´´ppoo

 

México D.F., a 27 de septiembre de 2013 (Comité por la Libertad de Alberto Patishtán).-

 

A los pueblos de México y del Mundo:

untitled

 

El pasado jueves 12 de septiembre, nuevamente fuimos testigos de cómo las instancias de justicia en México decidieron afirmar su desprecio por los derechos humanos fundamentales y perpetuar una lógica que aplica discrecionalmente la ley para liberar a los máximos exponentes de la delincuencia y encerrar a aquellos que por sus ideas, condiciones sociales y culturas representan una voz disidente en nuestro país.

 

Sin escuchar a las miles de personas que en México y el mundo se pronunciaron por la libertad del profesor Alberto Patishtán, ignorando las violaciones al debido proceso y aun sin poder comprobar su responsabilidad en los crímenes que se le imputan, los magistrados del Primer Tribunal Colegiado del vigésimo circuito, con residencia en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, rechazaron el recurso de reconocimiento de inocencia que haría justicia, después de 13 años y 88 días, al profesor y defensor de derechos humanos Alberto Patishtán Gómez.

 

dfr

¿Qué razones, jurídicas o políticas, los llevó a tomar esta decisión? No sabemos. Pero de lo que si estamos seguros es de que ésta decisión abona a la crisis de credibilidad y legitimidad que caracteriza a las instituciones mexicanas.

 

Sin embargo, el Estado mexicano aún tiene posibilidades para enmendar su error después de 13 años de injusto encarcelamiento. Debe liberar al profesor Alberto Patishtán en apego a la verdad, los derechos y la justicia.

 

Así como diferentes personajes de la vida pública del país se han encargado de solicitar el indulto para el profesor; en las cámaras de diputados y senadores ya se impulsan leyes de amnistía para liberar a Alberto Patishtán, al mismo tiempo que diferentes organizaciones de la sociedad civil han solicitado a la Corte Interamericana de Derechos Humanos que atraiga el caso. De esta manera la lucha por la libertad de Patishtán continúa en varios frentes; todos útiles, urgentes y necesarios.

 

poi

 

Por otra parte, con mucha indignación y un dolor inconmensurable, les hacemos saber que, a partir de la última revisión médica, nos hemos enterado de que el cáncer en el cerebro frente al cual Alberto Patishtán había resistido hace un par de años, ha reaparecido y por si fuera poco, ahora se enfrenta también a una diabetes producida en últimos tiempos.

 

Esta delicada situación, nos sitúa ante la imprescindible obligación de hacer cumplir lo que de por si era necesario: su libertad. En este sentido, tenemos la tarea de agilizar todos los procesos que se han impulsado para hacer justicia y liberar al profesor, ahora también apelando a la vía de la excarcelación por razones humanitarias.

 

Alberto Patishtán debe estar libre porque es inocente y para estar en las mejores condiciones para enfrentar esta nueva batalla. Sabemos que el profesor saldrá victorioso debido a su cariño por la vida y la fortaleza que tantas veces nos ha demostrado.

 

La lucha por la libertad de Alberto Patishtán entra en una nueva fase, una en la que liberarlo es más urgente que nunca. Por tal motivo, llamamos a todas las organizaciones sociales y a la sociedad civil en general a seguir exigiendo, desde la trincheras que sean necesarias y dentro de las diversas formas y capacidades, la libertad de Alberto Patishtán.

 

Los convocamos a hacer valer la diversidad de voces que han exigido justicia para el profesor, manteniéndonos activos y sumando a las acciones que se convoquen por su libertad.

 

El cáncer de la injusticia que enfrenta Alberto Patishtán es uno al que todos y todas estamos expuestos. Erradicarlo es nuestro deber.

 

ooooo

¡Por la libertad de Alberto Patishtán!

¡Los presos políticos no tienen sentencia!

ATENTAMENTE

Comité por la Libertad de Alberto Patishtán