jotita-tvrb

 

 

Lo que vamos a hacer es preguntarles cómo es su vida, su lucha, su pensamiento de cómo está nuestro país y de cómo hacemos para que no nos derroten.

 

Vamos a ir a escuchar y hablar directamente, sin intermediarios ni mediaciones, con la gente sencilla y humilde del pueblo mexicano […]

 

Y  vamos,  con respeto mutuo, a intercambiar experiencias, historias, ideas, sueños.

 

Sexta Declaración de la Selva Lacandona.

 

 

 

SupMarcos frente a la EAEZ

 

El 15 de febrero del 2006 el ahora difunto, Sub Comandante Insurgente Marcos, llegó al aula de la Escuela Autónoma Emiliano Zapata, en Huitziltepec, en la Mixteca poblana.

 

La alumna Herminia Sánchez García, a nombre de la EAEZ,  fue la encargada de darle la bienvenida.

 

El sup Marcos se sentó entre la gente, como un espectador más. Enfrente se llevó a cabo una especie de parodia televisiva: TVRB, teverebe, un reventón en tu televisión.

 

El maestro Filo caracterizó varios programas y personajes. Entre personaje y personaje, en lugar de comerciales, hubo barra musical, a cargo de Javier Lirios Reyes y su guitarra, otro alumno de la EAEZ.

 

El primero fue un programa en el que el presentador llevaba, con su respectivo sombrero de explorador, a los espectadores a conocer  lugares lejanos en el mundo. “Me ando, me ando”,  se llamó el programa. En éste se habló de la historia de un lugar llamado Huitziltepec, en la Mixteca poblana.

 

El segundo, con el presentador en saco y corbata, fue un programa de noticias en el que se contó la historia de la lucha del caracol que Canta al Universo, el terreno en el que se levantan  el aula de lea EAEZ y la pirámide guadalupana

 

El tercero, apareció el maestro Filo con colorida blusa, labios pintados y rizada peluca, se trató de Jotos, Casos de la Vida Real; en este contó su propia historia, la historia de una jota. Era la historia de un joven  homosexual, cuyo nombre empezaba con la letra J.

jotita-tvrb

 

La Jota era un chavo gay que se adaptó muy bien a la Globalización; la ciudad que más le gusto fue Berlín: buena música, mucho sexo y harto alcohol, pura  fiesta y diversión. Hasta que un día…

 

Bueno, si quieres conocer  esa  historia, escúchala tú mismo:

 

 

 

 

 

Era la historia de Joel Crisanto Ramírez quien, el 16 de junio del 2001, procedió a incinerar sus documentos que lo amparaban como ciudadano mexicano. No fue una mera ocurrencia, se trató de  un acto de desobediencia civil; lo hizo como protesta a la traición, por parte del Estado Mexicano,  a los Acuerdos de San Andrés;  los  que significaban, significan, reconocer constitucionalmente los derechos y la cultura indígenas.

 

Previo al acto,  Joel Crisanto había entregado una carta a la presidencia municipal de Huitziltepec en la que daba  a conocer las razones y motivos para llevar a  cabo tan radical acción. Lo documentos que quemó fueron: acta de nacimiento, credencial para votar, cartilla militar, pasaporte y registro ante SHCP.

 

Además, también envió una carta a la parroquia local, en la que dio a conocer a la Iglesia católica que renunciaba a ella y al bautismo que le fue impuesto. En dicha misiva denuncia el papel que la institución vaticana desempeñó en la conquista espiritual de los pueblos indígenas.

 

Su propósito con dichos actos fue reivindicarse como indígena, es decir, originario de la cultura náhuatl;  la cual se asentaba en Huitziltepec desde antes de la Conquista española.

 

Así que ese día, 16 de junio del 2001, murió un tal Joel Crisanto Ramírez, quien fue estudiante de la Facultas de Ciencias Físico Matemáticas de la UAP y maestro de Inglés como Segunda Lengua.

 

Pero como a la muerte le sigue la vida, ese mismo día, al caer el sol, nació el maestro Filo Zitlalxochitzin; quien desde entonces se dedica a dar clases científicas, públicas y gratuitas.

 

 

SONY DSC

 

 

Durante estos 13 años no ha recibido sueldo ni salario alguno; no trabaja para nadie, no tiene patrón; gracias a la generosidad de muchos, muchas,  ha logrado sobrevivir. Ha recibido invitaciones de diferentes instituciones y centros de estudio así, dirigiéndose a él como maestro Filo Zitlalxochitzin.

 

Recientemente recibió una carta de parte del gobierno municipal de Huitziltepec (en papel membretado, debidamente sellado y firmado por el presiente municipal y el regidor de educación) para participar con la EAEZ en el desfile del 5 de mayo. Ese documento oficial está dirigido al maestro Filo.

gilo

 

Así que no es chiste, no es broma, el maestro Filo Z. existe.

 

El 16 de junio de este 2014, el maestro Filo Zitlalxochitzin cumple 13 años de vida, es decir, de alegre rebeldía.