encuentro entre ateos y creyentes se celebró el 21 de marzo del presente aquí, en esta aula. Llegaron compas del DF y de Puebla, y gente de aquí del pueblo. No fue un debate en el que unos intentaron convertir a los otros, con vencedores y vencidos. No. Sólo escuchamos respetuosamente sus historias de rebeldía y resistencia.

 

De nuestra parte, algo grande aprendimos de ese encuentro: que nosotros, las gentes originarias de la cultura náhuatl, no tenemos que elegir entre ser ateos o ser creyentes, pues ambas son construcciones de Occidente; aprendimos que nosotros somos mazehuales, ergo, tenemos nuestra propia espiritualidad.

 

Como Escuela, también  nos han invitado a otros encuentros. Como  el que se llevó a cabo el pasado jueves 28 de mayo, en la ciudad de México,  el 5to Dialogo Ecuménico de Iglesias por la Paz, al cual fue invitada expresamente esta Escuela Autónoma Emiliano Zapata. Ahí nos reunimos representantes de diferentes tradiciones espirituales, cristianas y no cristianas. En nuestro caso, de la tradición náhuatl.

 

En el panel se presentaron 4 experiencias con constructores de paz desde la fe: Atenco, migrantes, Pasta de Conchos y MPJD. Después, Dolores Gonzales Saravia, de Serapaz, hizo un buen análisis de la coyuntura y síntesis de las 4 experiencias, y de la situación a nivel nacional y mundial. Su diagnóstico fue claro y contundente: estamos ante una crisis civilizatoria.

 

Y es cierto, estamos ante una crisis civilizatoria pero: ¿de cuál civilización? nos preguntamos nosotros.

 

Esto hay que decirlo con todas sus letras: es la crisis de la civilización cristiano-occidental, sí,  la del occidente cristiano.

 

Y los dos pilares que sostienen a esta civilización son: El capitalismo y el cristianismo.

 

Intentaré explicar esto en dos partes:

 

 

pena

 

 

I.   En un mapamundi no sólo hay Occidente, también hay Oriente, Norte y Sur”

Lo que estamos viendo es la crisis estructural del sistema capitalista. Una crisis estructural que comenzó en la década de los setentas del siglo XX y que ha mantenido sus nefastos estertores por algunas décadas. No es una crisis a resolver en el curso de un año o un momento. Se trata, pues, de la mayor crisis de la historia. Estamos en la transición a un sistema nuevo y la lucha política real que se ha desatado en el mundo con el repudio de la gente, no debe plantear el nuevo curso del capitalismo, sino sobre el sistema que habrá de reemplazarle.

 

El capitalismo moderno ha llegado al final de su camino. No es capaz de sobrevivir como sistema, pasa por la etapa final de una crisis estructural de larga duración. No es una crisis de corto plazo, sino un despliegue estructural de grandes proporciones.

 

Las raíz de esta crisis se encuentra en la imposibilidad de continuar el principio básico del capitalismo que es la acumulación del capital y la destrucción de la naturaleza, y que ha funcionado exitosamente durante 500 años, pero que ha terminado por deshacerse a sí mismo porque su clase dirigente y sus élites políticas son incapaces de resolver el problema de incertidumbre en el que se han metido.

 

Pero, ¿Qué es lo que va a remplazar al capitalismo?

 

 

Depende, diríamos nosotros.

 

Si nada hacemos, si nos sentamos plácidamente a esperar, entonces el capitalismo podría ser reemplazado por un sistema más desigual e injusto, polarizante, súper explotador, que no sea capitalista necesariamente, pero dentro del cual pueda haber mecanismos de control peores que los el capitalismo, como los puestos en marcha por la psicopolítica o el comportamentalismo; uno en el que la novela 1984 de George Orwell sería un cuento para niños. En serio, hay alternativas peores que dentro del capitalismo.

 

Pero si luchamos, o sea si nos rebelamos y resistimos, podemos reemplazar el capitalismo por un mundo más democrático e igualitario como nunca antes ha existido en la historia mundial, pero que es posible.

 

La presión sistémica del capitalismo anglosajón, ha llevado a la fragmentación de sus diferentes opciones y concepciones; y en tanto que el hundimiento del atlantismo abre el camino a la verdad de la situación, es decir, a un sistema general del que nadie escapa, y que está a punto del hundimiento, engendrando a su paso una diversidad de reacciones críticas inciertas. Ante esta situación los peligros del proceso de cambio son considerables. La situación contiene riesgos porque es inevitable un período de parálisis entre el sistema que desaparece y el nuevo.

