hu

Vierne 18 de octubre del 2013

 

MAESTROSTEPIO

¿Qué diferencia hay entre el granadero que a toletazos arremete contra el ciudadano indefenso y el puestero que,  con tubo en mano, dejó bañado en sangre a un maestro de la Montaña de Guerrero?

 

¿Qué diferencia hay entre los policías que lanzan golpes,  patadas y gas lacrimógeno,  a ciudadanos que se manifiestamente pacíficamente, y los puesteros que lanzaron cohetones, piedras y botellas?

 

La respuesta es ninguna, en ambos casos se utiliza la violencia para enfrentar una situación.

 

 marchatep

El Pollo, el Chili y el maestro Filo (quien estas líneas escribe),  los tres originarios del municipio de Huitziltepec, estuvimos presentes en el lugar de los lamentables hechos ocurridos en el pasado jueves 17 de octubre del 2013 en la ciudad de México.

 

El Pollo es un estudiante de primero del bachillerato Octavio Paz, el Chili es un joven padre de familia que tiene hijos en la primaria Aquiles Serdán y el maestro Filo da clases en la EAEZ.

 

Llegamos el miércoles  16 de octubre del 2013 al DF, no íbamos con la intención de acudir a la marcha de los maestro de la CNTE, nosotros 3 asistimos a la apertura del festival de cortometrajes: Todos Somos Otros, en el CUC, Centro Universitario Cultural.

marchatepi

 

Pasamos la noche en la Ciudad de México. Al día siguiente por la mañana, después de desayunar, nos dirigimos al zócalo con 2 intenciones: que el Pollo conociera el Templo Mayor (lo cual no fue posible pues los policías que ocupan el zócalo no nos dejaron pasar); y visitar la XIII Feria Internacional del Libro (FIL) en el Zócalo capitalino (en la que el Chili compró un par de libros).

 

Del zócalo, infestado de policías,  nos fuimos a la Torre Latinoamericana con el propósito de subirnos al mirador, pero no lo hicimos porque cobran muy caro, 70 pesos por  persona.  En su lugar recorrimos un jardín donde se exhibe una exposición escultórica de animales fantásticos. Pasamos por Bellas Artes y la Alameda Central, le mostramos al Pollo el Hemiciclo a Juárez. Seguimos caminando y vimos ya cerca el Monumento a la Revolución, hacía donde nos dirigimos.

marcha

Al aproximarnos al Caballito vimos que había mucha gente reunida, inmediatamente pensamos que era maestros. Nos acercamos. La marcha rumbo al Palacio Legislativo de San Lázaro, estaba a punto de comenzar. Una maestra hablaba, puntualizando que la demanda central era contra el paquete fiscal en su conjunto, pero “entraríamos de lleno a la parte educativa: que se aplique mínimo el ocho por ciento del PIB hasta llegar al 12 por ciento, que es lo recomendado”.  También marcharían manifestándose contra la reforma fiscal y energética, y contra el de deseo del gobierno de “tener un control absoluto de los trabajadores de la educación a través de la federalización del salario de los docentes”.

 

Originalmente los maestros tenían planeado llegar a la Bolsa Mexicana de Valores. Pero cambiaron de planes debido a que comenzó en la Cámara de Diputados la aprobación del paquete fiscal y la comisión de Hacienda aprobó la reforma a la ley de coordinación fiscal en la que se ratifica la transferencia del pago de nómina de los mentores a la Secretaría de Educación Pública.

 

Como nosotros 3 íbamos precisamente a la Tapo,  en el Metro San Lázaro, para tomar el autobús para la Ciudad de Puebla, nos animamos a caminar con los maestros y maestras. Caminamos hasta el frente, donde  iba el numeroso contingente del estado de Guerrero.  Detrás iban  maestros de Veracruz, Oaxaca, Chiapas  y Michoacán, serían como a las 11 de la mañana cuando empezamos a marchar.

buj

Todo iba bien, íbamos bien organizados formados en filas y gritando consignas como “zapata vive, la lucha sigue”. Tomamos un tramo de la avenida Reforma y luego tomamos el Eje 1 Norte. Desde que entramos a esa calle, en la que había puestos ambulantes de ambos lados, se empezaron a dejar escuchar gritos, ofensas y amenazas de parte de puesteros y puesteras:  “regrésense a su pueblo pinches indios” “trabajen huevones”  “culeros, dejan a los niños sin clases” “chinguen a su madre pinches ignorantes”…

pepi

Algunos maestros respondían que ellos no sólo están luchando por sus derechos sino por los de todo lo mexicanos. Otro alcanzó a decir que maestros y comerciantes son ambos “del pueblo”, y deberían unir sus fuerzas contra el mal gobierno.

