El pasado 11 de mayo de 2014, el ciudadano Miguel Rosas Cortes (padre de familia, vecino de la comunidad de Santa Clara Huitziltepec, músico de oficio y estudiante de la Licenciatura en Pedagogía por parte de la Facultad de Filosofía y letras de la UNAM) entregó una carta en las oficinas de la presidencia municipal, dirigida a la regidora de ecología.

 

 

20140512_101205[1]

 

El pasado 12 de mayo de 2014, el ciudadano Miguel Rosas Cortes (padre de familia, vecino de la comunidad de Santa Clara Huitziltepec, músico de oficio y estudiante de la Licenciatura en Pedagogía por parte de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM) entregó una carta en las oficinas de la presidencia municipal, dirigida a la regidora de ecología.

 

En dicha misiva, el señor Miguel Rosas le informa de un acontecimiento acaecido la tarde del día 11 de mayo de 2014, aproximadamente entre 6 y media y 7 de la tarde,  en la calle 6 norte casi llegando a la esquina con la 4 oriente de la cabecera municipal.

 

Él, al ir caminando sobre esa calle, a una cuadra de su domicilio  se percató que un vehículo tipo camioneta venia circulando por el camino que baja del cerro;  al doblar para seguir por esta calle se dio cuenta que traía en la parte trasera algunos ejemplares de Gracilis Beaucarnea,  mejor conocida por los vecinos como sotolin o sotulin, una especie que está en peligro de extinción, y por este hecho está prohibido que se arranquen de su hábitat.

10447175_330135760477567_1417089129_n

 

La primera acción a realizar por parte  del señor Rosas Cortes fue la de sacar su teléfono celular para tomar una fotografía;  entonces el chofer de la camioneta, Alfredo Díaz  se enfrenó para reclamar.   De manera altanera, el señor Alfredo Díaz le cuestionó que si al menos sabia para quién eran los ejemplares; respondiendo él mismo que eran para la parroquia local y que además tenía permiso. Le manifestó al señor Rosas que el asunto no era de su incumbencia, y que al no ser una persona de provecho no tenía derecho a reclamar ni mucho menos a sacarle fotos.

 

Ante la insistencia del señor Rosas de  tomar una foto,  el señor Alfredo Díaz  reaccionó de manera más enérgica, amenazándolo con que ni se le ocurriera. Finalmente, y midiendo las consecuencias,  el señor Rosas no sacó la foto.

 

El señor Rosas, en compañía de su esposa, optó  por dirigirse al centro de la localidad,  esperando encontrar alguna respuesta de la autoridad municipal o al menos dar parte a los efectivos de la policía municipal.

 

Los policías se encontraban en la esquina de la escuela primaria.  Después de informarles lo acontecido ellos aseguraron que  esas personas (las que iban en la camioneta) tenían permiso para extraer dicha especie para el ornamento de los jardines de la parroquia, y que ya habían sido informados por sus mandos superiores con respecto a este permiso, y que si quería obtener información a este respecto que se presentara al  día siguiente en la presidencia municipal (ellos ignoraban quién tiene el cargo de regidor de ecología), y que lamentablemente así eran las cosas.

 

Al día siguiente el señor Miguel Rosas se presentó en las oficinas de la presidencia municipal para entregar la carta: La regidora de ecología, Mercedes Vázquez Romero, no se encontraba. El señor Rosas dejó su número de teléfono  para que lo contactaran y pudiera hablar con la regidora y pidió que le respondieran por escrito.

 

10482624_330135873810889_1595184302_n

 

La llamada y/o la respuesta nunca llegaron. El señor Rosas informó lo ocurrido al maestro Filo, director fundador del periódico escolar el Yacoñooy, de la EAEZ.   De hecho, una reportera de este medio se presentó en varias ocasiones en la presidencia municipal para entrevistar a la regidora de ecología;  pero nunca estaba, y cuando estaba decía estar muy ocupada. Nunca concedió la entrevista.

