Se dice comúnmente que la caída de la capital azteca, a manos del pequeño ejército de Hernán Cortes y sus miles de aliados indígenas, ocurrió el 13 de agosto de 1521.

Lo cual es cierto, a medias.

Efectivamente, las crónicas de los conquistadores españoles dan como fecha a la toma de la ciudad de México y el correspondiente apresamiento de su gobernante, el joven tlatohuani Cuauhtemoc, el 13 de agosto de 1521.

Sí, pero esa fecha corresponde al calendario juliano, que es el que utilizaban los invasores cristiano-occidentales en aquella época.

Actualmente, el calendario en uso no es el juliano sino el gregoriano, llamado así en honor al papa Gregorio el Grande, quien llevó a  cabo la reforma del calendario juliano en 1582.

Resulta que el calendario juliano requería de un ajuste, de una reforma, pues ya se había desfasado del tiempo real por 10 días. Dando como resultado que el equinoccio de primavera ya no cayera el 21 sino el 11 de marzo.

Este error se debía a que, como hoy sabemos, el tiempo que tarda nuestro planeta en dar una vuelta alrededor del sol no es de 365 días y un cuarto, sino de diezmilésimas de fracción menos. Con el paso del tiempo, de los siglos, este pedacito de tiempo, al parecer insignificante, se fue acumulando hasta convertirse en 10 días.

1582 fue conocido como el “Año de la confusión”. Pues de golpe se aumentaron los 10 días. Así, si hoy fuera 4 de octubre se supone que mañana debería amanecer 5; pero en ese año  no amaneció 5 sino 15.

Esto significa que todas las fechas anteriores a 1582, corresponden al calendario juliano. Para pasarlos al actual, es necesario aumentarles los 10 días. Entonces, el 13 de agosto de 1521 correspondiente al calendario juliano, pasa a ser el 23 de agosto de 1521 en el actual.

Esto pasa en el calendario cristiano, pero: ¿Qué hay del calendario náhuatl?

Las crónicas indígenas dan como fecha de la conquista de la ciudad de México: el día 1-Koatl del año 3-Kali. Pero, ¿Cómo funciona el calendario náhuatl?

En realidad, en esa fecha, se involucran dos calendarios diferentes: uno para medir los días propiamente y el otro para medir los años, respectivamente el Tonalpohualli  y el Xiuhmolpili.

No es posible comprender la antigua concepción del tiempo de los nahuas, sus calendarios,  sin aproximarse a su sistema de numeración.

 

 

 

 

La antigua numeración náhuatl.

Los antiguos nahuas no contaban del 1 al 10, que es el sistema decimal, el que introdujeron los árabes a Europa, pero originalmente inventado en la India.

Ellos, los habitantes más antiguos de estas tierras,  contaban de 20 en 20, tenían un sistema de numeración vigesimal, que aumentaba y disminuia en potencias de 20.

Los números, en náhuatl,   del uno al 20 son:

 

1, Ze

  1. Ome
  2. Yei
  3. Nahui
  4. Makuilli
  5. Chikuaze
  6. Chicome
  7. Chikyei
  8. Chicnahui

10. Matlahtli

  1. Matlahtli once
  2. Matlahtliomome
  3. Matlahtlionyei
  4. Matlahtlionnahui
  5. Kaxtolli
  6. Kaxtollionze
  7. Kaxtolliomome
  8. Kaxtollionyei
  9. Kaxtollionnahui
  10. Zempohualli.

 

Zempohualli, es decir, una cuenta, la cuenta completa, representa una nueva especie de unidades y se cuenta por grupos de 20, desde zempohualli hasta kaxtollionnahupohualli (380), es decir, 19 grupos de 20.

Así, 80 se dice nahupohualli, 4 veintes.

100 se dice makuilpohualli, 5 veintes.

170 es chikyeipohualli huan matlahtli, 8 veintes y 10.

De ahí se aumenta a una nueva potencia, 20×20 = 400, que se dice zentzontli, hasta llegar al 19 x 400= 7600, diecinueve zempohuallis.

800 se dice ometzontli

2000 se dice makuiltzontli

7999 se dice kaxtolli onnahuhtzontli, ipan kaxtolli onnauhoihualli, ipan kaxyolli onnahui,  19cuatrocientos más 19 veintes más 19.