 

Mientras continuaban los insultos,  detrás de los puestos, del lado izquierdo,  empezaron a aventar piedras, botellas de caguamas y otros objetos. Nosotros íbamos en la fila del extremo derecho. Los maestros tuvieron que romper la formación para evitar los rocazos y botellazos. Casi al llegar a la equina con la avenida González Ortega, se dio un enfrentamiento verbal entre un puestero (un hombre robusto vestido de blanco) y algunos maestros. El puestero se adelanto a soltar una patada, amenazando con sacar una fusca de su cangurera. Sus compañeros puesteros le dieron un tubo y con este le propinó un par de golpes, uno de ellos en la cabeza a un maestro, quien empezó a sangrar profusamente. A otro maestro le pegaron con un palo. De entre los maestros se escuchaban gritos como: “Evitemos la agresión compañeros”, “no caigamos en provocaciones”.

tepito

Yo tomé al Pollo del hombro y nos metimos apresuradamente, en medio del griterío, entre los puestos. Llegamos hasta la esquina, donde nos encontramos con el Chili. Caminamos hacia adelante, hasta llegar a la estación del metro Morelos de la línea B. Esperamos un rato fuera de la estación, vimos pasar la marcha. Tomamos el Metro, llegamos a la Tapo y tomamos nuestro autobús de regreso a la ciudad de Puebla.

 

 

Ya en el autobús hablamos y reflexionamos acerca de lo ocurrido.

 

 

Sin duda alguna es exitosa la campaña de linchamiento contra los maestros por parte del gobierno federal, el duopolio televisivo (Televisa y Tv Azteca, la mayoría de los medios de comunicación y la iniciativa privada bajo la fachada de Mexicanos Primero. Han logrado que muchas, muchas personas, vean a los maestros como enemigos del pueblo y la ciudadanía. La gran mayoría de la población  está más atenta al futbol, las telenovelas, las series y los patéticos programas de televisión como el de Laura Bozzo, que a la crítica situación, de desastre y emergencia nacional, por la que atraviesa el país.

tep

Tienen razón quienes se molestan  por los inconvenientes y problemas  que ocasionan las movilizaciones de  los maestros en la ciudad de México: no sólo los tepiteños porque han afectado sus ventas , sino también los que llegan tarde al trabajo, casa o escuela; así como también  estudiantes y padres de familia de las escuelas cerradas en otros diferentes estados de la república.

 

Pero quienes así reaccionan no alcanzan a ver que los maestros no son el problema,  no son la enfermedad,  son apenas un síntoma. La raíz del problema, lo que se está pudriendo, está en los gobiernos de todos los niveles, en los medios de comunicación, en las empresas nacionales y extranjeras que se enriquecen brutalmente a costa de la miseria de la mayoría.

tepi

Los locatarios de Tepito argumentan  que están muy enojados con los maestros, debido a que por su culpa ellos perdieron ganancias, cuando mantuvieron su plantón en el Zócalo capitalino. Se entiende su malestar. Pero el asunto es más complejo pues como país estamos a punto de perderlo todo, no sólo derechos, energéticos y soberanía nacional, sino la dignidad misma.

 

Pareciera que el conflicto por la Reforma educativa se encuentra focalizado en la capital del país, pero no es cierto. Tan sólo ese mismo jueves en algunos estados (Michoacán, Quintana Roo, Veracruz, Chiapas, Tabasco y Zacatecas, principalmente),  maestros de la CNTE, sindicatos independientes y del propio SNTE desatendieron el llamado de las autoridades locales para negociar una salida al conflicto derivado de la reforma educativa. Esto, a poco más de una semana de que la Secretaría de Gobernación dio por concluidas las negociaciones con los opositores a la ley educativa.  Ninguna sección de la Coordinadora se ha sentado a hablar con algún representante del gobierno de sus estados, ya que se tiene el precepto de llevar la negociación con el gobierno federal, porque se trata de un tema nacional.

 

La lucha de los maestros de la CNTE ya no es sólo de  ellos, ya muchos movimientos, organizaciones, colectivos e individuo han expresado apoyo y solidaridad: el pueblo de México se está levantando contra las Reformas estructurales, entre ellas la educativa.

tete

El gobierno ha de estar  a gusto con las agresiones ocurridas en Tepito pues, ¿Para qué desgastarse reprimiendo a los maestros si buenos ciudadanos  pueden hacerlo por ellos?

 

Después de ver y oír lo ocurrido en Tepito, ahora nos queda más que claro que la no-violencia es el único camino para enfrentar la grave situación actual.