 

El capitalismo anglosajón, en cuya cima se encuentra la banca Israelí-anglosajona,  (los cuatro oligopolios financieristas , los  cuatro grandes megabancos que controlan el mundo: Black Rock, State Street Corp., FMR (Fidelity), Vanguard Group)  alcanzó el fin de la cuerda. No puede sobrevivir como sistema y por ello los círculos políticos mundiales discuten la manera cómo se debe administrar y solucionar la crisis económica occidental

 

Esta situación es patéticamente palmaria en geopolítica: los multipolares BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), pese a su enorme potencialidad y el prestigio de su poder geoeconómico presente, sin mencionar a su disuasión nuclear, se han visto disfuncionales e impotentes para derribar el caduco orden unipolar de EU, que sigue propagando el caos financierista.

 

¿Vieron la foto del pasado 9 Mayo del Desfile de la Victoria,  con el “aislado” presidente de Rusia al lado del premier Chino, el de la India y un par de decenas más? ¿Vieron la foto del 8 de junio de la reunión de los líderes del G-7? Ambas imágenes dicen mucho de lo que está pasando en el mundo.

 

La economía mundial, hoy devorada por los monstruos financieristas, se ha paralizado porque desembocó en una aporía –es decir, una irresoluble paradoja de impasse mental–, para no decir que sucumbió a la demencia absoluta cuando la bancocracia europea (en realidad, el financierismo transatlántico) exige a la Grecia de la OTAN optar por el suicidio físico (los prestamistas exigen a  Grecia medidas de austeridad fiscal, es decir, recortes en el gasto público, en pensiones, en la sanidad, la educación y los sueldos de los funcionarios) para ser salvados financieramente.

 

Mucho esta en juego en el mundo este mes de junio, por lo que vale la pena preguntarse: ¿Cuál es relación entre la cumbre del G7 en Alemania, la reunión del Club Bilderberg en Austria, y las negociaciones del Tratado de Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión entre EE.UU. y la UE (TTIP, por sus siglas en inglés) en Washington?

 

Empecemos con el G7, o en su lugar, el G1 con un montón de ‘socios menores’ añadidos, cuando el presidente de EE.UU. Barack Obama se regodeó sobre su hazaña inducido por los neoconservadores: reglamentar que la UE amplíe pronto sus sanciones a Rusia, incluso cuando la austera y devastada UE se podría decir que está incluso más perjudicada que Rusia. Como era de esperar, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés François Hollande cediero, utilizando a Rusia “como chivo expiatorio”.

 

En cambio, la verdadera diversión estaba sucediendo entre bastidores, donde facciones de Washington culpaban a Alemania por hacer que Occidente perdiese a Rusia en favor de China, mientras que las ‘mentes adultas’ de la UE –lejos de los Alpes bávaros– culparon a Washington. En la esfera corporativa estadounidense temen que “en los próximos dos o tres años Francia vuelva a aliarse con Rusia”. Ellos, una vez más, ven a Alemania como el principal problema, forzando a Washington a involucrarse en una ‘Mitteleuropa’ que los norteamericanos evitaron con dos guerras.

 

El Bilderberg puede definirse como un grupo ultraselecto de cabilderos de élite –políticos, peces gordos corporativos estadounidenses, funcionarios de la UE, capitanes de la industria, jefes de las agencias de inteligencia, realeza europea– que se reúnen anualmente en una especie de ‘think-tank’ informal de formato político para avanzar en la globalización y todos los asuntos cruciales relacionados con la agenda global atlantista. Recuerden que fue en una de esas reuniones en las que se decidió, con años de antelación la invasión a Irak.

 

Los participantes en el encuentro no dejaron pasar la ocasión de hablar de la ‘agresión rusa’. “Realmente a quién le importa la fracasada Ucrania; lo que necesitan es evitar que Rusia haga negocios con Europa”. Sobre Siria discutieron, a su juicio, “en realidad la partición del país, con el califato como una realidad de la vida post Sykes-Picot”. En relación a Irán, el interés de los participantes en el encuentro del Bilderberg fue “en realidad hacer negocios, comprar su energía y sobornarlos para que se unan al club”.

 

Pero el verdadero negocio es realmente la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión, el presunto acuerdo de ‘libre comercio’ entre EE.UU. y la UE. Prácticamente todos los grupos de presión empresarial y finanzas del TTIP estarán bajo el mismo techo en Austria.

