tepetontli

 

 

 

A las 0100 del 8 de febrero del 2015, un pequeño grupo de personas, integrantes y simpatizantes de la EAEZ, nos reunimos frente a la Pirámide guadalupana, en el Caracol que  Canta al Universo, en el municipio de Huitziltepec, en la Mixteca poblana. Ahí extendimos una pancarta que rezaba:

 

¡Justicia para Ayotzinapa!

 

Después de compartir unas palabras nos dirigimos al centro de la cabecera municipal, rumbo al edificio que alberga a la presidencia.

 

11007470_10152608182555544_787249695_n

 

 

 

Una  vez en el emblemático edificio del Poder, una  institución  del Estado mexicano, procedimos a pegar  con engrudo un cartel con la imagen de Tonantzin-Guadalupe en el que se leen las palabras: Justicia para Ayotzinapa; y en el que de la boca de la Guadalupana surge una vírgula de la palabra que dice: “su dolor es mi dolor”,  con el número 43 entre signos de interrogación.

 

ayoyo

 

Alrededor de esta imagen guadalupana (cuyo original entregamos el 2 de enero pasado en Cideci, San Cristóbal de las Casas, a los familiares de los compañeros asesinados y 43 desaparecidos de Ayotzinapa) pegamos igualmente hojas tamaño carta impresas  con los rostros de los 43 desaparecidos.

 

 

Poco después pasaron frente a nosotros los integrantes católicos de la  Peregrinación, quines acabana de salir de misa. Antes de integrarnos a la peregrinación gritamos 3 veces:

 

¡Porque vivos se los llevaron, vivos los queremos!

 

Uno de los promotores de educación de la EAEZ se encargó de llevar la lona durante 4 días, a travesando veredas, cerros, barrancas, carreteras, pueblos, ríos, ciudades, montañas, autopistas, calles, avenidas…

 

Finalmente la tarde del 11 de febrero  nos encontramos todos los integrantes  de la peregrinación frente a la Basílica de Guadalupe.  Los que católicos son  asistieron a la misa contratada expresamente para darles la bienvenida; los que mazehuales somos nos dirigimos a la cima del cerro del Tepeyac.

 

ayo

 

Ya en la cima, dijimos una pequeñas palabras:

 

tepe

 

Hoy, hemos llegado, nosotras, nosotros, los mazehuales, desde nuestro pueblo, Huitziltepec, en la Mixteca poblana, hasta este cerro del Tepeyac:

  • Uno de los polos espirituales más importantes de este planeta Tierra.
  • El sitio más sagrado de este continente.
  • El corazón que ha mantenido viva a la nación mexicana.
  • El espacio consagrado por nuestros antepasados, nuestros antiguos, nuestros abuelos, a TOANATZIN, la Madre más primera, Nuestra Venerada Madre, esta Tierra, la madre generosa que a todos alimenta y a la que al morir todos, todas, regresaremos.

Y estamos aquí para decir, pare pedir, para exigir:

 

¡JUSTICIA PARA AYOTZINAPA!

 

Por eso, permaneceremos en este sagrado lugar por 43 minutos, en silencio.

 

 

Después de 43 minutos en medio del frió, el viento y la lluvia vino el grito que salió de lo más profundo de estas tierras:

 

¡Porque vivos se los llevaron, vivos los queremos!

 

 

Ya luego bajamos y nos dirigimos a la Estancia del Peregrino, en donde compartimos los alimentos.

 

GetAttachment

GetAttachment (1)

 

El medio día del 13 de febrero regresamos a Santa Clara Huitziltepec