11951894_10153502916538898_8241702652988853617_n

 

El 29 de agosto del presente, como al mediodía, empezaron a llegar varias personas al Caracol que canta al Universo: mujeres con bebés en brazos, niños, jóvenes y adultos, todos para participar en la inauguración del Centro de Atención Integral a la Mujer Zihuapilè (Zihuapilé es náhuatl y significa “oh, noble mujer”).

A las 3 de la tarde empezó el evento, en el aula de la EAEZ, con una plática a cargo del maestro Filo acerca de cómo es violentada la mujer en varios aspectos: en la salud, lo físico, lo emocional, lo psicológico, lo legal, lo económico, lo religioso y en lo sexual.

Habló desde su propia experiencia como hermano de 8 mujeres, acerca de la violencia ejercida en contra de algunas de sus hermanas por sus respectivos maridos.

El maestro contó que algunas mujeres del pueblo han llegado hasta él para preguntarle qué hacer cuando han sido violentadas. Platicó la historia de una joven mujer quien fue golpeada por su borracho marido; y de cómo al intentar salirse de su casa, ella con su bebe, la familia del marido se lo impidió, diciéndole que ella había llegado sola a vivir ahí y que si se quería ir tenía que hacerlo igualmente sola. Finalmente la mujer agredida tuvo que quedarse, aguantarse y resignarse.

 

11990833_10153567325608571_1130747124_o

 

También mencionó el hecho de que a veces una mujer decide poner fin a la violencia de la que es víctima en su hogar, y de cómo opta por salirse de su casa para escapar de la violencia del marido; pero al salirse se tiene que enfrentar a otro tipo de violencia: la de la explotación del patrón en una fábrica, por ejemplo.

Afirmó entonces que si no se tienen las bases económicas, la liberación de la mujer es sólo un cuento, un discurso. Por eso es que en el Caracol han decidido establecer una cooperativa de mujeres (un negocio en donde no hay patrón o jefe, sino que todas estarán en igualdad de derechos y condiciones) para tener de dónde obtener recursos económicos, una panadería que llevará el nombre de Huitzitzilin.

Enfatizó que son las mujeres las que tienen que platicarse, que encontrarse, que organizarse, y por eso la necesidad de crear este centro de atención para atender a las mujeres que de alguna forma son violentadas.

 

 

11975331_10153565630053571_538936708_o

 

Explicó que cada una de las construcciones que se levantan en el Caracol tienen su padrino o madrino, y el CAIM Zihuapilé no iba a ser la excepción. Así que pasó a presentar a la madrina correspondiente, la joven antropóloga Lluvia Soto Rodríguez, y le dio la palabra.

Lluvia presentó un texto preparado para la ocasión. Por su voz hablaron muchas mujeres, mujeres cercanas a ella y mujeres que han escrito y luchado contra el sistema patriarcal, en el que los hombres mandan, que el capitalismo impone. Contó pequeñas historias que pusieron a pensar y reflexionar a todos los ahí presentes.

 

11986153_10153567335538571_1414572664_o

 

Al terminar de hablar la madrina, algunas personas presentes tomaron la palabra para hacer emotivos comentarios acerca de la situación de la mujeres a su  alrededor: madres, hijas, hermanas, amigas, parejas y compañeras. Terminada la palabra, se inició una procesión con sahumerio del aula de la EAEZ hacia el Caim Zihuapilé. La construcción que alberga al Caim, un cuarto redondo con techo en forma de cono, se encontraba especialmente adornada para la ocasión con largas y coloridas tiras de papel picado. En la puerta se encontraba entrecruzada una de estas tiras para impedir el paso.

La madrina cortó el hilo y el maestro Filo hizo entrega de la habitación a Herminia, Edith y Carolina, para que se hicieran cargo y responsables del funcionamiento del espacio. Todos pasaron al interior y tomaron dulces colocados en una mesa sobre la que se encontraban 2 floreros y la famosa pintura guadalupana de Hasta la Madre dice Ya Basta.

 

11960303_10153567337538571_1863177460_o

 

Después, entre alegres voces y risas se dio paso a la comida, la que consistió en unos exquisitos y picosos frijoles que los hombres habían preparado; además de tortillas calientitas, café y agua de sabor.

 

11960566_10153567337858571_555641070_o

 

Después de la comida las mujeres responsables del Caim Zihuapilé acordaron que la primera reunión seria para el lunes 7 de septiembre de 1 a 6 de la tarde. Y así fue, desde ese primer lunes se inició el trabajo de   reconocer el despojo que ha sufrido la mujer en su primer territorio que es su cuerpo (mediante la medicina de patente) y que se ha dejado mucho de lado el conocimiento de la medicina tradicional.

A la fecha se ha sumado el taller de géneros periodísticos, los domingos a la 1 de la tarde impartido por Eva María Serna, egresada de la UNAM, y el taller de psicología, los lunes de 11 de la mañana a 3 de la tarde por estudiantes de la facultad de sicología de la BUAP.

También, en un par de semanas, se espera que se sumen los talleres de nociones jurídicas básicas, serigrafía y otros más. Los talleres y todas las actividades son públicas y gratuitas. En cuanto el horno de pan éste listo, habrá un taller de elaboración de pan. Así que se invita a las mujeres a que pasen a conocer este, su espacio; y también a los hombres que respetan y valoran a las mujeres.