 

El señor Miguel Rosas en su misiva  pregunta:

¿Acaso dentro de lo que contemplan las normas o reglas de un lugar o de un núcleo social caben las excepciones en favor de una persona o de alguna institución? ¿Por qué poner de por medio el riesgo que está latente de alterar los ecosistemas en beneficio de la apariencia de un lugar sea el que sea?  

 

En su carta, el señor Rosas Cortes argumenta:

Tengo entendido que al tratar de extraer estas especies de su hábitat natural se rompe el equilibrio que hay entre flora y fauna, esta especie figura dentro de la alimentación de animales propios de la región como los tejones que se alimentan de algunas partes de la planta. Tiene un periodo de floración durante los meses de abril a octubre, esta especie se caracteriza por presentar la base del tallo ensanchada, alcanzando un diámetro en la base hasta de 2.5m. Es una planta que se ramifica bastante y alcanza alturas de hasta 7m. Existen estimaciones de que algunos individuos pudieran tener hasta 800 años de edad, hablando de los más longevos, por lo que se considera a esta especie la más longeva de la región. La baja frecuencia de plántulas y juveniles podría representar un problema para la persistencia de la especie en el futuro. En algunas regiones forma grandes comunidades a las que se le denomina “sotolineras”. Crece generalmente en las planicies, en esta región la encontramos en los cerros que se encuentran en la parte norte y noreste de la comunidad.  

 

 Entendido a grandes rasgos lo que enuncia esta ley que se encuentra inscrita en el artículo 47 de la Constitución Mexicana referente al cuidado de los ecosistemas. Ley Nº 17283- 12/12/2000   Declara de interés general la protección del medio ambiente de conformidad con el artículo 47 de la constitución y la formulación y aplicación de una política nacional ambiental y de desarrollo sostenible. Define el desarrollo sostenible como el que satisface las necesidades del presente sin comprometer la satisfacción de necesidades de generaciones futuras.

 

Constitución Artículo 47   “La protección del medio ambiente es de interés general. Las personas deben abstenerse de cualquier acto que cause depredación, destrucción o contaminación grave del medio ambiente. La ley reglamentará ésta disposición y podrá prever sanciones para los transgresores”  

 

Después de buscar más información al respecto a grandes rasgos me queda claro lo que cita el pequeño extracto anterior, entonces como ciudadano de este lugar tengo el derecho de cuestionar la acción de esta o estas personas, sin importar mi condición social, esto lo digo por aquello de que si fuera una “persona de provecho”, porque entonces se caería en discriminación tan de moda en estos tiempos.

 

 

10490253_330135917144218_1953345442_n

 

El hecho es que los policías y el señor Alfredo Díaz aseguraron que había un permiso de la presidencia municipal para cortar sotulines.

Desafortunadamente nunca se pudo contactar a la regidora de ecología para preguntarle qué requisitos se necesitan para obtener un permiso, cuánto cuesta, etc.

Cabe destacar que durante los últimos años esta planta ha despertado un enorme interés; muchas personas van a los cerros para arrancarlos, ya sea para tenerlos en sus casas o para venderlos a muy buen precio, entre mil y dos mil pesos.

 

10487856_330135710477572_739092039_n

 

La devastación ambiental  en Huitziltepec no se limita a los sotulines. Varias personas se dedican a cazar cenzontles recién nacidos para venderlos entre 500 y mil pesos cada uno. La mayoría de estas aves se muere después de unos días en cautiverio. Otros, para preparar la tradicional barbacoa, andan por los cerros cortando mucha leña y pencas de maguey.

 

En su participación en el Encuentro por la Educación, celebrado el 15 de junio del 2013, el ahora presidente municipal, Julián Vázquez Ramírez habló sobre su interés en el cuidado del medio ambiente.

 

¿Cuidar el medio ambiente dando permisos para devastarlo?

    “Cuidado del medio ambiente”, minuto 5:12