 

Y no es casualidad que el Bilderberg haya empezado un día antes de que la prerrogativa presidencial de ‘vía rápida’ sea objeto de debate en el Congreso de EE.UU. , se trata del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TTP, por sus siglas en inglés) y el Acuerdo sobre el Comercio de Servicios (TISA, por sus siglas en inglés).

 

La conclusión es que estos tres megaacuerdos (TTP, TTIP y TISA) son la plantilla definitiva de lo que podría describirse educadamente como un Gobierno corporativo global, un sueño húmedo del Club Bilderberg . Esta es la agenda ‘atlantista’ rea, los toques finales se están aplicando en el arco que comunica el G1 más los socios menores con Bilderberg.

 

¿Qué advendrá de la “bifurcación” al metacapitalismo en caso de una nueva guerra mundial que reclaman insistentemente los circuitos financieristas transatlánticos?

 

Así que no era un resfriado lo que ralentizaba el paso del capitalismo y ni siquiera una crisis coyuntural; se trata de un cambio de paradigma que obliga a reflexionar sobre el inalienable valor transcendental del ser humano por encima de las peores contingencias adversas (guerras, mercados, especulación desenfrenada, financierismo, economicismo, mercantilismo, consumismo, hipermaterialismo, tecnología sin bioética, depredación ambiental, desinformación oligopólica), lo cual ha puesto en evidencia, a la vez, la crisis de la civilización de procedencia judía y griega, cuyos valores espirituales sucumbieron en aras del capitalismo.

 

Como escuela planteamos el retorno pendular del marxismo como opción de análisis de la realidad, pues no hay mayor claridad que la que ofrece el marxismo clásico, por boca de su fundador Marx, no de los múltiples -ismos que hablan en su nombre, cuando expresaba que el capitalismo lleva en su seno el germen de su propia destrucción.

 

Pero esa destrucción que es la que estamos viendo, es traducida como depredadora de sí misma, sin que la vanguardia revolucionaria que el propio Kart Marx anunció en su Manifiesto del partido comunista haya sido capaz de organizarse. Por eso nos adherimos a la noción del proceso autodestructivo siguiendo las convulsiones que ya presenciamos del caos mayor, es decir, de la tormenta que ya está aquí.

 

 

pan3

 

 

II.    Somos lo mazehuales que somos

 

Durante la visita que Juan Pablo II realizó a Perú en 1985 un grupo de dirigentes indígenas entregó una carta y una Biblia. La carta decía:

 

“Nosotros, indios de los Andes y de América, decidimos aprovechar la visita de Juan Pablo II para devolverle su Biblia, porque, en cinco siglos, no nos ha dado ni amor, ni paz, ni justicia.

Por favor, tome de nuevo su Biblia y devuélvala a nuestros opresores, porque ellos necesitan sus preceptos morales más que nosotros. Porque, desde la llegada de Cristóbal Colon, se impuso a la América, con la fuerza, una cultura, una lengua, una religión y unos valores propios de Europa.

La Biblia llegó a nosotros como parte del cambio colonial impuesto. Ella fue el arma ideológica de ese asalto colonialista. La espada española, que de día atacaba y asesinaba el cuerpo de los indios, de noche se convertía en la cruz que atacaba el alma india”

 

El diccionario de la Real Academia de la Lengua española ofrece varias acepciones para la palabra cristiano, como adjetivo significa perteneciente o relativo a la religión de Cristo y que profesa la fe de Cristo. Como sustantivo significa: Hermano o prójimo, persona o alma viviente. O sea que a pesar de tener toda una connotación religiosa, se utiliza como sinónimo de persona.

 

Más o menos así pasa con la palabra mazehual, si la buscan en un diccionario náhuatl-español, encontraran que significa: plebeyo, hombre del pueblo, peón, jornalero, campesino. Pero no sólo eso significa, también tiene un profundo sentido desde la antigua religión náhuatl. No es posible separar el concepto de mazehual del sacrificio que tuvo que hacer Quetzalcóatl para que existiera esta quinta humanidad, y del maíz como alimento de la misma.

 

Y eso es lo que somos aquí: mazehuales de Huitziltepec.

 

Como mazehuales, vemos que el año de 1492 señala una nueva época en la historia de la humanidad, es esta fecha la que define el “nacimiento” de la modernidad capitalista. Más allá de indicios anteriores, la verdadera era capitalista tiene su inicio precisamente en el siglo XVI.