 

 

El número 8000  da lugar a nuevas unidades, el zenxikipilli o zexikipilli

160 000 se dice zempoalxikipilli, literalmente 20 ochomiles

3 200 000se dice zentzonxikipilli, 400 ochomiles.

64000 000 se dice zempoaltzonxikipilli, 20 cuatrocientos ochomiles.

El número 279 999 999 se dice: kaxtolli onnahupohualtzonxikipilli ipan kaxtolli onnahutzonxikipilli ipan kaxtolli onnauhpohualxikipilli ipan kaxtolli onnauhxikipilli ipan kaxtolli onnauhtzontli ipan kaxtolli onnauhpohualli ipan kaxtolli onnahui.

 

 

El Tonalpohualli

Inventaron entonces un periodo de tiempo de 20 días en el que cada día tiene su nombre con su respectivo glifo en el antiguo sistema de escritura náhuatl.

 

Zipaktli

 

Ehekatl

 

Kalli

 

Kuetzpalin

 

Koatl

 

Mikiztli

 

Mazatl

 

Tochtli

 

Atl

 

Itzkuintli

 

Ozomatli

 

Malinalli

 

Akatl

 

Ozelotl

 

Kuauhtli

 

Kozkakuauhtli

 

 

Tekpatl

 

Kiahuitl

 

Xochitl

 

 

Termina una veintena de días y empieza otra, y así  se sigue un ciclo de 20 a otro. Para  diferenciarlos, los más antiguos  decidieron nombrarlos a partir de una combinación entre los 20 días y los números del 1 al 13, es decir, 13 x 20 = 260 combinaciones. Y el nombre de este periodo de tiempo es Tonalpohualli, la cuenta de los días, de los destinos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Termina una cuenta y empieza otra, y así  se siguen, ciclos y ciclos de 260 días, uno tras otro.

El Tonalpohualli empieza con el día 1-Zipaktli, le sigue el 2-Ehekatl y así hasta llegar al 13- Akatl, el día siguiente es 1-Ozelotl. El resultado son 260 nombre diferentes. En un periodo de 260 días, sólo hay un nombre de día 1-Koatl.

Pues fue un día 1-Koatl cuando la gran Tenochtitlan cayó.

 

 

 

 

El Xiuhmolpilli

El año solar de 365 días (18 meses de 20 días más los 5 nemontemi)  es un Xiupohualli, la cuenta del año.

A diferencia del calendario cristiano en el que los años se consideran que avanzan en línea recta, en orden ascendente,  formando siglos y milenios, los antiguos mexicanos concebían el tiempo como ciclos de 52 años solares.

Cada ciclo de 52 años es “”una atadura de años, un Xiuhmolpilli.

Un Xiuhmolpilli está dividido en 4 grupos de 13 años. Los nombres de estos 4 grupos están tomados de 4 de los días que conforman una veintena. Estos 4 símbolos representan también cada uno de los 4 rumbos del universo.

Loa años Akatl se espacializan hacia el oriente.

 

 

 

Los  años Tekpatl  se espacializan  norte.

 

Los años  Kallí  se espacializan al poniente.

 

Los años  Tochtli  se espacializan al sur.

Además, a diferencia del calendario cristiano que empieza y termina siempre la noche entre el 31 de diciembre y el 1 de enero, en el calendario náhuatl cada grupo de 13 años empieza a diferentes horas del día: Los Akatl empiezan al amanecer; los Tekpatl  a la medinoche; los Kalli al atardecer y los Tochtli al medio día.

Estos 4 glifos se combinan con los números del 1 al 13, dando por resultado 52 nombre diferentes:

 

 

El año 3- Kalli del calendario náhuatl corresponde al año 1521 del calendario cristiano.  1522 es 4- tochtli.  1523 es 5- Akatl, y asi sucesivamente. De la misma forma 1520 es 2- Tekpatl y 1519  es 1- Akatl.

 

El año 2016 correspondió al 4- Tekpatl

El año 2017 corresponde al 5- kalli.

El año 2018 corresponderá al 6- Tochtli.

En conclusión, la fecha del 13 de agosto de 1521 correponde al calenadario de los conquistadores, de la dominación del occidente cristiano.

La fecha  día1-Koatl del año 3-Kalli corresponde al mundo náhuatl, a la resistencia indígena.