Escuela Autónoma Emiliano Zapata

Santa Clara Huitziltepec

Domicilio conocido

Mixteca poblana, a 2 de diciembre del 2012

 

Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal

Dirección General de Educación por los Derechos Humanos

Encargada  de la Dirección de Educación para la Paz

Mónica Mendoza González

 

La presente tiene la doble finalidad de agradecer el que hayan proyectado nuestro cortometraje Puro Orégano, como  video invitado, a su Decimo  Festival de Cortometrajes “Premios por los Derechos 2012”, y para explicar un poco qué es la Escuela Autónoma Emiliano Zapata (EAEZ).

Cuando decimos que somos una escuela, lo primero que nos preguntan es si somos una primaria, una secundaria o un bachillerato. No es nuestro caso. Si bien es cierto que tenemos una aula en la que se imparten clases (lenguas, ciencias exactas, humanidades) y talleres (artes plásticas, cortometrajes) que son públicos, laicos y científicos, decimos que somos una Escuela porque representamos una corriente de pensamiento. Nuestra aportación teórica, de carácter  multidisciplinario, es el Otro guadalupanismo: una percepción del fenómeno guadalupano desde la cultura náhuatl.

La EAEZ participa en la Otra Campaña, el Congreso Nacional Indígena, el Movimiento  por la Paz con Justicia y Dignidad, la Asamblea Nacional de Afectados Ambientales y el Tribunal Permanente de lo Pueblos, Capítulo México. Al lado de varias organizaciones, colectivos y movimientos hemos recorrido México, desde Chiapas hasta Chihuahua, y hemos visto, aprendido, escuchado y llorado la situación de desastre y emergencia nacional en que se encuentra el país.

Pensamos  que educar para la paz es poner al descubierto la guerra.

Hace apenas unos años en nuestra región, la mixteca poblana, oíamos hablar de la guerra como algo que ocurría lejos, delimitado a los estados del norte. Hoy, la guerra en todas sus dimensiones se está haciendo presente en nuestros pueblos: el ejército  recorriendo las calles, retenes  de la policía estatal, comunidades enteras que se han impuesto un auto toque de queda, secuestros, cadáveres encontrados, la apertura del mercado de drogas y el ingreso de menores de edad en las filas de la delincuencia organizada… Esto es lo que estamos viviendo y está viviendo nuestra nación, tan agraviada, ensangrentada y herida.

Nuestro cortometraje, por sencillo que sea, no pretende recibir aplausos ni divertir o alegrar a quien lo observe. Pretende, sí, que quien lo vea, aunque sea por unos instantes, reflexione seriamente sobre la cruda y cruel realidad, tan mortalmente cotidiana, que envuelve a nuestra mexicana patria. Una vez más gracias y reciban un cordial saludo.

 

 

Por la EAEZ

Maestro Filo