 

Efectivamente, el descubrimiento de los yacimientos de oro y plata de América, la cruzada de exterminio, esclavización y sepultamiento en las minas de la población aborigen, el comienzo de la conquista y el saqueo deAsia, la conversión del continente africano en cazadero de esclavos negros: son todos hechos que señalan los albores de la era de producción capitalista.

 

Y con el inicio de la era capitalista y de la historia universal hace irrupción también el eurocentrismo, concepción que toma a la Europa cristiana como centro, al hombre europeo como la expresión suprema del Hombre y al sistema de valores y a la cultura europea como el genuino sistema de valores universales. Concepción que extiende su centrismo hacia toda época pre universal de la historia y hacía toda época futura.

 

Fue precisamente hace 5 siglos cuando surgió esta ideología que, desde entonces, ha servido virtualmente de telón de fondo a toda interpretación de la historia y a toda teoría social producida tanto en Europa, como fuera de ella; como es el caso de México.

 

No descubrimiento, sino impacto violento, un choque entre 2 civilizaciones fue lo que se produjo en América en 1492: una gran ruptura axiológica, un choque traumático de diferentes sistemas de valores, se enfrentaron dos diferentes concepciones del mundo.

 

Los pueblos indígenas de América no eran superiores ni inferiores a los europeos. Eran sencillamente diferentes, apropiados al mundo al que pertenecían. Podrían compararse los niveles de desarrollo económico, técnico, militar; pero no los valores de culturas tan distintas. No puede juzgarse como superior a la cultura europea por el desenlace que a la larga tuvo la conquista, ni por el hecho de que al final haya sido impuesta como cultura dominante.

 

Después vendría ya la invasión directa, la guerra, la violencia, la conquista abierta y descarnada y, con ella, la imposición de una nueva cultura, de una nueva lengua, de una nueva religión, de un nuevo Dios, de un nuevo mundo de valores.

 

Durante cerca de 50 años, a partir de 1492, se les negó a los “naturales” la condición de seres humanos. Pero tampoco después se les reconoció plena humanidad. Siempre fueron calificados como sub humanos, paganos, salvajes, barbaros, ignorantes, inferiores.

 

Y esta apreciación del cristianismo hacía los pueblos indígenas no es cosa del pasado. Apenas en mayo del 2007, en el discurso de apertura de la Conferencia Episcopal latinoamericana, en Aparecida Brasil, Joseph Ratzinger, o sea Benedicto XVI, subrayo:

 

El anuncio de Jesús y de su Evangelio, dijo el Papa, no supuso, en ningún momento, una alienación de las culturas precolombinas, ni fue una imposición de una cultura extraña. Además llamó a llevar a cabo una segunda Evangelización en América.

 

Los invasores cristianos hicieron todo lo posible por mantener incólume su visión del género humano y de sus valores supremos. Se propuso entonces llevar al indio hacia esos, sus conceptos, transformarlos en seres civilizados, convertirlos a la verdadera religión, convencerlos de la existencia de su único Dios, propiciarles la racionalidad que presuntamente ellos no tenían o que les era escasa; en resumen, hacerlos hombres a su  “imagen y semejanza”.

 

El cristianismo sería la doctrina que lo guiaría en esta misión, la evangelización sería el modo en que la llevaría a cabo.

 

Debe tenerse en cuenta que el propio año de 1492 se cierra el capítulo de la reconquista en España con la recuperación de Granada. La reconquista es uno de los hechos más significativos de la historia de España, duró más de 700 años, representó un estado de guerras casi permanente durante todo ese tiempo. La lucha y la culminación de la reconquista se lleva a cabo bajo las banderas del cristianismo. El cristianismo, por tanto, forma una mezcla indisoluble con el patriotismo y el liberacionismo del pueblo español. Esto explica en parte su permanencia hegemónica –junto a la escolástica como su expresión filosófica- mucho más allá de lo que perduró en el resto de Europa.

 

Cuando los españoles marcharon a América lo hicieron amparados en el mismo sentimiento de liberación cristiana que los guió en la reconquista.

 

La Conquista de América se pretendió envolverla con sentimientos humanos y cristianos; pero este papel de celofán no pudo ocultar mucho tiempo la ambición de riquezas y la crueldad de los conquistadores. La Iglesia  católica no vino en un barco distinto, sino en el mismo barco de los conquistadores y para la misma empresa. Para los conquistadores el asunto era sencillo: los cristianos daban la religión y los nahuas entregarían voluntariamente sus riquezas. ¿Y si no? Habría que someterlos militar y políticamente para quitárselas por la fuerza.

