FONDO

 

  • Vándalos locales rocían con pintura negra un bello mural  que se encuentra en el exterior de la casa que alberga actualmente a la EAEZ.

mural

 

La casa del difunto Aniceto Crisanto, a la que el maestro Filo puso el nombre de Calmecac (por la manera en que están alineados los cuartos),  alberga actualmente las dos aulas (la de arte y la de ciencia) de la Escuela Autónoma Emiliano Zapata, el Centro de Estudios Guadalupanos Amoxkali, el Museo Guadalupano de la Cultura Náhuatl y la cafetería Comandanta Lupita.

 

Esta casa se encuentra en la cabecera municipal de Huitziltepec, en la Mixteca poblana, en la esquina de la 4 Oriente y la 2 Norte. Llama inmediatamente la atención porque sus muros exteriores se encuentran pintados con imágenes y palabras.

 

Entre las pinturas que más destacan, está un mural  al que muchas personas (sobre todo quienes vienen de fuera, ya sea de visita o de negocios) le toman fotos y hacen comentarios al respecto.

 

Este mural es resultado de un trabajo colectivo.

En una de sus visitas a la EAEZ, generoso  y solidario, el colectivo CAIN (Colectivo de Arte Independiente), de la ciudad de Puebla, realizó los trazos correspondientes para que luego manos huitziltepecas le dieran  vida y color.

 

Este mural cuenta una historia, la de la guerra de conquista  que empezó hace 5 siglos y que continua hasta la fecha;  su titulo es una pregunta: ¿Cómo llegó la santa Clara a Huitziltepec?

 foto

El mural puede leerse empezando por la parte superior izquierda. Ahí aparece la parte occidental de Europa, en la que se marcan lugares como España, Roma y Asís. Desde la península itálica aparecen flechas que llegan hasta la península ibérica, de donde zarpa un barco con enormes cruces dibujadas en sus velas. El avance de las flechas atraviesa el océano, al llegar a tierra firme aparecen en su lugar huellas de pies: los españoles han llegado a estas tierras que hoy llamamos México.

 

La pared sobre la que se encuentra  pintado este mural tiene una ventana en el centro. Bajo esta, de izquierda a derecha, se pueden observar  a los soldados españoles y a los monjes franciscanos sembrando muerte y destrucción a su paso.  Varias ciudades, entre ellas México -Tenochtitlan, son quemadas y destruidas; los indígenas mueren en el nombre de la Santa Cruz.

 

En el extremo superior  derecho se encuentran una cordillera, muchos cerros, a su frente aparece el glifo (la palabra pintada de la escritura náhuatl) del altepetl (pueblo) de  Huitziltepec: en el Cerro de Espinas Negras.

 

El cerro de Huitziltepec está entre una pila de códices listos para ser quemados (en el de la parte superior, ya ardiendo en fuego, se aprecia una fecha del calendario náhuatl) y un templo católico en construcción.

 

Ya en la parte inferior derecha se ve cómo los indígenas, vencidos y esclavizados,  están construyendo la iglesia; obligados a latigazos por los españoles. También aparecen 4 frailes franciscanos llevando en andas a Santa Clara, originaria ella de Asís, en Italia; con destino a Huitziltepec, en la Mixteca poblana.

Este mural es nada más ni nada menos que la explicación de porque la comunidad se llama Santa Clara Huitziltepec, o sea que pone al descubierto una verdad. Varios alumnos y alumnas de la EAEZ lo han comprendido.

 

Este original mural fue agredido el día lunes 17 de febrero del 2014, como a las 7 de la noche.

 

Con tinta negra para pintar zapatos, marca Nugget,  los vándalos rociaron parte de este mural. Como burla dejaron el envase tirado mero enfrente.

 

En esta casa habita actualmente el maestro Filo quien,  además de maestro de tiempo completo de la EAEZ, es un humilde tlacuilo de Tonantzin, es decir, se dedica a pintar a Nuestra Venerada Madre Guadalupe.   Ya anteriormente han entrado a esta casa a agredirlo físicamente.

 

guff