• El surgimiento de un nuevo santo, san Güegüe, provoca la ira del cura Jesús Israel Alcántara.
  • El párroco de Santa Clara Huitziltepec amenaza con excomulgar o negarles el acceso a “su” parroquia a quienes participen en las celebraciones mensuales de carnaval.
  • Acusa al maestro Filo de homosexual y ateo; un peligro para el pueblo.

El Carnaval 2012 en la comunidad de Santa Clara Huitziltepec fue, a decir de los propios lugareños “el mejor en la historia del pueblo”. Lo más destacado del Carnaval de este año fue la creación artística por parte de los organizadores.

En el cierre del Carnaval aparecieron tres enormes muñecotes de papel (mojigangas) en forma de tigre, diablo y muerte. El carro alegórico llevaba un enorme pavorreal de papel, en el que iba la reina, quien aventaba dulces para los niños. Pero lo que más impactó fue la presencia de una escultura a la que colocaron el título de san Güegüe, patrón del carnaval.

El nuevo santo en cuestión  no salió de la nada, pues la gente del pueblo tiene fe en los güegües desde hace ya muchos, muchos años. Cuando durante los 3 días del Carnaval andan bailando por las calles de la comunidad, hay gente que los invita a pasar dentro de su casa para que la “limpien”. De la misma forma cuando un niño o cualquier otro miembro de la familia está enfermo, le piden a un güegüe (uno de los disfrazados) que lo “limpie” con un ramo de hojas de pirul. Desde hace mucho tiempo entre la gente de la comunidad se escucha sobre la existencia de un san Güegüe, el cual es bien milagroso.

Lo único que la comisión organizadora del Carnaval 2012 hizo fue materializar una idea que ya es parte de la identidad del pueblo. Después del carnaval, los participantes se pusieron de acuerdo para salir a bailar con su san Güegüe los días 19 de cada mes.

Así, el pasado 19 de Abril salieron los güegües acompañados de su san Güegüe de una casa con destino a otra, en donde permanecerá por un mes. Después saldrá de esa casa rumbo a otra, y así sucesivamente mes con mes hasta enero del próximo año. Ya hay una lista de las personas que desean que el san Güegüe llegue a su casa.

Todo iba bien, hasta que el pasado domingo 22 de abril, en sus misas de la mañana y el medio dia, el párroco local (quien desde hace más de un año ha colocado altavoces en la torre de la parroquia para obligar a todo el pueblo a que escuche misa), lleno de furia, acusó de “idolatras” a quiense participaron en el evento.

El cura lanzó un ultimatum en el sentio de que no quiere que vuelvan a salir los güegües con el san Güegüe. Expresó que quienes participan están adorando al demonio. Amenazó con excomulgar y negarles la entrada a su templo a quienes participen de una u otra forma en el carnaval. A los músicos que ese día tocaron los advirtió que les prohíbe terminantemente, de ahí en adelante, su participación en eventos religiosos. Llamó a los padres de familia a no permitir que sus niños y jóvenes tomen parte del festejo mensual de san Güegüe.

Todo esto ha provocado un conflicto en la comunidad de santa Clara Huitiltepec. Hay gente cercana al cura, quienes lo apoyan incondicionalmente, y están absolutamente de acuerdo con lo que expresó.

Pero también hay niños, jóvenes y adultos que están en completo desacuerdo con la posición del cura. Argumentan que los güegües y el san Güegüe son parte de la cultura, las tradiciones y la identidad del pueblo. Opinan que el cura debería de dedicarse a dar sus misas, por las que cobra algunos cientos de pesos, y no meterse en asuntos que no le competen.

Lo serio del asunto es que el cura ha enfocado su ataque al maestro Filo, acusándolo de homosexual, ateo y por haber participado en la elaboración de las obras artísticas; ya se ha escuchado decir a un par de señoras que deberían lincharlo (cualquier semejanza con san Miguel Canoa en 1968 es pura coincidencia).

Santa Clara Huiziltepec es una comunidad indígena de raíz náhuatl, al igual que la palabra “Güegüe”.

 

Carnaval de san Güegüe 2012, Santa Clara, Huitziltepec