 

El espíritu misionero que permeó gran parte de la Conquista de México era visto por los conquistadores y los misioneros como una cruzada espiritual de liberación, concebían la conquista como una guerra santa en contra del paganismo, resultando en la liberación de pueblos que hasta entonces habían estado enajenados de la verdad

 

Hernán Cortes no representaba el mundo religioso medieval, sino el mundo moderno capitalista: el lucro individual y el deseo de riqueza y poder.

 

Los españoles siempre se preocuparon por justificar axiológicamente la conquista y la colonización, la interpretaron como un valor positivo no sólo para sí mismos, sino también para el conquistado, incapaz de reconocer, dada su escasa racionalidad, la “benevolencia” de aquel acto. Así fue interpretado como una gran proeza emancipadora por el invasor:

 

Tal será la cultura cristiana que traen consigo los conquistadores y colonizadores iberos del siglo XVI, dispuesta sí a incorporar a los hombres de las tierras descubiertas, pero siempre que éstos, a su vez, renuncien a sus propias expresiones culturales. Sus evangelizadores están dispuestos a asimilar a esos entes …, si estos abandonan, para siempre, un pasado que parece ser má obra de demonios que de Dios. Esto es, si aceptan ser conducidos, libres de toda culpa, desnudos de una falsa cultura e historia, hacia la cultura que Dios mismo ha creado.

 

El fenómeno de la violencia que se introduce en la religión cuando ésta se considera la única verdadera.; condena y ataca las religiones de otros pueblos las considera “falsas”. Cuando un grupo religioso tiene conciencia de que su religión debe extenderse a todo el mundo, como las religiones abrahamánicas (judaísmo, islam y cristianismo), las posibilidades de que estalle la violencia se acrecientan.

 

Los historiadores resaltan con vergüenza la que de libros de en Alemania durante la época nazi, condenan la destrucción de la cultura de los bosnios a manos de los serbios; la destrucción cultural llevada a cabo por el Estado Islámico, pero ignoran la quema de los códices mesoamericanos a manos de los religiosos cristianos españoles.   En América todos los monumentos rituales fueron destruidos. Esto no sucedió en otros lugares de Asia o Africa, en donde a pesar de que llegaron también misioneros de Europa, actualmente se da culto en muchos lugares que son milenarios.

 

La cristianización de México estuvo indisolublemente ligada a la conquista material y la imposición del capitalismo, la conquista material sería, a la vez, resultado y condición de la cristianización.

 

Una contradicción interna llevaba la Conquista: evangelizar de forma pacífica pero para conquistar; conquistar para evangelizar. Evangelizar un acto de violencia física y sicológica.

 

Al inicio de la otra conquista, la guerra religiosa, los franciscanos entraron en un debate público con los últimos sabios nahuas. Los tlamatinime respondieron a la argumentación de los cristianos:

 

No nos parece cosa justa que las costumbres y los ritos que nuestros antepasados nos dejaron, tuvieron por buenas y guardaron, nosotros con liviandad, las desamparemos y destruyamos. De una manera sentimos todos: basta que nos han quitado nuestro gobierno. En lo que toca a nuestros dioses, antes moriremos que dejar su servicio y adoración. ¡Déjennos pues ya morir, déjennos ya perecer, puesto que ya nuestros dioses han muerto!

 

La respuesta de los franciscanos fue brutal, a los sabios nahuas les soltaron los perros entrenados para matar, los que los descuartizaron al instante. Sólo dejaron a uno vivo, le sacaron los ojos y los dejaron que anduviera deambulando para que sirviera como ejemplo de lo que les iba a pasar a quienes no aceptaran la religión cristiana.

 

Aquí se frustró el primer intento de diálogo interreligioso, que los antiguos nahuas propusieron a los misioneros cristianos, quienes no actuaban en un mundo inocente o salvaje sino en sociedades que tenían una religión formalmente establecida.

 

Y todo esto no es cosa del pasado, la conquista religiosa continua hasta el presente. Si hace 500 años fue el cristianismo latino el que implantó en estos suelos, hoy es el cristianismo anglosajón, las religiones de Estados Unidos, quienes están llegando a “convertir” a los pueblos indígenas de México.

