jujuli

A más de un mes del cobarde asesinato de la regidora Mercedes Vázquez  Romero, no se ha hecho justicia.

 

La noticia de su violenta muerte conmocionó al municipio de Huitziltepec. Pero las semanas han pasado, ya su suplente tomó posesión del cargo y pareciera que el asunto  va quedando en el olvido.

 

A continuación reproducimos la nota que fue publicada por el periódico escolar el Yacoñooy, el Flechador del Sol, en su edición del mes de noviembre.

 

 

 20141101_185047[1]

20141101_145011[1]

 

Asesinato de una regidora: Crimen político en el municipio de Huitziltepec.

Muchos medios de comunicación, sobre todo en Internet,  publicaron  la terrible noticia del asesinato de la señora Mercedes Vázquez Romero,  regidora (unos escriben que de Ecología, otros que de Obras públicas) del ayuntamiento de Santa Clara Huitziltepec.

Informan que el atentado ocurrió el viernes 26 de septiembre del 2014, alrededor de las 20:30 horas, cuando viajaba en un auto Volkswagen Polo, acompañada del señor Ardelio Herrera, cuando circulaban sobre la carretera de “La Colorada” a San Lorenzo Ometepec, frente a una ferretera de nombre “Ocotlán”.

A la regidora Mercedes Vázquez le dieron un balazo, calibre 38,  en la cabeza, resultando  con exposición de masa encefálica, pero aún con vida. Se supone que la bala fue disparada a muy corta distancia  pues la bala se quedó incrustada en la cabeza.

Poco más tarde el señor Ardelio Herrera llegó a la casa de la hoy occisa, había echado el asiento hacia atrás y la había atado  con un franela. El hermano de la difunta regidora, doctor de profesión, al ver la gravedad del caso decidió llevarla a un hospital.  La llevaron en primera instancia al Hospital de Tepeaca, donde tras estabilizarla coordinaron su trasladado al Hospital General del Norte de la capital poblana, donde no fue recibida luego de que el nosocomio no contara con un neurocirujano. Tras la situación, la funcionaria fue llevada al Hospital Universitario, donde un neurocirujano le realizaría la operación correspondiente, sin embargo tiempo después la víctima pereció, como a la 1 de la madrugada.

Para esos momentos el señor Ardelio Herrera ya se encontraba en calidad de detenido en Tepeaca, como principal sospechoso. Ahí rindió dos declaraciones, las cuales se contradicen. Dijo que el atentado ocurrió mientras se había bajado al baño y que cuando regresó al auto ya  se encontraba herida la regidora.  Luego cambió la versión por la de que unos atacantes los habían alcanzado y activado sus armas.

En entrevista  del periódico el Sol de Puebla (29/10/2014) al presidente municipal de Huitziltepec, Julián Vázquez Ramírez declara: “…el pasado viernes, cerca de las 20:30, cuando la regidora fue interceptada por sujetos, al parecer desconocidos, quienes le dieron un disparo en la cabeza”.

 

20141101_185405[1]

Lo que ningún medio de comunicación informó fue acerca de la identidad de Ardelio Herrera. Pues bien, es el cacique príista de Huitziltepec, fue presidente en el periodo 1999-2002. Su triunfo desató un violento conflicto liderado por los perredistas (hoy panistas), quienes los desconocieron y no le permitieron gobernar desde la cabecera municipal;  tuvo que gobernar desde, su pueblo,  la junta auxiliar de Santa Ana Coapan.

Se dedica a bajar programas de gobierno, con lo que controla un gran número de votantes de Santa Ana Coapan. Para apoyar a un candidato le pide que meta a la  nómina municipal 20 aviadores (personas que no trabajan pero que cobran), un par de regidurías y un subsidio mensual de un par de decenas de miles de pesos.

A nivel municipal no es ningún secreto que en las pasadas elecciones municipales del 2013, no sólo le dio todo su apoyo a Julián Vázquez, de hecho le dio el triunfo. Así lo demostraron los resultados electorales; el PRI fue minoría en la cabecera municipal;  sí Julián Vázquez ganó fue por los cientos de  votos de Santa Ana Coapan.

Originalmente en la planilla priísta el señor Roberto Vázquez, de la junta auxiliar de Dolores Hidalgo, aparecía como regidor de Obras públicas. Pero una vez que los priístas tomaron posesión del cargo, hubo un cambio imprevisto. Sin razón alguna el presidente municipal dio a conocer al regidor de Obras que le iba a cambiar su regiduría por la de Educación.  Sin más, la señora Mercedes Vázquez Romero pasó a tomar la regiduría de Obras públicas. Se rumora que la orden para hacer dicho cambio salió directamente de Ardelio Herrera.

Este periódico escolar, el Yacoñooy. Intentó en varias ocasiones entrevistar a la señora Mercedes Vazquez, pero en cada una de ellas la regidora se excusó diciendo que no tenía tiempo, que estaba muy ocupada por los muchos cargos que tenía. Ella misma escribió en una nota sus cargos: Ecología, Desarrollo Hurbano (sic), Medio hambiente (sic) y Obras  publicas (sic).

 

La razón para entrevistarla era preguntarle los requisitos necesarios  y el costo del permiso para  extraer plantas de sotulín (una especie en peligro de extinción) de los cerros.

El día 12 de mayo de 2014 el señor Miguel Rosas Cortes acudió a la presidencia municipal para entregarle  una carta a la regidora de Ecología.

En esta le manifiesta que el 11 de mayo vio una camioneta cargada de sotulines; el chofer,  el señor Alfredo Díaz, después de amenazar con agredirlo  si les sacaba una foto, le aseguró que eran  para la parroquia local y que tenían permiso de la presidencia. Entonces  el señor Rosas Cortes se dirigió a los policías municipales, quienes le aseguraron que las personas de la camioneta tenían permiso para cortar los  sotulines,  que ellos ya habían sido informados por sus mandos superiores con respecto al permiso, que si quería obtener información al respecto se presentara al  día siguiente en la presidencia municipal (ellos ignoraban quién tenía el cargo de regidor de ecología), y que lamentablemente así eran las cosas.

 

 

En fin, que ya pasó un mes del cobarde asesinato de la regidora de Ecología y Obras públicas, y no se ha hecho justicia.  Ardelio Herrera ya salió de la cárcel.

Familiares cercanos  de la difunta regidora se preguntan: ¿Si los atacantes los alcanzaron sobre la carretera, por qué el disparo no alcanzó al que iba manejando? ¿Por qué el coche no tenía huellas de balazos? ¿De dónde venían la regidora y el líder priísta, por qué estaban juntos? ¿Andaban arreglando asuntos  de la presidencia municipal? ¿Por qué se insiste tanto en la hipótesis de los “atacantes”? ¿Por qué si el principal sospechoso era Ardelio Herrera, ésta ya está en libertad?

Mientras tanto, los panistas de Santa Clara ya se reúnen para sacar leña del árbol caído; ya planean cómo aprovechar el asesinato de la regidora para atacar políticamente al presidente municipal.

Y este último, Julián Vázquez Ramírez, pareciera no estar tan interesado en que se esclarezca este vil asesinato (es cierto que el 29 de septiembre giró  una orden de solicitud de información en torno a los avances de la investigación a la PGJ, además de exigir que se esclarezcan los hechos con prontitud, pero eso fue un mero trámite institucional), pareciera que lo más importante era sacar a su padrino político de la cárcel… total, al pueblo no le interesa que  haya ni agua ni justicia, se conforma con  el grupo musical los Askis.