 

México lleva ya 500 años de ser cristiano, y sigue siendo una sociedad de castas. El Estado mexicano, en 2001, se negó a reconocer los derechos y la cultura indígenas en la Constitución mexicana.

La guerra de exterminio y despojo contra los pueblos indígenas nunca terminó, continua hasta la fecha.

 

Los políticos, los funcionarios, los policías, los soldados, los criminales, los delincuentes, todos son en su absoluta mayoría, o al menos se dicen, cristianos. Quienes violan, matan, asesinan, desaparecen, torturan e incineran, son igualmente cristianos.

 

¿Qué tienen en común el nieto de Nezahualcóyot. Ometochtzin l y Alexander, el estudiante de Ayotzinapa del que fue identificado uno de sus restos?

 

Ambos eran indígenas, ambos fueron quemados vivos.

 

Por eso decimos que el cristianismo está en crisis. Porque cómo es que una sociedad tan cristiana ha llegado a este estadio de locura, horror y muerte, al grado de estar al mismo nivel que Irak y Siria.

 

 

Por eso decimos que una crisis civilizatoria como la que estamos presenciando requiere de una actitud radicalmente diferente, pues se trata de modificar todo un “estilo de vida” y de reformular los principales bastiones, las costumbres, las vías normales de la reproducción social.

 

Como escuela, vemos la desaparición, gradual o súbita, de al menos cuatro instituciones tan “decentes y respetables” como los bancos, las corporaciones, los centros cientificistas y tecnocráticos, los partidos políticos y las instituciones de poder religioso. Se trata de 5 pesados dinosaurios de la civilización que se está derrumbando.

 

En nuestra humilde opinión, los cristianos, cualquiera que sea su denominación, deberán abandonar sus pretensiones  de “defender” su religión e  imponerla a todo el mundo; deberán llevar su religión a la práctica, tendrán que llevar sus principios morales, el amor al prójimo y el abandono a los bienes materiales, hasta sus últimas consecuencias.

 

 

 eaezita

 

 

 

Conclusiones:

 

  1. La interpretación que estamos haciendo de nuestra realidad, carece de la hipótesis de Dios; de ninguno, ni antiguo ni moderno; no la necesitamos, no lo necesitamos. Como mazehuales que somos tenemos nuestra propia espiritualidad, la cual se fundamenta en el amor y el respeto a Tonantzin, la madre Tierra.

 

  1. No estamos intentando dar un vuelco imposible al pasado, ni mucho menos traer nuestro “glorioso” pasado al presente. Conocemos nuestra historia, reconocemos nuestros errores, fallas, contradicciones y desaciertos. Pero sabemos que nuestra historia no está en el Medio oriente ni en la Biblia, ni en el pueblo judío, ni mucho menos en Europa, sino en estas tierras.

 

  1. No estamos peleados ni en contra de las demás culturas que han habitado este planeta. Actualmente no tenemos una sino muchas influencias de otros pueblos; pero queremos seguir siendo nosotros, es decir, tener un rostro y corazón propios, para poder asomarnos al universo con dignidad.

 

  1. Sabemos que en este Universo no existen los fenómenos sobrenaturales ni los milagros, que las galaxias, estrellas, este planeta y los fenómenos que en él ocurren (como la lluvia, los relámpagos, los terremotos, el arcoíris, las mareas, la vida misma) son consecuencia inevitable de las leyes de la física.

 

  1. Sabemos que venimos de los primates y de las bacterias, pero también de las estrellas y galaxias. Somos tan sólo conjuntos de partículas fundamentales de la naturaleza.

 

  1. Sentimos en lo más profundo de nuestros morenos corazones que el mundo, en su totalidad, es sagrado.

 

  1. Vemos que una civilización se está derrumbando, y que en su colapso amenaza con arrasar no sólo con la humanidad sino con la vida misma sobre este planeta.

 

  1. Es un hecho que nuestra civilización, la de los pueblos originarios de México está resurgiendo. Eso lo comprobamos en la compartición del CNI con los pueblos zapatistas. Sabemos que levantar ese nuevo mundo, juntos con nuestras diferencias, no va a ser fácil. Habrá más muertos, más encarcelados, más desaparecidos. Pero será.

 

  1. No creemos en la revolución armada, creemos en las revoluciones no violentas, de resistencia civil, son más largas, implican mayor esperanza, una fortaleza espiritual y una capacidad ética que necesita profundamente este país y este planeta.

 

 

e autonoma